martes, 30 de septiembre de 2008

Informes de lectura

Ya os lo había prometido en alguna que otra ocasión, pero aprovecho la concesión del Ignotus a Alejandro Magno y las Águilas de Roma, de Javier Negrete (a quien felicito desde aquí), para subir un ejemplo práctico de informe de lectura.
La cosa no tiene mayor misterio. Lo normal es que las editoriales y agencias literarias no den abasto con los originales que reciben y externalicen su lectura con colaboradores versados en las materias acerca de las que tratan los originales y cuyos criterios son relativamente fiables. La otra vertiente, cutre, es tirar de becarios en prácticas o del último mono del escalafón de la editorial. Pero bueno. Para lo que nos interesa, un informe de lectura es un documento que una editorial o agencia le encarga a un colaborador (generalmente externo) para evaluar hasta qué punto encaja dentro del plan editorial o la política de la agencia en cuestión.
Un informe es una herramienta, no un fin en sí mismo. Es raro que la sola lectura del informe termine por decidir al editor o al agente, pero, si está bien hecho, puede resultarle una herramienta muy valiosa para sopesar los pros y los contras del original recibido. Puedes tener un informe cojonudo, pero si el libro no encaja en tu política editorial o los títulos anteriores del autor no han funcionado en el mercado, su publicación se desestima, sin más. Y a la inversa: un informe tibio o negativo puede terminar de decidir al editor a publicar el original, por los motivos que sea (temática, comercialidad o llámalo equis).
En las editoriales pequeñas, lo normal es que el informe lo haga alguien de dentro y, además, lo haga por la cara: es parte de su sueldo. En estos niveles funciona muy bien el boca oreja, el comentario entre colegas, que, dicho sea de paso, es una herramienta verdaderamente insustituible y suele producir descubrimientos de valor incalculable.
En las editoriales y agencias más grandes tiran de becarios (si son muy cutres) o de colaboradores externos (si saben lo que se traen entre manos). Gracias al máster de edición de Editrain he hecho algunos contactillos y, de hecho, ahora mismo escribo informes de lectura para una editorial (Círculo de Lectores) y una agencia literaria (Sandra Bruna). Hay que aclarar que ser lector para una editorial o una agencia no es ni mucho menos un chollo (se cobra entre 30 y 60 euros por informe, dependiendo del cliente y de la extensión del original), pero es una muy buena manera de iniciarse en el fascinante mundo editorial, proporciona un bagaje de lecturas considerable, permite apreciar las tendencias del mercado (lo cual viene bien si aspiráis a publicar cuando seáis mayores) y, sobre todo, supone que puedas cobrar por una tarea que se puede realizar en el tren, el metro, el autobús o dondequiera que soláis leer... por supuesto, sin contar con el tiempo que lleva escribir el informe propiamente dicho (que puede oscilar entre una hora y una tarde).
Ahora bien, si alguna vez os adentráis en el mundo de los informes de lectura, tened en cuenta que no son un informe vinculante, ni nada parecido: es el editor quien tiene la última palabra, no vosotros. No os encariñéis en exceso con un libro ni os ofusquéis si no lo publican: tan sólo se trata de un medio para que los editores se hagan una idea de las posibilidades comerciales del original, y si encaja en su plan editorial. Si el libro no va a funcionar, da igual cómo lo queráis adornar en el informe: no se publica. Me temo que el índice Nielsen manda sobre cualquier otra consideración. ¿Qué es eso del índice Nielsen? Pues el principal medidor de tendencias y de indicadores de consumo. En el mercado editorial, tan sólo algunas editoriales, las más grandes, se pueden permitir estar suscritas, y de este modo se enteran de cuántos ejemplares vende realmente cada título, ya que no se basan en cifras declaradas de ejemplares distribuidos, sino en ejemplares realmente vendidos en comercios. El índice Nielsen es el verdadero listado de libros más vendidos. Y es el que manda, a partir de ciertos niveles.
Otra cosa: no intentéis apabullar ni luciros. No servirá de nada: se trata de que los editores o agentes se hagan una idea general de la temática e interés comercial del libro, así como de sus puntos fuertes, puntos débiles y posibles estrategias de comunicación para promocionarlo. No es una crítica. No es un artículo. No es un ensayo. No es una autobiografía encubierta. No es una loa para hacerle la pelota a un amigo. Es un informe, y su finalidad es sobre todo útil: ayudar a un cliente a determinar si le sale a cuenta invertir un pastón en producir un título concreto. Como digo, la última palabra la tienen los editores.
Pero precisamente por eso hay que tener en cuenta una dura realidad: cuando llegue el momento en el que el agente se reúna con su autor, o el editor tenga que defender sus títulos ante el comité editorial para elaborar el calendario de publicaciones del año siguiente, cabe la posibilidad (que varía en función de la editorial, pero, para qué vamos a engañarnos, existe) de que no se hayan leído el original. Por este motivo es recomendable que un informe de lectura entre en la mayor cantidad posible de detalles sobre el argumento de la obra, sin miedo a los espóilers: como digo, no es una crítica ni un ensayo, sino un "como seguramente no le puedes dedicar una semana a leerte este librico de quinientas páginas, te lo cuento por encima para que tardes quince minutos en enterarte de qué va".
¿Cuánta extensión debe tener un informe de lectura? Lo normal es que ocupen dos o tres páginas: es el límite de lo que puede procesar un editor que tiene encomendados diez títulos y que tiene que darse de hostias con otros nueve editores para publicar, en el mejor de los casos, la quinta parte de los originales que les han llegado. No obstante, podéis iros hasta las tres o cuatro páginas tranquilamente y sin que os dé la impresión de que estáis dedicándole más esfuerzos de los necesarios.

