jueves, 3 de abril de 2008

El espíritu de Brezo


Castellar de n'Hug me recuerda a César Mallorquí y uno de sus mejores cuentos, "El rebaño". Es la historia de Brezo, un perro pastor en un futuro postcatástrofe. Han pasado algunos años desde la destrucción de la Humanidad, y el perro es el único resto de humanidad que queda, ya que continúa guiando un rebaño de ovejas, día tras día. Pero la vuelta de la naturaleza salvaje, simbolizada por el gigantesco mastín del Pirineo Trueno, está a la vuelta de la esquina, y cuando Brezo desaparezca, ya no quedará nada de lo que una vez fue la humanidad. Como parábola es perfecta; como homenaje a Clifford D. Simak y su Ciudad, también. Como relato, me atrevo a calificarlo como una de las cuatro o cinco mejores narraciones breves de la historia de la ciencia ficción española.
No sé si César ha estado en Castellar de n'Hug, pero no me extrañaría, teniendo en cuenta la descripción tan vívida que efectúa de los Pirineos, y que la ambientación de la historia que servía de nexo a los relatos de El círculo de Jericó transcurre no muy lejos de allí, en los volcanes de La Garrotxa, concretamente en el de Santa Margarida. (Otro día cuelgo fotos de los volcanes de La Garrotxa, para que veáis.) Para un amante de los perros como es él, este pueblo debería ser poco menos que un paraíso. Aquí es donde se cría la mayoría de los gossos d'atura, o perros pastores catalanes, una raza autóctona que se empezó a recuperar hace unos treinta años y que en la actualidad está fuera de peligro, pero que en su momento estuvo a punto de desaparecer. En este pueblo se celebran concursos de pastoreo, que suelen ganar los perros locales, en estrecha competencia con los vascos. En el centro de interpretación de Castellar hay vídeos de concursos de pastoreo, y resulta interesante de ver.
El gos d'atura más famoso de todos los tiempos es Cobi, la mascota de Barcelona '92. Los auténticos gossos d'atura son más bonitos, eso es cierto.
No me gustan los perros, y de niño les tenía un pánico mortal, pero había uno que me tenía flipado. Se llamaba Cacho, y era un gos d'atura. Se lo compró un primo mío antes de que empezaran a ponerse de moda, allá por los años ochenta. El pelaje de Cacho era una pasada, así como su elegancia. No lo vi muchas veces, pero me encantaba.
Pero a lo que iba. El centro de interpretación no es lo único digno de ver de Castellar de n'Hug. El pueblo es un conjunto muy bien conservado, sin apenas especulación urbanística. Todas las casas mantienen una uniformidad de pueblito pirenaico de montaña, y eso lo hace encantador.
El reloj de sol de la iglesia tiene la siguiente inscripción:
Sense sol no soc res
Com tu, sense fe,
que, traducida al castellano, queda algo así como "Sin sol no soy nada / como tú, sin fe".
En los mapas de carreteras antiguos, el pueblo figura como Castellar de Nuch. El caso es que ese "n'Hug" lo hace aparecer como algo primigenio, casi un gañido ancestral, un vestigio de los primeros habitantes de la zona. Aunque, por otra parte, la grafía hace que parezca un pueblo vietnamita o laosiano.
Pasear por las calles de Castellar te devuelve a una Edad Media ficticia, a un mundo en el que parece que la industria no haya existido. Todo es aquí natural. Supongo que fuimos en muy buena época: si en La Molina hay nieve, el pueblo debe de estar intransitable; y en verano, cuando hace realmente bueno, debe de estar atestado de amigos del turismo rural. Cuando fuimos, estaba ideal de la muerte.
(¿Refugio de pastores, horno de pan o prueba irrefutable de
la existencia de hobbits en el Berguedà?)
A un par de kilómetros de Castellar de n'Hug están las fuentes del Llobregat. Un paisaje verde (aunque, con la sequía que asola Catalunya, no estaba ni por asomo como en sus mejores momentos) y agradable, con el rumor de las cascadas y afloramientos de agua que surgen a tu paso casi en cada recodo. De ahí "las fuentes". El Llobregat es aquí un río joven y limpio, que no sabe el destino que le espera en las proximidades de Barcelona, donde exhala su último suspiro, en el Mediterráneo, entre peces muertos y restos de metales pesados.
Pero aquí no hay nada de eso. Sólo agua, puentecitos medievales y mucha vegetación.
La comida, en un hotel de las inmediaciones, espectacular. No cuelgo fotos, pero le confirmo a Rudy que sí, que se parecía un huevo al de El resplandor.
Después, nos perdimos un poco, y, una vez en el camino correcto, hicimos una última escala en el santuario de Montgrony, que tiene una ermita románica muy mona excavada en la roca y, salvando un desnivel acojonante de más de doscientos escalones, la iglesia dedicada a Sant Pere, que tiene una puerta de madera, labrada, realmente espectacular.
Cristina y yo acabamos emocionados con Castellar de n'Hug, y ella no para de decirme que tenemos que comprar una casita allí. Lo más probable es que acabemos haciéndolo, porque, vale, soy un urbanita del copón, pero hay ciertas cosas que uno sabe valorar, por encima de la tranquilidad, los marcos incomparables, la arquitectura pirenaica, la tranquilidad, el hecho de vivir en el campo, la tranquilidad, la tranquilidad y la tranquilidad. Es más, hay hechos que conducen irreversiblemente a vivir en pueblos como Castellar de n'Hug. Si no me creéis, mirad la foto.
¿Es o no es para irse a vivir a Castellar de n'Hug?

