miércoles, 11 de abril de 2007

¿La Biblia en verso? ¡No! ¡La Biblia en Manga!

Mi capacidad de asombro ante la creatividad humana no conoce límites. Cuando crees que todo está inventado, alguien te sale con alguna chingadera nueva.

Una de las tareas más gratificantes de mis prácticas consiste en leer prensa corporativa sobre el mundo de la edición. Leyendo The Bookseller te enteras de los cotilleos del mundillo en Gran Bretaña, de cómo las grandes multinacionales se absorben entre ellas, cómo cierran las grandes cadenas de librerías, cómo un Gigante del Sector intenta putear a otro Gigante del Sector cada vez que puede y cómo, en definitiva, las ofertas de empleo en el sector editorial ocupan varias páginas y son atractivas... como aquí, vamos.

The Bookseller es una publicación interesante, porque te permite estar al tanto de las tendencias del sector editorial, te enteras con varios meses de antelación de los títulos que aparecerán en Anglosajonia (no digamos ya en España) y, en definitiva, te habla de algunos libros que tal vez no lleguemos a ver por estos pagos. Como los contenidos de la página web sólo son consultables por los suscriptores, muchas veces me quedo con las ganas de transcribir algún artículo o noticia. Tengo alguno en cartera, y con el tiempo y una caña terminaré colgándolos en el blog.

Pero este no lo dejo pasar. Lo subo ahora mismo, porque me ha llegado hasta el fondo del alma.

En cada número de The Bookseller figura algún mini dosier temático. El de esta semana trata de libros religiosos y, entre encíclicas, guías espirituales, el primer libro que Joseph Ratzinger escribe con su nuevo seudónimo de Benedicto XVI y excentricidades del palo La Biblia en cien minutos, hay un libro que me ha llamado poderosamente la atención, y del que he considerado necesario hablar, dado que no sé si se llegará a publicar en España.

¿Cómo? ¿La Biblia del manga? ¿Un manual para practicar el dibujo animado a la japonesa? Pues no, en absoluto: se trata de la Biblia en Manga. ¿Un Jesucristo de ojos saltones eludiendo la crucifixión entre un despliegue de hostias (nunca mejor dicho) y líneas cinéticas? En realidad, no; la cosa es mucho más seria que eso. Simplemente, se trata de adaptar el libro más vendido de todos los tiempos (así reza la publiciad) a un código icónico reconocible por un público lector amplio. En un primer momento, pensé en hablar del asunto en plan jijí jajá, pero me lo he pensado mejor: la idea me parece brillante.

Todos los treintañeros holgados hemos crecido entre adaptaciones de la Biblia o de vidas de santos (generalmente, San Francisco de Asís) al cómic, casi siempre bendecidas por la Conferencia Episcopal y con un lenguaje influido por los dejes del Concilio Vaticano II, las convivencias de fin de semana del grupo de confirmación y el aroma a incienso y coro parroquial que perpetra y pervierte con singular devoción canciones emblemáticas del pop rock sesentero (sí, el "The Sounds of Silence" de Simon & Garfunkle transustanciado en "Padre nuestro / tú que estás / en los que aman la verdad"). Una de mis lecturas de cabecera en el colegio era Una vida entre chavales, una biografía de San José de Calasanz (ah, los escolapios...) adaptada a los lectores más jóvenes. Era sólo cuestión de tiempo adaptarla al manga, y alguien ha dado con la fórmula. El resultado es este:

Porque está claro que en estos tiempos (y en cualesquiera otros tiempos, pero sobre todo ahora, en que lo audiovisual se come al concepto tradicional de libro), todo vale para fomentar la lectura, y mucho más cuando se trata de una historia de las dimensiones de la Biblia. Es interesante adaptarla a un formato reconocible por un público al que la sola idea de leer le aterra. Y, quien dice la Biblia, podría decir Guerra y paz, de Tolstoi, el Ulises de Joyce o, ya que estamos, El capital, de Karl Marx. ¿Alguien se atreve?

Así pues, uno de los dibujantes estrella del manga británico, Sikku, se ha adentrado en los secretos de la Biblia y nos ofrece esta obra. La página web oficial, aquí.