Dicho todo esto, veamos las partes de las que debe constar un informe de lectura:

Valoración general. Consiste en trazar un resumen general de lo que os ha parecido el libro. Es lo que vais a desarrollar más adelante, pero conviene que el editor o agente lo lea antes de continuar. Tenéis que valorar todos los aspectos positivos y negativos, trama y, sobre todo, la impresión general que os ha producido el original en cuestión.

Resumen. Lo recomendable es que contéis todo el libro, de arriba abajo. De vuestra capacidad de enrollaros dependerá lo mucho que os ocupe esta parte, pero nunca es conveniente que paséis del folio o folio y medio. Es interesante para que el editor o agente se hagan una idea general, pero no es lo fundamental.

Aspectos positivos y negativos. Por supuesto, hay que desarrollarlos y justificarlos. Da igual que el libro os haya encantado u os haya parecido un truño: siempre hay aspectos positivos y negativos, y vuestra obligación, como buenos lectores, es hacerlos constar en el informe. Tendréis que hacer de abogados del diablo en muchas ocasiones, y buscar valores positivos en un libro que os haya parecido abominable pero al que le veis posibilidades, o viceversa.

Definición de la obra con uno o más adjetivos. Son los argumentos de venta de toda la vida. Es la parte que los departamentos de comunicación y de márketing exprimirán para dar con las frases promocionales adecuadas. Si ya les habéis facilitado la tarea poniéndolos sobre la pista correcta, pues tanto mejor para todos.

Género. Llegados a este punto, algunos editores o agentes aún no saben dónde situar el original. Por eso siempre viene bien hacer un pequeño apartado en el que se detalle a qué género o corriente está adscrito, cómo es él, a qué dedica el tiempo libre, etc.

Valor literario y valor comercial. Aquí tenéis que mojaros y ser sinceros. Podéis cargaros un libro en el primer apartado y ponerle la calificación más alta en el segundo; de hecho, no es infrecuente. Eso sí, tenéis que justificarlo. Qué menos que dedicarle un parrafito a cada apartado.

