martes, 14 de octubre de 2008

Un caso para Bibi

CRISTINA:
Para entendernos, soy mujer, treintañera, con formación universitaria y con salario a cargo de un ambiente machista en una profesión estadísticamente femenina. No soy especialmente quejica ni enarbolo banderas de ningún tipo, en una actitud que podríamos clasificar de pasiva. Y aunque algo constituya el sueño dorado de todos -o de la gran mayoría- de los chicos, a mí se me han hinchado las narices. Chicos, apuntad, porque esto os va a hacer felices: en Barcelona, en el probador de mujeres del archiconocido local de la cadena Farra de Diagonal (cerca de la Plaza de Francesc Macià), ¡no dejan entrar chicos! Ningún baboso más podrá entrar a mirarle el culo a una chica que se esté probando nada. Muchísimo mejor la alternativa: quedaros a la entrada del probador esperando a que vuestra churri, hermana o amiga salga de él y se ponga en el pasillo para que juzguéis si le hace mucho o poco culo ese pantalón, si esa blusa enseña demasiado pecho o si se marcan demasiado las caderas con esa faldita monjil. Por supuesto, como gran parte de las chicas estarán en la misma situación, veréis -sin moveros de la entrada- el desfile de todas ellas delante de vuestras narices para el churri, hermano o amigo les dé su opinión. Muy cómodo para todas las partes. Así mucho mejor, ¿no os parece? Además, y como muy bien me ha comentado tanto la cajera como la gerente de dicho establecimiento, la política es exclusiva del local, porque "al igual que hay otros Zaras en los que no dejan entrar perros, y en otros dejan entrar todos los que quieras, aquí no dejamos entrar chicos en el probador" [si la cita no es literal, se aproxima mucho]. Por supuesto, la evolución del hombre y del perro es paralela, ambos se mean y hacen popó en todos lados, y poseen el mismo nivel de inteligencia. Como comparación, acertadísima. Un aplauso para las personas que aún viven en el cuaternario. Pero hay que verle el lado positivo. Por fin ni siquiera tendréis que buscar excusas para querer quedaros a la entrada como seguratas silbando el "Twisted Nerve" de Kill Bill o iros por vuestra cuenta a mirar libros, música u ordenadores.
Sin embargo, no os preocupéis: nosotras sí podemos entrar libremente en el vestuario de los chicos, porque ni hay control de entrada en él ni se ha quejado de nuestra presencia ningún chico. Claro, porque nosotras no somos unas salidas como todos vosotros que vais a lo que vais, pillines.

