viernes, 14 de marzo de 2008

La poesía es un arma cargada de futuro

Se me pusieron los ojos como platos una vez que Elia Barceló nos contó que había llegado un nuevo rector a la Universidad de Innsbruck, que el hombre tenía un perfil duro, de lo que aquí equivaldría a profesor de Empresariales por el ESADE, y que estaba planteándose suprimir carreras de humanidades, porque no creaban riqueza. Si no das dinero, te cerramos. Eso, en una universidad pública. Ni me paro a pensar cómo estarán las privadas en Austria.

En Austria. Eso creía yo. Porque ahora resulta que en un oasis progre como Extremadura se están planteando experiencias similares. Y lo grave es que no se haría por la llegada de un consejero neocon de Educación, sino por falta de alumnos. O sea, mucho Linux en las administraciones públicas, pero luego no hacemos nada por cuidar la historia, la biblioteconomía o las ciencias exactas. Así no hay manera de crecer.

-----------------------

La Uex deberá eliminar casi un tercio de sus carreras por falta de alumnos

La Junta sólo autorizará aquellas que lleguen a tener 25 estudiantes en primero

En los tres últimos cursos, 20 de las 75 titulaciones han estado por debajo


La reforma del catálogo de titulaciones de la Universidad de Extremadura (Uex) va a ser amplia, como se esperaba. La comunidad autónoma ha decidido fijar un límite de alumnos para dar su autorización a las titulaciones universitarias, y lo ha establecido en 25 estudiantes: aquellas carreras que en los tres últimos cursos no hayan matriculado esta cifra de alumnos en primer curso, no obtendrán el visto bueno y no podrán ser impartidas desde octubre de 2009.

En esta situación se encuentran 20 titulaciones, casi un tercio de las 75 que actualmente componen la oferta de la Uex: Matemáticas, Física, Topografía, Biblioteconomía y Documentación, Filología Hispánica, Clásica, Francesa, Portuguesa, Humanidades, Geografía, Estadística, Organización Industrial, Ingeniero en Materiales, en Electrónica, Ciencias y Técnicas Estadísticas, Enología, Investigación y Técnicas de Mercado, Teoría de la Literatura y Literatura Comparada, Geodesia y Cartografía y Bioquímica.

A esta relación habría que añadir otras carreras que se hallan en el límite o que han matriculado sólo alguno de los tres últimos cursos más de 25 alumnos, como Historia del Arte, Ingeniero Técnico en Telecomunicación especialidad en Telemática, Ciencia y Tecnología de los Alimentos, Ciencias Actuariales y Financieras y Trabajo Social, diplomatura que sólo se imparte en el centro adscrito de Almendralejo.

También en esta situación está Ingeniería Técnica en Informática de Gestión, pero sólo en el Centro Universitario de Mérida. En la Escuela Politécnica de Cáceres, donde también se imparte, los niveles de matriculación son más altos, por lo que se interpreta que la titulación como tal podrá seguir impartiéndose.

-------------

Aunque no todo son malas noticias, ni invitaciones sutiles a largarse a Madrid, Sevilla o Salamanca a cursar estudios superiores.

--------------
En este sentido, las directrices generales dadas a conocer ayer establecen que los nuevos estudios deberán garantizar una captación de al menos 40 estudiantes por curso.

En esta situación están Psicología, Arquitectura, Farmacia y Periodismo, carreras que no oferta la Uex y que tienen demostrada su demanda, pues todos los años jóvenes extremeños deciden matricularse en otras universidades para poder estudiarlas.

(...) Hay que subrayar que una buen parte de los estudios menos demandados son de segundo ciclo, caso de Enología, Literatura Comparada, Técnicas de Mercado, Geodesia y Cartografía o Bioquímica, entre otros, que tienen menos incidencia entre los jóvenes que inician su etapa universitaria.
--------------------

El resultado es el mismo que el que propugna el rector neoliberal de la Universidad de Innsbruck: se tiende a cursar estudios que creen riqueza, y eso en la pública, que en teoría debería garantizar enseñanza de calidad, no enseñanza rentable. No deja de tranquilizarme el que también peligre la carrera de Enología (¡Yo quiero! ¡Cuatro años dándole Matrículas al que más sabe de vinos!), pero la idea de que no haya veinticinco extremeños de dieciocho años dispuestos a ser bibliotecarios, historiadores, astrofísicos o filólogos me parece taaaan triste... A este paso, conseguiremos que la gente sólo se inscriba a Derecho o Empresariales, que sí crean riqueza...

Al comentar la noticia, Cristina me dijo que una profesora suya de la facultad defendía en público que, objetivamente, su carrera no servía para nada. No porque fuera una pérdida de tiempo, que es lo que pensé cuando me lo dijo, sino porque, precisamente, no creaba riqueza. Espiritual, toda la que quieras. Económica, ya es otro cantar.