Hasta ahora estoy hablando de originales recibidos por la editorial o agencia. También existe otra posibilidad: que trabajéis para una editorial que se dedica a reeditar libros que ya están en el mercado. Es mi caso cuando trabajo para Círculo de Lectores: excepto una ocasión en la que realicé informes de lectura sobre las obras recibidas para su concurso de novela, lo normal es que me encarguen libros ya editados. En este caso hay que indagar un poco acerca de la trayectoria del título o el autor, ver qué tal han funcionado sus anteriores obras, comprobar si ya se han publicado en Círculo (lo cual puede favorecer o perjudicar las posibilidades del libro, dependiendo de cómo funcionaran esas obras anteriores) y, en general, realizar cierta labor de investigación. También influyen las prisas o el interés que ponga el editor, que normalmente suelen ser muchos: nadie intenta colar en Círculo libros que no hayan funcionado en sus editoriales, de ahí que si intentan publicarlo allí es porque se trata de sus título más vendido o de una apuesta importante. En algunos casos se plantea la publicación como primicia, de modo que las primeras ediciones en Círculo y la otra editorial sean conjuntas. No es lo habitual, pero es una estrategia muy interesante.
Como nada de esto se puede entender sin un ejemplo ilustrativo, acá va el mío: un informe de lectura de Alejandro Magno y las águilas de Roma, de Javier Negrete. Por casualidad, lo tenían disponible en el departamento de ficción, y me lancé de cabeza a informarlo.

-------------

INFORME DE LECTURA

Juan Manuel Santiago

Autor: Javier Negrete

Título: Alejandro Magno y las águilas de Roma

Editorial: Minotauro

Páginas: 526

Fecha de edición: mayo de 2007

ISBN: 978-84-450-7648-4


IMPRESIÓN GENERAL

Se trata de una novela fácil de leer y muy entretenida, que tiene como punto de partida una hipótesis de historia alternativa: Alejandro Magno no falleció en Babilonia en el año 323 a.C., como sucedió en nuestro mundo real, sino que sobrevivió al intento de envenenamiento que casi acaba con su vida, y se lanza a la conquista de Arabia y de Roma. Alejandro Magno y las águilas de Roma narra los pormenores de la campaña italiana del emperador, desde los puntos de vista macedonio y romano, a la vez que introduce un elemento inesperado, la amenaza de impacto de un meteorito, que pende sobre las cabezas de los personajes durante toda la novela.

Es una buena novela de género fantástico y una correcta novela histórica. El elemento fantástico queda prácticamente diluido por el rigor con que Negrete aborda la trama histórica. Así pues, para el aficionado a la literatura fantástica es una de las obras más destacadas del autor más destacado del género en España en su vertiente adulta, mientras que para el aficionado a la novela histórica se trata de una osadía bastante bien culminada, y, para el aficionado a los juegos de estrategia y de campañas militares, nos hallamos ante una novela muy entretenida. En los tres casos funciona.

Como único inconveniente serio digno de destacar, mencionaremos el final, tal vez demasiado precipitado y abierto. Lo cual es comprensible, ya que el autor ha anunciado una continuación, El último viaje de Alejandro Magno.


RESUMEN

En el mundo tal como lo conocemos, en mayo del año 323 a.C. Alejandro Magno se encuentra en el cénit de su poder. Su imperio abarca desde Grecia hasta el río Indo, y, en su ambición, planea la conquista de Arabia. No obstante, fallece inesperadamente en Babilonia, por causas que aún se desconocen, si bien la historiografía baraja como las más probables unas fiebres, una indigestión, el alcoholismo o un envenenamiento. En pocos años, su imperio se desmiembra en varios reinos independientes.

Sin embargo, en el mundo que plantea Javier Negrete, Alejandro Magno no muere en el año 323 a.C. Roxana (esposa del emperador) y Perdicas (jefe de caballería de su ejército) conspiran para envenenar a Alejandro en el transcurso de un banquete. Cuando Alejandro ya ha ingerido la copa de vino envenenada, aparece un médico enigmático, Néstor, que asegura haber sido enviado por el oráculo de Delfos para salvar al emperador de la muerte.