JUANMA:
A lo dicho por Cristina, debo añadir que la situación me ha tocado las pelotas, aunque, desde el punto de vista de un adulto varón treintañero y adosado, esta decisión del establecimiento de la cadena de Venancio Hortera debería abrir un rayito de esperanza a todos los emparejados que esperan horas y horas en las colas de los probadores, tarareando por enésima vez la discografía completa de Jamiroquai (¿es que no saben poner otra cosa en los probadores del Farra?), mientras sus novias, inmunes al significado real de "El primero, cariño, el primero", insisten en seguir probándose prendas hasta el infinito y más allá.
Porque, vamos a ver, si se celebrara un referéndum sobre este asunto, vinculante a escala nacional, seguro que ganaba la alternativa de dejar a los hombres fuera de los probadores de mujeres. ¿Qué detractores tendría la medida? Los salidorros que se dedican a ir a los establecimientos de Farra a mirar culos que de otro modo nunca podrían ver de gratis (creo que me explico), algunos librepensadores de ambos sexos a los que les hierve la sangre por estas medidas discriminatorias (especie claramente a la baja, en los tiempos que corren), y pocos más. ¿Y defensores? Muchos: las mujeres agredidas por gilipollas que no tienen otra cosa que hacer que ir a mirar piernas y culos en los probadores de centros comerciales y grandes cadenas de venta de ropa; las mujeres que creen que todo el mundo las mira, aunque no sea cierto; alguna que otra feminazi y alto cargo del ministerio de Igualdad; las pepevergentes que frecuentan el Farra en cuestión, mujeres que no son capaces de cruzar la Diagonal en dirección Mar ni siquiera para ir a cenar a los restaurantes del Eixample, por considerarlos para chusma; y, por supuesto, el grueso de la población masculina emparejada, que de este modo se encontraría exento de acompañar de compras a sus santas.
Emplazo a Venancio a que valore esta posibilidad.
Pero un momento: Venancio es uno de los tíos más ricos del mundo, con lo cual a lo mejor teme que esta decisión, de momento aislada y circunscrita a un Farra en el que lo más seguro es que algún sátiro indeseable se haya pasado tres pueblos mirando adonde no debía, porque lo más seguro es que le quitara cuota de mercado.
Imaginaos la situación.
-No, los caballeros no pueden entrar en el probador.
-Uy, cariño, no te importa esperar fuera, ¿verdad?
-Uuuuuuy, quitaaaaa, no te preocupes. No tengas la menor prisa. Ya me salgo a la calle a fumarme un piti.
-Pero, cariño, ¡si tú no fumas!
-Pues eso.
No, definitivamente eso conduciría a la ruina de Farra y a que la clientela se largase a otros establecimientos donde no se practican estas medidas discriminatorias, como Springsteen's, TeMango, PocoIgual, H & P, Cacho Mod o Truth and Fear. Seguro que Venancio urdiría alguna solución lucrativa para él y su cadena... No sé, una guardería para perros y parejos, un chill out en la entrada del Farra o, mejor aún, controlar la franquicia de Starbuck's en España y dejarnos a todos media hora o una hora enganchados a un Frapuccino mientras tonteamos con la zona WiFi, todo ello de gratis. Nuestras churris no sentirían la presión sorda, muda y ciega de un adosado implorante incapaz de entender cuál es la diferencia entre cinco camisas virtualmente indistinguibles (confirmado: los hombres no vemos las gamas de infrarrojos y ultravioletas, y las mujeres sí), con lo que harían más gasto y reactivarían la economía, mientras que los hombres encontraríamos realmente divertido esto de ir de compras con la santa; de este modo, nos hincharíamos a Frapuccinos en la zona WiFi del Starbuck's del Farra, mientras que ellas gastarían lo que no está escrito en sus tardes de compras, que de este modo se prolongarían hasta casi la hora del partido. La economía, en ambos casos, se reactivaría, saldríamos de la crisis y la discriminación sería bienvenida.
No obstante, seamos realistas: mientras en Farra equiparen a los hombres con los perritos, no hay nada que hacer. Lo más chungo del asunto (y la encargada del Farra me dio la razón, añadiendo un "Ojalá todos los hombres pensaran como tú") es que es peor el remedio que la enfermedad. Si entras en la zona de probadores con tu pareja, sólo vas a ver los modelitos que se prueba tu pareja. Permanecerás agazapado junto a su probador, la mirada fija en las cortinas, sin ser consciente de lo que sucede a tu alrededor. Por el contrario, si te quedas fuera de la zona de probadores, estarás ansioso, esperando que ella salga con el modelito que se está probando, para buscar, en la distancia, tu aprobación o rechazo. En el proceso, tu mirada se encontrará con la de tooooodas las demás chicas o mujeres presentes en la zona de probadores, durante un tiempo indefinido, ya que no tendrás manera de saber cuándo va a salir tu mujer y, por tanto, estarás todo el tiempo pendiente de todas las mujeres presentes en el gineceo del diseño pret-â-porter. Las probabilidades de que alguna mujer se sienta observada (y con razón: al no ser transparente, tendrás que mirarla a ella porque te tapa la visión del probador de tu churri) y, por tanto, ofendida, serán mayores, con lo que aumentarán las reclamaciones, y, con el tiempo, seguro que se adoptarán medidas extremas, como la no admisión de ningún varón en ningún Farra Mujer.
Excepto los encargados de probadores, varones ellos, y los seguratas, también varones, que fueron quienes nos explicaron la existencia y el porqué de esta medida.
Otra alternativa es tomárselo por el lado lúdico. Cuando le comenté a la encargada del Farra Mujer por qué no se hace lo propio en la zona de probadores de hombres, me contestó que no hay controladores, porque apenas hay tres probadores: no sale a cuenta tener a un empleado pendiente de una zona que apenas se utiliza. En tal caso, continué, ¿por qué no se instalan cámaras de videovigilancia? Pues porque el derecho a la intimidad y tal y cual: sería una medida bastante ilegal, se les caería el pelo y bla bla bla.
Pues bien, pues bien: no sólo no tengo ninguna objeción que plantear a esta política discriminatoria en la zona de probadores masculinos, sino que, por mí, que la cosa siga así: ya sé dónde vamos a ir la próxima vez que nos dé un calentón en medio de la calle, no podamos esperar a llegar a casa y queramos un poquito de intimidad.
Siempre hay que mirar el lado positivo.
Más que nada, porque como mires el negativo, te entra la mala hostia: lo de esta tarde ha sido muy fuerte.