Llegados a este punto, discrepo. Vivimos en el cuarto productor mundial de libros. En Cataluña se produce el setenta por ciento de la industria editorial española, y (no tengo estadísticas a mano) una parte considerable de la producción editorial mundial en lengua española. Quítale a Cataluña las fábricas de papel, imprentas, industrias de artes gráficas, editoriales, subcontratas de editoriales, librerías, centros educativos, administración, papelerías y copisterías, y probablemente hayas mandado al paro a la décima parte de los trabajadores activos. Creo que hay que acabar con la idea de que los libros no sirven para nada: sirven para mucho, incluso desde el punto de vista económico. Pero es un meme que ha arraigado, y las nuevas generaciones parecen actuar en consecuencia.

Por todo ello, me acordé de aquel genial poema de Gabriel Celaya, al que Paco Ibáñez puso música. (Paco Ibáñez en el Olimpia es uno de mis top 20 de discos españoles de todos los tiempos.) Y, dado que el consenso en la blogosfera es que los viernes toca vídeo musical, aquí va mi aportación para desearos un buen fin de semana, feliz resaca postelectoral (ya ha pasado el momento de escribir un post alusivo, así que otra vez será) y que os hinchéis a buñuelos.

Además, es una letra con mensaje, que se dice. En estos tiempos de Chiki Chiki, no es moco de pavo.



LA POESÍA ES UN ARMA CARGADA DE FUTURO

Cuando ya nada se espera personalmente exaltante,
mas se palpita y se sigue más acá de la conciencia,
fieramente existiendo, ciegamente afirmado,
como un pulso que golpea las tinieblas,

cuando se miran de frente
los vertiginosos ojos claros de la muerte,
se dicen las verdades:
las bárbaras, terribles, amorosas crueldades.

Se dicen los poemas
que ensanchan los pulmones de cuantos, asfixiados,
piden ser, piden ritmo,
piden ley para aquello que sienten excesivo.

Con la velocidad del instinto,
con el rayo del prodigio,
como mágica evidencia, lo real se nos convierte
en lo idéntico a sí mismo.

Poesía para el pobre, poesía necesaria
como el pan de cada día,
como el aire que exigimos trece veces por minuto,
para ser y en tanto somos dar un sí que glorifica.

Porque vivimos a golpes, porque apenas si nos dejan
decir que somos quien somos,
nuestros cantares no pueden ser sin pecado un adorno.
Estamos tocando el fondo.

Maldigo la poesía concebida como un lujo
cultural por los neutrales
que, lavándose las manos, se desentienden y evaden.
Maldigo la poesía de quien no toma partido hasta mancharse.

Hago mías las faltas. Siento en mí a cuantos sufren
y canto respirando.
Canto, y canto, y cantando más allá de mis penas
personales, me ensancho.

Quisiera daros vida, provocar nuevos actos,
y calculo por eso con técnica qué puedo.
Me siento un ingeniero del verso y un obrero
que trabaja con otros a España en sus aceros.

Tal es mi poesía: poesía-herramienta
a la vez que latido de lo unánime y ciego.
Tal es, arma cargada de futuro expansivo
con que te apunto al pecho.

No es una poesía gota a gota pensada.
No es un bello producto. No es un fruto perfecto.
Es algo como el aire que todos respiramos
y es el canto que espacia cuanto dentro llevamos.

Son palabras que todos repetimos sintiendo
como nuestras, y vuelan. Son más que lo mentado.
Son lo más necesario: lo que no tiene nombre.
Son gritos en el cielo, y en la tierra son actos.

Etiquetas: , ,

14 Comments:

Blogger Cristina said...

Ya, pero la economía que produce el sector editorial no está formado exclusivamente por filólogos, que supongo que es a lo que se refería mi profe, sino que en ese sector hay economistas, impresores, etc.... Dicho de otra manera, ¿cuántos de los licenciados en filología trabajan en el sector editorial? ¿cuántos están en paro? ¿cuántos en otros sectores?

O si lo prefieres, ¿pá qué coñó me estoy dejando el tiempo, cerebro y dinero en estudiar una carrera que no me va a dar de comer? ¿qué tipo de inversió estoy haciendo? Espiritual, porque otra cosa...;)

:****

14 de marzo de 2008, 18:39  
Blogger Juanma said...

¿cuántos de los licenciados en filología trabajan en el sector editorial? ¿cuántos están en paro? ¿cuántos en otros sectores?

Claro, eso sí. Crea empleo en el convenio sectorial de Artes Gráficas. :-P

No sé, creo que son inversiones a largo plazo. Anda que no me he comido broncas maternas por estudiar Historia (al final, pactamos que a cambio de hacer unas oposicones jurídicas cuando acabara) y por querer irme a otra ciudad para trabajar en una editorial... y mira, toda mi experiencia laboral se resume en bibliotecas, editoriales friquis y corrector casi especializado en libros de o sobre historia y/o filología. En mi caso, sí que ha servido para algo. Pero claro, da más estatus (y dinero) ser project manager que corrector / biblioteciario / editor...

:-*********

14 de marzo de 2008, 18:46  
Anonymous Shere said...

