viernes, 17 de octubre de 2008

Artifex Cuarta Época número 2


Es un auténtico placer comunicaros que ya está en la red el número 2 de Artifex Cuarta Época. 187 páginas (casi como un número de la publicación en papel), en las que podéis encontrar una novela corta de Víctor Conde y cuatro relatos de Alfredo Álamo, Eduardo Vaquerizo, Ekaitz Ortega y Juan Antonio Fernández Madrigal, respectivamente.
Si queréis enviar vuestras colaboraciones, apuntad esta dirección de correo electrónico: colaborar@revistaartifex.com. Sólo hay que indicar en el asunto del correo "Obra: " seguido del título de la obra. El relato o la novela corta se adjuntará, preferiblemente, como un fichero en formato de texto enriquecido (.rtf). No se permitirán envíos simultáneos, sólo una obra por envío.
En cuanto a los contenidos de este número, son los siguientes:

"El óxido del Sombrerero", de Alfredo Álamo

Como buen valenciano aficionado al género fantástico (resulta difícil no establecer analogías con otro paisano ilustre, Juan Miguel Aguilera), Alfredo Álamo (1976) es una de las estrellas del panorama actual y se dedica a coleccionar premios Ignotus en disciplinas tan dispares como tebeo (La legión del espacio), obra poética y relato (el último, por “La apertura Slagar”, escrito en colaboración con el otro acaparador de Ignotus del momento, Santiago Eximeno). El porqué de su
talento y su versatilidad se encuentra en relatos como “El óxido del Sombrero”, una incursión surrealista y alucinada en el mundo de Alicia en el País de las Maravillas, de Lewis Carroll, además de un relato casi ultracorto, modélico por la firmeza con la que está narrado y por el derroche de ideas del que hace gala el autor.

"Albedo Cero", de Víctor Conde

En esta novela corta, el tinerfeño Víctor Conde (1973) se muestra con toda la fuerza poética, lingüística y visual que constituyen su marca de fábrica, junto con un ritmo endiablado y una capacidad para escribir diálogos que se sitúa claramente por encima de la media de la literatura fantástica española. A ello no son ajenas sus incursiones en el guión cinematográfico, pero, además, la progresión de Víctor en los últimos años ha sido innegable. Desde que en 2002 publicara una de las novelas más arriesgadas y excesivas de la ciencia ficción española, El tercer nombre del Emperador, la trayectoria de Víctor Conde ha dado un salto de nivel que se refleja en novelas como Mystes (Minotauro, 2005), El dragón estelar (Timun Mas, 2007) y El teatro secreto (Parnaso, 2008). Con “Albedo Cero” nos demuestra que continúa en racha y que es uno de los mejores cultivadores de space opera que pueden aparecer en las páginas de Artifex Cuarta Época.

"Bajo estrellas feroces", de Eduardo Vaquerizo

A estas alturas de partido resulta casi contraproducente (y, generalmente, poco creíble) afirmar que algún autor está innovando la fantasía española. El asunto es que, en lo relativo al madrileño Eduardo Vaquerizo (1967), es rigurosamente cierto: Danza de tinieblas (Minotauro) es una de las pocas novelas españolas que realmente han innovado el género, con su mezcla de ucronía, novela histórica y steam-punk. La historia alternativa que planteaba Vaquerizo fue finalista del premio Minotauro y arrasó en los premios Xatafi -Cyberdark e Ignotus, lo que vino a confirmarla como la novela española de referencia de 2005. Pero el universo de Danza de tinieblas era demasiado rico y complejo como para limitarlo a una novela, y Vaquerizo lo amplió en “Negras Águilas” (premio Ignotus) y, ahora, en “Bajo estrellas feroces”. En este relato, el autor no sólo nos da muestras del amor que profesa por su universo referencial más acertado, sino que también resulta perceptible la devoción que siente por la aviación; no en vano, Eduardo es ingeniero técnico aeronáutico.