Edito:

Más fotos de Castellar y de Montgrony, para que os dé la envidia cochina y marrana, y captar voluntarios para montar una comuna bloguera allí.




Etiquetas: , , , , ,

21 Comments:

Blogger Cristina said...

Te ha salido una entrada largas como antaño ;)

Quiero volver, jooooo...;)

3 de abril de 2008, 12:10  
Blogger Cristina said...

Por cierto, ¿no puedes poner alguna foto del casco del pueblo? y de las vistas :pppp

3 de abril de 2008, 12:13  
Blogger Juanma said...

Ejque sólo puedo colgar hasta cinco fotos por post.

Pero vamos, que puedo actualizar con más fotos de Castellar. Como hicimos tan poquitas... :-PPPPPP

:-*************

3 de abril de 2008, 12:16  
Blogger Juanma said...

De una en una, pero he conseguido subir más fotos. ¿A que molan?

:-))))

3 de abril de 2008, 14:04  
Anonymous rudy said...

César tiene cuentos que me parecen, con diferencia, entre lo mejorcito de la ciencia ficción española (y mencionaría, por ejemplo, "La pared de hielo" y "Materia oscura", que me parecen apabullantes), pero sigo sin entender qué le ves (bueno, tú y mucha más gente, lo reconozco) a "El rebaño", que me parece precisamente de lo más flojito que he leído de César.

Perdón por el inciso, que ya sé que el post iba de otra cosa.

3 de abril de 2008, 14:56  
Blogger Juanma said...

Será el momento en el que lo leí, o las digamos filias temáticas (en su momento, me pareció lo más cercano que se había, y se ha, hecho en España en la onda de algunas de mis obras favoritas del género: Ciudad y La tierra permanece), el carácter de fábula, el hecho de que realmente me conmovió el personaje de Brezo, el desenlace (previsible, si quieres, pero muy visual y muy indicativo de adónde quería César llegar)... No sé. Llámalo equis. Pero cuando salió la antología de Minotauro y me lo volví a leer, el mazazo y la impresión que había tenido cuando me lo leí en BEM y en El círculo de Jericó se mantuvo... Vamos, que me llegó.

"La pared de hielo" es otro de los cuatro o cinco básicos. No sé cuáles añadiría: "La casa del doctor Petalo", de César Mallorquí; "El bosque de hielo", de Juanmi Aguilera; "Cuestión de oportunidades", de Gabriel Bermúdez Castillo... "Un jinete solitario" podría entrar perfectamente.

3 de abril de 2008, 15:39  
Blogger Álex Vidal said...

la inmersión lingüistica catalana es dura

No digas tonterías: tú la superaste con holgura en meses y con nota ;)

Ah, las fuentes del Llobregat... ¡Qué suerte poder haberlas visto con tranquilidad! La única vez que subí, te juro que las orillas parecían las Ramblas de Barcelona, con su fauna no excesívamente cívica.

"Un jinete solitario" podría entrar perfectamente

Pelota... :P

3 de abril de 2008, 21:22  
Anonymous rudy said...

¿Pelota?

Puede, pero con buen gusto, sin duda.

3 de abril de 2008, 21:58  
Blogger Álex Vidal said...

No dudaba de su buen gusto. Tampoco de sus dotes diplomáticas, todo sea dicho ;)

3 de abril de 2008, 22:37  
Blogger manu said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

3 de abril de 2008, 23:20  
Anonymous Anónima de las 9:59 said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

4 de abril de 2008, 9:19  
Blogger Juanma said...

¿Pelota?

Puede, pero con buen gusto, sin duda.


Sin duda, sin duda. :-PPPPP

4 de abril de 2008, 10:42  
Blogger Juanma said...

la inmersión lingüistica catalana es dura
Collons, fill de pu..., Barça, :P


Mi Rubicón particular fue aprender a exclamar Deu n'hi do! de manera espontánea y cuando venía a cuento.
:-D

4 de abril de 2008, 10:43  
Blogger Juanma said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

4 de abril de 2008, 10:45  
OpenID arturovillarrubia said...

Lo que más me ha gustado del post ha sido esa elocuente frase final:
If support Line Break NewLine
No creo que nadie lo hubiera dicho mejor pero me permito matizar que


:P

Ps. Buenas fotos Bonitas vistas, Barato comer...

4 de abril de 2008, 23:37  
Blogger Small Blue Thing said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

5 de abril de 2008, 20:05  
Anonymous Anónimo said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

6 de abril de 2008, 2:19  
Blogger Rox said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

6 de abril de 2008, 7:04  
Blogger Juanma said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

6 de abril de 2008, 9:24  
Blogger Juanma said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

6 de abril de 2008, 9:29  
Blogger Juanma said...

Por cierto, las fotos son todas de Cristina. No vayáis a pensar que de repente me he convertido en un buen fotógrafo. :)

6 de abril de 2008, 10:07  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home