Etiquetas: , ,

15 Comments:

Blogger manu said...

¡Por fin! La excusa perfecta para no ir de compras.

15 de octubre de 2008, 9:28  
Anonymous Anónima de las 9:59 said...

:DDDDDDDDD

Estoy viendo el futuro. En verano, agosto, la ciudad cubierta de carteles: Un hombre solo, con mirada de gato con botas de Shrek, en medio de una calle abandonada... Y el eslogan:

"Él nunca lo haría". No dejes a tu mascota abandonado/ de Rodríguez en la ciudad.

(El futuro ha llegado...)

XDDDDDDDDD

15 de octubre de 2008, 9:30  
Blogger Arturo said...

Yo conocia a una pareja que habia "estrenado" la mayor parte de los probadores de unos grandes almacenes muy conocidos.
Si lo que pretenden es que no haya ese tipo de actividades en probadores demuestran una perspectiva limitada de lo que puede ser una pareja. Y no digo más.
Por otra parte, la función real del varón en probadores es actuar de mensajero para traer tallas diferentes. Ventas perdidas diria yo.

15 de octubre de 2008, 10:12  
Blogger perenquén said...

¡Qué poco se acuerda Amancio Ortiga de cuando las tiendas de Zafia eran poco menos que asimilables a los todo a 100 y las tiendas de chinos!

Entrando en materia, las ulteriores medidas a tomar, a mi juicio, son las siguientes:

1º La creación de un área de detención para los acompañantes masculinos de las clientas.

2º La supresión de sus sentidos de percepción sensorial, método también llamado saco en la cabeza o guantanamo's way

3º La instalación de una línea de cajas de uso exclusivamente masculino para que ningún elemento machista antisocial tenga oportunidad de inspeccionar visual o táctilmente el trasero de ninguna clienta que le preceda en la cola de la caja.

4º Si estas medidas fueran insuficientes, la administración de bromuro a través del sistema de ventilación del edificio.

5º En casos extremos, se autorizará al personal de seguridad - cuyos miembros masculinos (valgan la redundancia) deben estar convenientemente castrados - a administrar descargas eléctricas de baja intensidad a los infractores.

15 de octubre de 2008, 10:22  
Blogger Juanma said...

Suscribo punto por punto las medidas propuestas por Perenquén. XDDDDDDDDD

15 de octubre de 2008, 11:23  
Blogger Juanma said...

Manu: No te hagas ilusiones, seguro que la alternativa a no ir de compras será mucho peor:

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/cambio/Codigo/Civil/obliga/conyuges/compartir/tareas/domesticas/elpepisoc/20050422elpepisoc_9/Tes/

"
LA REFORMA SOCIAL
El cambio del Código Civil obliga a los cónyuges a "compartir" las tareas domésticas

CH. N. - Madrid - 22/04/2005

Vota
Resultado Sin interésPoco interesanteDe interésMuy interesanteImprescindible 0 votos
Imprimir Enviar

"Nunca una iniciativa de mi grupo en el Congreso había provocado tanta expectación, incluso fuera de España", afirmó ayer la diputada del PNV Margarita Uría, autora de la enmienda que introduce una novedad de "pedagogía social" en el Código Civil. Hasta ahora el artículo 68 establecía que los cónyuges "están obligados a vivir juntos, guardarse fidelidad y socorrerse mutuamente". Con la propuesta de Uría, incluida en la reforma del divorcio aprobada ayer en el Congreso, también "deberán compartir las responsabilidades domésticas y el cuidado y atención de ascendientes y descendientes y otras personas dependientes a su cargo". La diputada dejó claro que no habrá "inspectores" en las parejas, pero añadió no compartir las tareas podrá ser relevante "ante situaciones de ruptura".