A continuación se nos relata el proceso de curación de Alejandro, cómo este se lanza a la conquista de Arabia y de la Península Itálica y la manera en que Roxana y Perdicas elaboran su coartada para seguir manteniendo su capacidad de influencia.

Pese a que Alejandro ha contraido matrimonio con Agatoclea, la hija del rey de Siracusa, la conquista de Italia no resultará tarea fácil, pues surge un escollo inesperado, que anula todas sus alianzas: Roma. Las tropas romanas vencen a las macedonias en una escaramuza, en la que es la primera derrota del ejército de Alejandro Magno en muchos años. Además, Agatoclea y Néstor son tomados rehenes por los romanos.

A diferencia de los ejércitos a los que Alejandro Magno se había enfrentado hasta entonces, Roma se presenta como un enemigo temible: muy motivado, disciplinado, bien organizado y poseedor de unas tácticas bélicas más adecuadas que las utilizadas por las falanges macedonias, en particular en el combate cuerpo a cuerpo. El ejército romano será un quebradero de cabeza para Alejandro y sus generales, entre ellos Perdicas.

Pero en Roma hay disensiones. Gayo Julio César, tribuno de la Segunda Legión, es el responsable de la victoria sobre los macedonios, pero sus aspiraciones políticas son cortadas de raíz tras el nombramiento de Lucio Papirio Cursor como dictador de la ciudad, para defenderla de Alejandro. Papirio se muestra como un rival encarnizado, más pendiente de oponerse a Gayo Julio que a los macedonios. No obstante, Gayo Julio César cuenta con una ventaja: tiene en su poder a Agatoclea y a Néstor, con quien no tarda en congeniar y a quien le encomienda la curación de su pequeña hermana Lila, gravemente enferma.

Por otra parte, la corte de Alejandro es una bomba a punto de estallar. Roxana ejerce un ascendiente considerable sobre Alejandro Ego, su hijo primogénito, y heredero del Imperio, una criatura cruel, manipuladora, consentida y de muy mala calaña. Los generales empiezan a enfrentarse entre ellos, a medida que va haciéndose patente la endeble salud de Alejandro, que no ha hecho sino empeorar desde el prendimiento de Néstor. Y los augurios no pueden ser peores: el autista Euctemón, un mercenario griego que sirve a las órdenes de la mujer del comandante Gorgo, ha calculado la trayectoria del cometa Pegaso, y vaticina que impactará en breve contra la Tierra, por lo que se prevé una catástrofe de consecuencias mucho más devastadoras que la guerra que va a enfrentar a Grecia y Roma.


ASPECTOS POSITIVOS

El aspecto más destacable de Alejandro Magno y las águilas de Roma es la verosimilitud con que presenta un enfrentamiento que no se produjo en el mundo tal como lo conocemos, pero que podría haberse desarrollado según las coordenadas que facilita Negrete: en el siglo IV a.C., Roma aún era una potencia emergente y no hacía muchos años que había sido derrotada por los samnitas y por las incursiones galas. No era, pues, la máquina de guerra que terminaría siendo. Por otro lado, las falanges macedonias resultaban más pesadas que las legiones romanas y dependían en exceso del genio táctico de Alejandro Magno, y, en una escaramuza como la narrada en la novela, contaban con desventaja. Las sarisas, enormes lanzas de los macedonios, no podrían hacer frente a las espadas cortas romanas, en caso de combate cuerpo a cuerpo. Javier Negrete conoce muy bien el mundo clásico, en particular el griego (es profesor de griego en un instituto, y casi todas sus obras –sean o no de género fantástico– contienen referencias a mitos clásicos), y crea un mundo consistente y verosímil, con el mismo nivel de rigor con que se plantearía una novela histórica.