Me parece muy triste que quieran eliminar las carreras de humanidades sólo porque son poco rentables pero volvemos a lo mismo de siempre: ¿qué es rentable? ¿a corto o a largo plazo?

Creo que todas las disciplinas son complemntarias en un primer paso de la educación (si no sabes pensar, no sabrás resolver un problema de matemáticas, si no sabes expresarte correctamente, no podrás vender una idea). Cada día la gente es más cerrada de mente, sólo ve el aquí y el ahora.

Anyway, me alegra tener un minutillo para saludarte (bueno, saludaros).

Muchos besos
Shere

15 de marzo de 2008, 10:53  
Anonymous Kaoss said...

Yo creo que el problema va por otro lado, de un tiempo a esta parte nos hemos empeñado en que cada provincia tenga su propia universidad con todas las carreras. Y ahora igual igual no hay alumnos para tanta universidad....

17 de marzo de 2008, 7:41  
Anonymous Anónima de las 9:59 said...

A ver... Dentro de 10 años no habrá Enólogos en Extremadura, y en consecuencia resultará que habrá demanda de Enólogos. Por lo que tendrán que volver a crear la carrera, y volver a buscar profesores... Bla, bla, bla...

Yo, si fuese extremeño, estudiaría CUALQUIERA de las carreras que estuviesen a punto de hacer desaparecer. Sin duda, son las de mayor futuro laboral.

(Nota: ¡Estamos locos o qué! ¡Nos hemos vuelto idiotas definitivamente!)

17 de marzo de 2008, 8:33  
Blogger Juanma said...

¿Que si nos hemos vuelto locos y estamos más idiotas? A tenor de esta noticia, sí, evidentemente:

http://www.libertaddigital.com/index.php?action=desanoti&cpn=1276325975

¡Le piden que haga una oposición más dura!

17 de marzo de 2008, 9:13  
Blogger Juanma said...

Otra muestrea de que vamos cuesta abajo y sin frenos:

http://blogs.periodistadigital.com/politica.php/2008/03/16/zapatero-chiquilicuatre-4747

17 de marzo de 2008, 9:14  
Blogger Juanma said...

Cristina:

También es cierto que mi argumento podría ser un poco tramposo, ya que no soy lo que se dice representativo del colectivo de licenciados en Historia. Pero si colaba, colaba. :-P

:-*************

17 de marzo de 2008, 9:27  
Blogger Juanma said...

Shere:

Creo que todas las disciplinas son complemntarias en un primer paso de la educación (si no sabes pensar, no sabrás resolver un problema de matemáticas, si no sabes expresarte correctamente, no podrás vender una idea). Cada día la gente es más cerrada de mente, sólo ve el aquí y el ahora.

Eso. Exactamente eso es lo que opino. :-)

Un placer saludaros también. Besitos a los dos.

17 de marzo de 2008, 9:28  
Blogger Juanma said...

Kaoss:

de un tiempo a esta parte nos hemos empeñado en que cada provincia tenga su propia universidad con todas las carreras

Los tiros también van por ahí, sí. Más que cada provincia, cada comunidad autónoma, que generalmente los descentraliza para que (ahora sí) cada provincia tenga su facultad.

Pero me sigue fallando algo. Que no haya veinticinco extremeños dispuestos a matricularse en Biblioteconomía, Físicas, algunas ingenierías o Historia del Arte me parece gordo.

17 de marzo de 2008, 9:30  
Blogger manu said...

Queridos amiguitos, esa es la lógica del Mercado, eliminar los focos de improductividad...

17 de marzo de 2008, 10:13  
Blogger cucho said...

que bueno este blog los invito a visitar http://unasonrisavertical.blogspot.com/

el cucho miembro de campo 500

23 de marzo de 2008, 22:32  
Anonymous Anónimo said...

Sin animo de agresividad...¿por que no os nevis unos añitos a Extremadura y luego opinais?

manuel espejo

26 de marzo de 2008, 19:10  
Blogger Juanma said...

Entiendo que es muy fácil opinar sin haber vivido allí, y pido disculpas si he ofendido a Extremadura o los extremeños, pero entiéndeme tú a mí: visto desde fuera, el que una comunidad autónoma (llámese Extremadura o Castilla-León, por poner otro ejemplo, gobernado por otro partido, pero que tiene una situación demográfica y económica similar) decida pasarse por la piedra la mitad de sus titulaciones universitarias suena realmente fuerte. Mi reflexión iba por ahí, insisto, sin ánimo de ofender.

Un amigo me comentaba, aunque sin tanta agresividad (que tú mismo reconoces), una solución parecida a la que comentas: todo esto se podría remediar si una cantidad significativa de gente se empadronase en comunidades autónomas con riesgo de despoblación (resumiendo, todas las del centro peninsular excepto Madrid). Al aumentar el censo, aumentarían los recursos y, por tanto, los servicios, entre ellos las plazas universitarias y hospitalarias. Ambos venís a decir lo mismo, y probablemente tengáis razón.

27 de marzo de 2008, 9:38  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home