La noticia en otros webs

* webs en español
* en otros idiomas

Uría, que considera la reforma del divorcio como "una modificación valiosa", pidió a los socialistas que, tras el "encaje de bolillos" hecho sobre la custodia compartida, la tengan al tanto de las intervenciones de Rodríguez Zapatero (el presidente del Gobierno anunció anteanoche que se revisaría esa cuestión). También aludió a él Carmen Matador (PP), que justificó la abstención de su grupo en la necesidad de mejorar el texto y de "esperar a los cambios anunciados por Zapatero". Por su parte, la parlamentaria de ERC Rosa Bonás pidió que se hable de "custodia alternada", en lugar de compartida

Desde CiU, la diputada Mercè Pigem valoró la reforma, aunque no colma las expectativas de su grupo. Isaura Navarro, de Izquierda Verde (IU-ICV), se felicitó por la introducción de la mediación familiar voluntaria, propuesta por su formación. Luis Mardones, de Coalición Canaria, propuso mejorar la regulación de la custodia compartida y Francisco Rodríguez (BNG) anunció su "apoyo entusiasta" a la reforma.
"

15 de octubre de 2008, 11:27  
Blogger Juanma said...

Arturo:

Por otra parte, la función real del varón en probadores es actuar de mensajero para traer tallas diferentes. Ventas perdidas diria yo.

Hmmmm... Creo que, al fin y al cabo, la próxima vez que no me dejen entrar en una zona de probadores femeninos sí vamos a pedir la hoja de reclamaciones, y pondremos tu razonamiento como argumento definitivo. :-)))

15 de octubre de 2008, 11:29  
Anonymous manu said...

Me voy a declarar Objetor de Ir de Compras :P

15 de octubre de 2008, 14:08  
Blogger Anna said...

Surrealista...

Por otra parte, la función real del varón en probadores es actuar de mensajero para traer tallas diferentes. Ventas perdidas diria yo.

Es que entre esto y lo de "cariñoi como me queda" van a tener que poner un guardia urbano para regular el tráfico en el pasillo de los vestuarios....

16 de octubre de 2008, 10:16  
Blogger Arturo said...

Te olvidas del "tu que sabras" si el cariño no confirma la opinión de la interesada.

17 de octubre de 2008, 23:52  
Blogger Juanma said...

No creo que el "Tú qué sabrás" sea buena opción. Siempre he sido más partidario del "El primero, cariño, el primero". :-PPPP

20 de octubre de 2008, 15:25  
Anonymous Skalagrim said...

¿Y por qué coño hay que ir de compras...?

¿Os dais cuenta de que todos, tanto los A Favor como los En Contra, habeis decidido representar al Nuevo-Hombre-Sensible-Mindundi-Cosmopolitan que va con ellas de compras? ¿Por qué cojones no van de compra solitas? ¿Para qué coño están sus amigos gays, entonces?

La próxima vez que os propongan algo así, probad a decirles que se compren ellas solas algo sexy y con escote, que vosotros habeis quedado con unos amigos para pasarles a unas Guinnes el control de calidad. Seguro que tardan la mitad y que se compran algo alegre.

Pero que daño ha hecho la New Age...

27 de octubre de 2008, 19:41  
Blogger Charlotte said...

Creo recordar que había un centro comercial por allí que tenía una zona de "parejas masculinas", con su pantalla de plasma, su wifi y cositas por el estilo para que los sufridos novios y maridos pudieran entretenerse mientras las chicas van de compras.

En cualquier caso todo esto es absurdo. El 99% de los hombres heterosexuales odia ir de compras, ¿por qué os los lleváis, si lo único que van a hacer es quejarse? Lo lógico es ir con una amiga, ¿o es que vuestros chicos os obligan a ir al fútbol? Ir con una amiga es mucho más divertido, y también se pueden hacer guarrerías españolas de esas, con el aliciente de que nadie va a atreverse a emitir la más mínima queja.

20 de noviembre de 2008, 11:12  
Blogger Juanma said...

Lo de la zona wifi para parejas masculinas me ha impactao. ¿Dónde dices que está ese centro comercial? :-D

Aunque te juro que, de primeras, había leído "zona Wii". ;-P

Besooos. :-***

20 de noviembre de 2008, 11:22  
Blogger Charlotte said...

Pues no te creas, que tenían videojuegos también. Lo vi hace unos meses en la tele, creo que era en EEUU (qué sorpresa).

20 de noviembre de 2008, 11:43  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home