Otro aspecto positivo es la combinación de géneros. Negrete es el autor español de literatura fantástica más completo de su generación, y con novelas como La espada de fuego (publicada por Círculo en 2005) ya ha demostrado que se defiende bien en obras ambiciosas y extensas como la presente. Al mismo tiempo, Negrete escribe una novela que funciona bien como novela histórica, independientemente del componente fantástico que entraña el hecho de que Alejandro Magno no falleciera en el año 323 a.C. Negrete ha escrito una de las ucronías (o novelas de historia alternativa) más sólidas y destacables que se han publicado originalmente en lengua castellana, a la altura de En el día de hoy, de Jesús Torbado (premio Planeta 1976) o “El coleccionista de sellos”, de César Mallorquí.

El renombre de Negrete en el campo de la literatura fantástica (es uno de los autores que mejor vende en Minotauro, y está muy bien considerado tanto por la crítica como por el público lector), así como la corrección con que aborda una novela de temática histórica, pueden atraer lectores de ambos géneros, el histórico y el fantástico, así como de los aficionados a la estrategia militar.

El estilo narrativo es funcional. La novela está bien escrita, y se lee con facilidad.


ASPECTOS NEGATIVOS

La construcción de personajes es un aspecto negativo que juega en contra de la novela. Pocos personajes están desarrollados o son intensos; los mejor construidos, Euctemón y Alejandro Ego, apenas pasan de ser secundarios. No tenemos mucha información acerca de Néstor, cuya caracterización resulta demasiado simple: sólo sabemos de él que lo ignora todo acerca de su pasado. Roxana, Perdicas, Alejandro y Gayo están retratados sin demasiados detalles, y en ocasiones con líneas de diálogo bastante tópicas. Sin ser un defecto que dificulte la lectura, lo cierto es que el retrato de personajes deja que desear, aunque podría haber sido el punto fuerte de la novela (dado que se trata de una obra coral).

La mezcla de géneros podría desorientar a algunos lectores: quienes no conozcan la obra previa de Negrete pueden sentirse engañados si abordan la lectura de la novela pensando que está adscrita al género histórico, y a algunos aficionados al género fantástico les puede resultar demasiado complicada. En todo caso, habría que especificar en los textos promocionales el carácter de novela de fantasía histórica.

Para los muy aficionados a la historia o la novela histórica, la premisa puede resultar polémica. Nunca ha estado clara cuál fue la verdadera causa de la muerte de Alejandro Magno, pero las teorías conspiratorias parecen estar perdiendo terreno a favor de la muerte por enfermedad. Asimismo, el retrato de Alejandro Magno como un alcohólico empedernido se está poniendo en entredicho. Sin ser un punto negativo (todas las hipótesis que plantea Negrete cuentan con buenos valedores, tanto en el campo de la historiografía como en el de la novela histórica), podría causar una imagen negativa de la novela entre los lectores más puristas.

El final de la novela es demasiado abierto; de hecho, el autor se refiere en los agradecimientos a la segunda parte, aún sin escribir: El último viaje de Alejandro Magno. Dada la solvencia de Negrete, es de suponer que la continuación resultará tan satisfactoria como Alejandro Magno y las águilas de Roma, pero, si su publicación se demora, tal vez la espera genere descontento entre los lectores.


DEFINICIÓN DE LA OBRA CON UNO O MÁS ADJETIVOS

Atrevida, innovadora, entretenida, de final precipitado, con personajes no siempre creíbles, muy documentada, fluida, inteligente.


