jueves, 3 de diciembre de 2009

Artifex Cuarta Época número 4/5


Como se hace en los chistes, os voy a dar una noticia buena y una noticia mala.
La noticia buena es que por fin ha aparecido un nuevo número de Artifex Cuarta Época. Dado que el número es un puñetero exceso, hemos decidido convertirlo en un ejemplar doble, un 4/5 con el que dar salida al abundante buen material atrasado y resarcir a los lectores por la espera.
La noticia mala, al menos para mí, es que éste es el último Artifex que coordino, y que de momento no se admiten nuevos relatos. No puedo dedicar al proyecto todo el tiempo que quisiera, ello hace que mi comunicación con los autores y los plazos de respuesta no sean lo que se dice fluidos (lindo eufemismo) y, en esas condiciones, siento que no puedo aportar al proyecto todo lo que quisiera. Ha sido una decisión difícil, pero creo que necesaria. Espero que la continuidad de Artifex no corra peligro y no tarde en salir un nuevo número, tan bueno o mejor que los ya aparecidos, con otro coordinador o coordinadores. Ojalá el período de transición que se abre ahora sea lo más breve posible. De momento, y como ya he dicho, no se admiten relatos hasta que se aclare el futuro de la publicación.
El balance de estos cinco números es, sobre todo, positivo. Hemos seleccionado relatos magníficos, hemos dado a conocer nuevas voces y consolidado las ya existentes, y tan sólo lamento dos cosas: haber dejado escapar un par de relatos debido a mis continuos retrasos en las respuestas a los autores, y no haber podido contar con los relatos que ya estaban apalabrados para Artifex y que no aparecieron debido al cambio de formato. Lo lamento de veras, por la parte que me toca. Todo lo demás, insisto, ha sido más que positivo.
En cuanto a este número, veréis que hay doce relatos de once autores diferentes, ya que José Ramón Vázquez hace doblete, con un magnífico ejemplo de diésel-punk ambientado en la guera civil y con un ultracorto de ciencia ficción dura que pone los pelos como escarpias. Joserra es sólo uno de los jóvenes valores que han tomado al asalto el género de un par de años para acá y, curiosamente y junto con Sergio Mars, el único que continúa siendo fiel a la tradición cienciaficcionera y no se ha adentrado en el cada vez más sólido panorama terrorífico español. Bien por él.
También hay autores que continúan haciendo la guerra por su cuenta. Alejandro Carneiro (con el que considero su mejor cuento) y David Soriano (que emerge de sus siempre prolongados letargos creativos como sólo él sabe hacerlo: entregando una novela corta estupenda) ya tienen material suficiente como para protagonizar sendas recopilaciones de relatos.
En cuanto a la escuela terrorífica, generación NOCTE o como queráis llamarla, el nombre más conocido es Juan Díaz Olmedo, pero además resulta obligado hablar de Óscar Bribián y Alberto García-Teresa (ambos con obras en las que aparecen gatos), dos autores a quienes hay que tener muy en cuenta, igual que (cambiando al registro cienciaficcionero) a Marcelo Sáez Worsley, Alejandro González Gómez, Juanfran Jiménez o un Alberto Murcia que se marca una novela corta excesiva y apasionante a partes iguales.
Mención aparte merece Fco. Javier Pérez, una de las rara avis del género, que hace literalmente lo que quiere y como le da la gana.
Voy a echar de menos Artifex, pero la realidad es la que es: no le puedo dedicar más tiempo. Lo siento de veras. Muchísimas gracias a todos vosotros por haber por haber enviado vuestros relatos, por haber aguantado con estoica paciencia mis retrasos y, no menos importante, por haber leído la treintena larga de historias que han aparecido en sus páginas virtuales (y, desde este número, en formato de libro electrónico). Lo echaré de menos, y ya estoy deseando leer el número 6.

A continuación copio y pego la nota de prensa.

-------------


DISPONIBLE EL NÚMERO 4/5 DE ARTIFEX CUARTA ÉPOCA… TAMBIÉN EN FORMATO DE LIBRO ELECTRÓNICO

Ya está disponible el número 4/5 de Artifex Cuarta Época, la revista electrónica consagrada a la publicación de relatos de género fantástico. Además del formato PDF, Artifex también aparece en formato de libro electrónico, con lo que se sitúa a la vanguardia de la edición de relatos de literatura fantástica en lengua española.