"La mar y los muertos", de Ekaitz Ortega

Hay autores cuyas juventud y trayectoria relativamente poco prolífica en el terreno de la literatura fantástica española los hacen pasar inadvertidos; lo cual, en casos como el de Ekaitz Ortega (Bilbao, 1983), es una verdadera injusticia. Ekaitz ha publicado relatos y críticas en Artifex, La Plaga, Solaris, Valis, Visiones 2004 y Visiones 2005, y, sin embargo, apenas se repara en su obra. Tal vez no resulte ajeno a ello el hecho de que Ekaitz practica un tipo de literatura fantástica ajeno a los convencionalismos del género (no hace mucho tiempo estuvo a punto de lanzar una publicación especializada en literatura slipstream, esa zona limítrofe entre realismo y género fantástico), dotada de un enfoque cotidiano en las formas y, no obstante, muy transgresor en el fondo, en el que caben tanto las referencias a Michel Houllebecq como una visión muy particular de las relaciones entre vivos y muertos.

"Ebenezer", de Juan Antonio Fernández Madrigal

Cordobés pero afincado en Málaga, Juan Antonio Fernández Madrigal (1970) se ha convertido en un autor inclasificable. Su universo referencial, que tiene como puntos culminantes la novela Umma (Parnaso) y la recopilación Magnífica Víbora de las Formas (Grupo AJEC), nos suele trasladar a futuros remotos, inteligencias extrañas y desarrollos casi irreconocibles de lo que será la humanidad. Sin embargo, Juan Antonio lo cambia todo en “Ebenezer” para que todo siga igual. Pese a que su relato se ubica fuera de sus ciclos narrativos principales, y a pesar de la apariencia de cotidianidad y de homenaje literario al Cuento de Navidad de Charles Dickens, el autor condensa aquí todas sus preocupaciones y gran parte de la imaginería personal expuesta en las dos obras ya citadas, y sabe compaginarla con un lúcido homenaje al relato fantástico decimonónico. Un cuento ideal para leer ahora que se acercan las fiestas navideñas.

La portada y la maquetación corren a cargo del insustituible Alejandro Moia. El curro es del resto de la Asociación Cultural Xatafi, y el mérito, de los autores.
Nos leemos en el próximo Artifex, dentro de tres meses.

Etiquetas: , , , , , , , ,

4 Comments:

Blogger manu said...

¡Buen trabajo!

17 de octubre de 2008, 10:36  
Blogger Juanma said...

¡Gracias!
Aunque está muy feo señalar un relato por encima de otro, estoy muy contento de haber podido contar con la novela corta de Víctor Conde, con el peazo de relato de Eduardo Vaquerizo, con la monada de cuento de Juan Antonio Fernández Madrigal, con el punto de vista siempre diferente de Ekaitz Ortega, con la ida de olla de Alfredo Álamo... Anda, pero si ya he hablado de todos los relatos de este número. Esto es como los hijos: no puedes destacar a uno por encima del otro. El número tiene sentido así, como un todo, y me parece que mantiene el nivel del primer Artifex. :-)

20 de octubre de 2008, 10:40  
Anonymous La mitad oscura de Juanma said...

Es la primera vez que envío un texto para una publicación gratuíta, en pdf, y ni si quiera se molestan en darme un acuse de recibo.

Muy bien por el número, todos conocidos en el mundillo y que demuestran que el número rebosa calidad.

Muy mal por el seleccionador que todavía cree que está al cargo de una selección en papel y puede permitirse la impertinencia de ningunear a los entusiastas autores que le envían sus textos.

Por mi parte no pienso volver a caer. Que se pudra Artifex.

21 de octubre de 2008, 8:42  
Blogger Juanma said...

Estamos respondiendo, con más lentitud de lo que esperábamos, pero estamos respondiendo. Lamento los inconvenientes que esto pueda suponeros a los autores, pero desde luego no es nuestra intención ningunear a nadie.

Gracias por la sinceridad, y lamento, en nombre propio y de Xatafi, todos los inconvenientes derivados del reajuste al nuevo formato y la nueva dinámica de trabajo.

Saludos,

Juanma.

21 de octubre de 2008, 9:24  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home