GÉNERO LITERARIO

Alejandro Magno y las águilas de Roma está adscrita al subgénero fantástico conocido como ucronía; es decir, narraciones de historia alternativa, que tienen como base un hecho histórico diferente de la historia tal como la conocemos. Por motivos políticos, oportunistas y sociológicos, las ucronías más frecuentes en lengua española tienen como temática principal la guerra civil española; al respecto, resulta muy recomendable la lectura de Franco: Una historia alternativa, seleccionada por Julián Díez (Ed. Minotauro), en la que el propio Negrete publicó una novela corta, “El Ángel Rojo”. Otras temáticas que han despertado interés son la guerra de Cuba (en particular, con Fuego sobre San Juan, de Pedro A. García Bilbao y Javier Sánchez Reyes, Ed. B) y desarrollos alternativos del Imperio de los Habsburgo (Danza de tinieblas, de Eduardo Vaquerizo, Ed. Minotauro). La presente novela, aparte de ser una de las ucronías más ambiciosas y logradas que se han escrito en España, es la primera que aborda esta temática concreta.


VALOR LITERARIO

7

La novela está perfectamente estructurada (excepto en el final, que, como se ha dicho, es demasiado abrupto, debido a que el autor ha anunciado una continuación) y, excepto en la construcción de personajes, algo planos, maneja con soltura todos los resortes de la narración, arma perfectamente las tramas, introduce las dosis justas de explicaciones históricas sin llegar a aburrir y consigue entretener, todo ello con un estilo muy depurado que, sin llegar a ser brillante, facilita la lectura.


VALOR COMERCIAL

8

Javier Negrete es el autor español de fantasía adulta que mejor vende en el catálogo de Minotauro. Así pues, su obra carece de riesgos comerciales. Además, la temática de la obra podría conseguirle un nuevo público lector, el de la novela histórica.


-----------

Una vez entregado el informe (que, normalmente, es para pasado mañana, o para dentro de dos semanas como mucho), la editorial decide. En este caso concreto, decidieron no publicar la novela de Negrete, ya que La espada de fuego no había funcionado muy bien en la edición de Círculo, y ni siquiera llegaron a editar El espíritu del mago. Hay títulos que funcionan muy bien en la editorial original pero no terminan de arrancar en Círculo, y la primera novela de Tramórea fue uno de esos casos. También se da el caso inverso, novelas que no funcionan del todo bien en su primera edición pero dan el golpe cuando aparecen en Círculo (el ejemplo paradigmático es Desde mi cielo, de Alice Sebold).
Sea como sea, realizar informes de lectura es una tarea interesante (siempre que el original acompañe, por supuesto), es una muy buena manera de introducirse en el mundillo editorial, aclara muchas ideas acerca del funcionamiento del mercado editorial y os puede ayudar a ser buenos lectores y, por supuesto, escritores.

Etiquetas: , , ,

18 Comments:

Blogger manu said...

Realmente interesante y clarificador de por dónde suelen ir los tiros editoriales.

Buen trabajo, monstruo ;-)

30 de septiembre de 2008, 22:16  
Anonymous Kaoss said...

Interesante...

Vale que te pagan por leer, pero ¿30 a 60 euros por dedicar, que sé yo, tres, cinco o diez horas a leer un libro y alguna más a hacer un informe?

Luego dicen que la esclavitud está abolida...

30 de septiembre de 2008, 23:01  
OpenID batzk said...

Oye Juanma, me pareció un post muy interesante. Ese circulo de las editoriales parece tan glamoroso desde afuera, y en realidad las cosas se reducen a dinero y ventas. Como tooodo, cierto?

30 de septiembre de 2008, 23:02  
Blogger Víctor Miguel Gallardo said...

Muy, muy interesante tu post. Mi enhorabuena.

Y, por cierto, coincido en tus apreciaciones del libro. Ya estoy esperando la segunda parte, por cierto.

1 de octubre de 2008, 1:52  
Blogger Víctor M. Ánchel said...

Muy interesante, vaya que sí.

1 de octubre de 2008, 8:35  
Blogger Santiago Eximeno said...

Genial entrada, Juanma, muy educativa.

1 de octubre de 2008, 10:32  
Anonymous Anónimo said...