Como siempre, la URL de Artifex Cuarta Época es la siguiente: http://www.revistaartifex.com/

Se trata de un número doble, el más ambicioso de esta publicación en sus cuatro épocas. En sus 410 páginas encontraréis dos novelas cortas y diez relatos escritos por Óscar Bribián, Alejandro Carneiro, Juan Díaz Olmedo, Alberto García-Teresa, Alejandro González Gómez, Juanfran Jiménez, Alberto Murcia, Fco. Javier Pérez, Marcelo Sáez Worsley, David Soriano y José Ramón Vázquez (que hace doblete).

Los contenidos del número 4/5 de Artifex Cuarta Época son los siguientes:

IWTB
David Soriano
En cierto modo, «IWTB» viene a ser la tercera pieza de una trilogía no declarada (junto con «Ñ» y «Grex Christi Blues», que podría muy bien funcionar como una recopilación de novelas cortas cuya intención es escribir las historias definitivas en castellano sobre el nacionalismo, las ucronías, la religión y los viajes en el tiempo. Nos hallamos sin duda ante una de las novelas cortas más importantes de 2009, además de una lectura sumamente entretenida que abre este número de manera inmejorable.

Novedad en el Alcázar
José Ramón Vázquez
José Ramón Vázquez se atreve prácticamente con todos los subgéneros fantásticos, con muy buenos resultados. «Novedad en el Alcázar» es una pieza de diésel punk, una mezcla de steampunk, ucronía, retrofuturismo y novela histórica. Relatos como éste nos ayudan a reencontrarnos con la sensación de que se puede escribir ciencia ficción muy buena y muy original dándole la vuelta a temáticas sobre las que en principio ya se había dicho todo.

Invierno en Europa
Alejandro González Gómez
El autor cita tres influencias bastante útiles para entender mejor «Invierno en Europa». La primera, Ray Bradbury, se percibe en la cuidadosa factura de su prosa. La segunda, ¡Hagan sitio, hagan sitio!, de Harry Harrison, se aprecia en la vuelta al concepto de ciencia ficción de advertencia. La velocidad de la oscuridad, de Elizabeth Moon, es palpable en el retrato de Luis, un autista que ya es uno de los personajes mejor perfilados de la ciencia ficción española de los últimos años.

El cónclave
Óscar Bribián
El terror es el género que está tirando del carro del fantástico español en los últimos años. Óscar Bribián forma parte de la muy activa cantera de escritores de terror aragoneses y tiene dos libros pendientes de publicación. En «El cónclave» nos ofrece un notable relato de terror cuyas raíces se hunden en el Aragón profundo, y construye una versión local del american gothic realmente acertada.

No olvidarás al hermano ausente
Juanfran Jiménez
He aquí un relato de space opera con la imaginería de Aliens y Lovecraft, que nació como producto derivado de una novela de humor absurdo que todavía se encuentra en fase de borrador. El autor ha ganado dos veces el concurso de microrrelatos de El Mundo en su edición digital, y además ha sido finalista del Domingo Santos (2002 y 2008) y el Alberto Magno (2004).

El día de Afaggdu
Marcelo Sáez Worsley
En Artifex siempre hemos querido presentar nuevas voces, nuevos autores. Éste es el segundo relato publicado del autor. Licenciado en Filosofía, hasta ahora había publicado artículos académicos, y acaba de finalizar una novela de ciencia ficción. Tenemos aquí un relato de CF policíaca lleno de referencias a asuntos diversos como la New Age, la hipótesis Gaia y la superpoblación, de ágil lectura y dotado de una fuerza que nos hace suponer que éste es sólo el primer jalón en una carrera literaria prometedora.

Una valla en la eternidad
Alejandro Carneiro
Después de publicar «Al-Iksir» en el número 1, el ferrolano repite con «Una valla en la eternidad», finalista del Pablo Rido. Éste es su cuento más gallego, y tal vez el mejor, con permiso de pequeños clásicos como «En una bañera cualquiera» y «El hombrecillo de la maceta». Los protagonistas viven atrapados por la Santa Compaña, los tejemanejes de la política local y los programas esotéricos de la televisión, todos ellos masacrados por la prosa mordaz y precisa de un Alejandro Carneiro en estado de gracia.

Penumbras
Alberto García-Teresa
Alberto García-Teresa es uno de los artífices de Hélice y otras publicaciones de la Asociación Cultural Xatafi, así como uno de los ensayistas especializados en género fantástico con un futuro más halagüeño. Además es una de las realidades más sólidas de la nueva poesía española, y nos ha regalado un poemario magnífico, Hay que comerse el mundo a dentelladas. Su faceta como escritor de ciencia ficción puede parecer secundaria, pero, a la vista de este excelente relato ultracorto, no lo es en absoluto.

La cura más fácil
Juan Díaz Olmedo
La impronta de Iain Banks, Clive Barker y Poppy Z. Brite se halla presente, en mayor o menor medida, en las narraciones de Juan Díaz Olmedo. Esta apología del suicidio no deja de ser un canto a una manera de vivir en condiciones extremas, pues, ante todo, nos muestra que aquél que desea morir con todas sus fuerzas vive la vida con una intensidad mayor que la del común de los mortales. Hermosa paradoja la que contiene esta historia, una de las mejores que ha escrito su autor.

Supercerdo Antiterrorista
Fco. Javier Pérez
Francisco Javier Pérez ha protagonizado una de las irrupciones más espectaculares en el panorama literario fantástico español; ahí están los libros de relatos Dionisia Pop! y Antifuente. Para aprehender la irreverencia caótica y ácrata de este «Supercerdo Antiterrorista» hay que entender algunos datos biográficos y los gustos literarios y artísticos del autor; si, a pesar de todo, no se entiende en absoluto, tampoco hay que preocuparse: se trata de una inmejorable muestra de ciencia ficción surrealista.

Amplitud de improbabilidad
José Ramón Vázquez
El único autor que hace doblete en este número. Además de buen escritor en ciernes, es un teórico y un provocador, como demuestra con la columna «El follonero», que aparece en Literatura Prospectiva. Parte de este espíritu provocador y transgresor se percibe en esta brevísima y efectiva muestra de ciencia ficción dura, que sigue la estela del mejor Greg Egan, pero narrada con el estilo del Fredric Brown más alucinado y pasada por el tamiz de la Warner Brothers.

El espejo del mundo
Alberto Murcia
Terminamos este número con una novela corta inusitada. El periplo del protagonista por el inframundo televisivo bebe de la pesadilla burocrática de Stanislaw Lem, Memorias encontradas en una bañera, pero también de obras como El show de Truman, y toda la Nueva Carne de David Cronenberg. Alberto escribe ciencia ficción ambientada dentro de veinte minutos, como hacía Max Headroom, o tal vez aquí y ahora, como nunca dejó de hacer J. G. Ballard.

La portada y la maquetación en formatos PDF y libro electrónico ha sido de Eduardo Vaquerizo. La corrección de textos y demás tareas de apoyo son cosa del resto de la Asociación Cultural Xatafi, y el mérito, por supuesto, corresponde a los autores.
Nos leemos en el próximo Artifex.



Etiquetas: , , ,

4 Comments:

Blogger Ferran (Un que passava) said...

Y se pueden bajar todos en PDF... más madera para mi PRS-700.

3 de diciembre de 2009, 13:39  
Blogger Ferran (Un que passava) said...

La versión epub de la revista está muy bien, Juanma, se lee perfectamente y las líneas no hacen cosas raras cuando aumentas el tamaño de la letra, lo que indica que está bien hecho. No estaría nada mal que también se pasaran los números anteriores a este formato.

El editorial, muy interesante. La parte relativa al libro electrónico está muy bien, hay que empezar a darse cuenta de que el libro electrónico es una oportunidad, no una amenaza (aunque mucho editores y libreros no quieran verlo así). Y hay una frase que me gusta y no por obvia hay que dejar de repetirla, porque parece que hay gente que todavía no lo tiene muy claro: se cambia el soporte, no el contenido!

Ahora voy a por el resto, a ver si me pondo un poco al dia.

4 de diciembre de 2009, 15:56  
Blogger Ferran (Un que passava) said...

Pongo, no "pondo".

4 de diciembre de 2009, 15:56  
Anonymous A. Carneiro said...

Muchas gracias por todo, Juanma. Ha quedado un número estupendo. Ahora a descansar, que te lo mereces con creces.
Te has ganado una mariscada cuando pases por aquí.
(Pero no vengas con todos los familiares hasta tercer grado, que luego hay malentendidos)

5 de diciembre de 2009, 11:31  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home