Hola Juanma,

NO TIENE NADA QUE VER CON EL POST

pero ayer fui feliz y me apetecía compartirlo. Después de un año y medio e infinitas pruebas, repruebas, megapruebas, opiniones, segundas y terceras opiniones, después de tener apalabrado logopeda y encargados audífonos nos requeteconfirmaron definitivamente que mi hijo Pablo de 2 años no es sordo. Preciosa mañana. La tarde me sorprendió gratamente al recibir un mail de Ignacio Rospigliosi ¿te acuerdas?, ¡Qué pequeño es el mundo, vive en Lima! Y la noche, qué te voy a contar de la noche.......la pasé en el Calderón, con el Kun y compañía. ¡Forza Atleti! Y es que en tiempos de crisis va la vida y te sorprende regalándote un día estos.

Un brazo
Jorge Sanz

2 de octubre de 2008, 9:32  
Anonymous Anónima de las 9:59 said...

Querido amiguito,

Me da la impesión de que tenemos algún tipo de telepatía... El martes por la tarde estaba pensando yo en tu informe de lectura al que tantos usos interesantes encontré.

Un besote

2 de octubre de 2008, 11:04  
Blogger Juanma said...

Gracias a todos. Publico este informe porque es el del título que seguramente más os suene, pero me ha tocado informar de todo: autoayuda, ensayo, medicina, juvenil, fantasy... Uno adquiere un bagaje de lecturas y acaba manejando varios registros. Pero bueno, el primero fue el del libro de Javi, y la verdad es que intenté currármelo más de lo habitual.

3 de octubre de 2008, 13:36  
Blogger Juanma said...

Kaoss:

Hombre, ten en cuenta que ya aviso al principio: hacer informes no es ni mucho menos un chollo. De ahí que normalmente se los encarguen a la gente que empieza. Es, con diferencia, la tarea peor remunerada del negocio. Si es que tengo un ojooooo... :-P

3 de octubre de 2008, 13:37  
Blogger Juanma said...

Batz:

A ver, glamour también hay, pero me temo que lo que manda es eso: que el libro les resulte viable económicamente.

Las cosas, muy bien, la verdad. Ya sigo tu periplo por los States en tu blog. Aunque no comente, lo leo con atención. :-)

Besos.

3 de octubre de 2008, 13:39  
Blogger Juanma said...

Jorge:

¡Vaya alegría me das! Me encanta compartir estas cosas. Es muy importante para vosotros, y me emociona que quieras compartirlo conmigo. Enhorabuena, de verdad.

Mira tú qué cosas: a través del Facebook he recuperado contacto con Fernando Santaolalla. Internet es una pasada.

Un abrazo muy grande.

3 de octubre de 2008, 13:40  
Blogger Juanma said...

Anónima:

:-)

3 de octubre de 2008, 13:41  
Blogger Cidi Ahmete said...

Hola.

Con esto de la crisis no estaría mal sacarse algunos leuros extras leyendo.

¿que tiene que hacer uno para convertirse en lector de originales?

Saludos

Víctor

3 de octubre de 2008, 20:18  
Blogger Juanma said...

No tiene mayor misterio: enviar el currículum a unas cuantas editoriales y agencias, y alguna os pondrá a prueba (i.e., os enviarán algún libro ya informado para que se hagan una idea de cómo os las apañáis). De veras que es recomendable.

6 de octubre de 2008, 9:46  
Anonymous Anónimo said...

Hola Juanma,
estoy buscando a alguien que me haga un informe de lectura de una obra que he escrito. Si te interesa me puedes contactar en joseay123@gamil.com
Muy interesante tu blog,
José

24 de abril de 2009, 17:13  
Anonymous Anónimo said...

es joseay123@gmail.com claro!!

24 de abril de 2009, 17:13  
Anonymous Anais said...

A mí también me interesa un informe, Juanma. Mi email: is_beth31@hotmail.com

gracias por la entrada.
Anais

18 de noviembre de 2012, 20:31  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home