El texto promocional no tiene desperdicio:

Manga comics, the most popular literary form in Japan and Korea, are the fastest growing genre in British and American publishing. Dynamic, action-based artwork combined with pacy, emotional storytelling in a style particularly popular amongst teens and young adults. Many years in the making, The Manga Bible will be a publishing phenomenon. Artist Siku, one of the UK's hottest comic talents, has brought his distinctive, edgy style to the world's all-time best-selling book. The Manga Bible is a faithful adaptation of the Bible, injected with new energy by Siku's beautiful and dramatic artwork. The Manga Bible - NT Extreme contains the New Testament comic strip adaptation, plus the full-text of the New Testament using the TNIV (Today's New International Version) translation of the Bible. Also available: The Manga Bible - NT Raw, which contains the Manga version without full-text, but available at a cheaper price point. The complete Manga Bible, including the Old Testament, will be available later in the year.


La verdad es que dan ganas de leérsela. Yo es que soy muy vago y no me la he leído entera: no puedo con el Levítico ni con las epístolas a los corintios, lo siento, aunque el Génesis, el Cantar de los Cantares y el Apocalipsis tienen su qué. A lo mejor, si me la dan en dibujitos...

23 Comments:

Blogger Cristina López said...

Esto me recuerda la censura del cartel de Corominas...no entiendo nada, la verdad...
¿Y qué dice de Ratzinger del libro?

11 de abril de 2007, 18:29  
Blogger Juanma said...

Hay un factor añadido: allí el libro acaba de aparecer, y aquí ni está prevista su publicación. Seguro que los Acebes y Roucos saltan a la yugular, o a lo mejor no, qué sé yo.

El caso es que el ejemplo que pones del cartel de Corominas está muy bien sacado a colación. ¿Qué defensor de la moralidad pública y el respeto a las religiones fija la frontera entre la transgresión y la blasfemia? ¿Por qué una obra de arte como el cartel de Corominas se puede censurar, y una versión manga del Nuevo Testamento se anuncia a página completa en la revista británica más potente del sector editorial?

¿Madurez del mercado editorial? No creo: allí acusan a Harry Potter de brujería. O sea.

¿Secularización de la sociedad? No creo, en un país en el que la cabeza visible de la Iglesia anglicana es la reina.

La verdad es que no lo sé. Pero merecería la pena debatir sobre ello.

11 de abril de 2007, 18:40  
Blogger Juanma said...

Supongo que Ratzinger guarda silencio sobre el asunto porque está de gira promocional de su libro:

http://www.lafm.com.co/noticia.php3?nt=17626

11 de abril de 2007, 18:42  
Anonymous Kaoss said...

Desde que sacaron "A la búsqueda del tiempo perdido" de Proust en cómic, esto era lo que faltaba...

A mi las adaptaciones al cómic de vidas de santos siempre me parecieron bastante coñazo (yo también sufrí una educación en colegio de curas, Padre Nuestro de Simon & Garfunkel incluido).

11 de abril de 2007, 18:47  
Blogger Cristina López said...

permiten una interpretación propiamente teológica de la Biblia, donde naturalmente se requiere la fe pero sin renunciar a la seriedad histórica

Eso va a ser digno de leerse...

En fin, a mí todas las religiones, y la fe de cada uno, me merecen todo el respeto del mundo, historia aparte. Y como bien dices, no sé dónde está la línea que separa el arte transgresor de la blasfemia, si está en la intencionalidad o hay que ser más estrictos.

11 de abril de 2007, 18:49  
Blogger Juanma said...

Oh, Kaoss, tú me entiendes... :-)

Lo peor no era el Padre Nuestro en versión Simon and Garfunkle. Recuerdo con pavor un "Let it Be" convertido en "Creo en ti" que... brrrr.... sudores fríos me dan...

De todos modos, había una adaptación de la vida de San Francisco de Asís que tenía un pase. Pero bueno, es pura ley de Sturgeon.

11 de abril de 2007, 18:50  
Blogger Juanma said...

Cristina:

Supongo que todo depende de si hay consentimiento por parte de la víctima. :-PPPP

11 de abril de 2007, 18:52  
Anonymous Kaoss said...

Con el Blowing in the wind de Dylan también hicieron algún desaguisado similar, supongo que fue a raíz de oírlo en alguna iglesia que Dylan renegó del catolicismo y se volvió a hacer judío. Lo del "Let it be" debía ser algún tipo de plan maquiavélico para causaros un reflejo de rechazo pavloviano hacia toda la música rock y pop.

Aunque he de decir que gracias a los grupos Kumbayás excursionistas descubrí a los Animal y House of the rising sun...

11 de abril de 2007, 20:09  
Blogger Víctor M. Ánchel said...

Lo que me faltaba por ver.

...

Eso sí, a la mentada versión con Cristo saliendo a leches del calvario, atravesando yelmos romanos a pedradas y repartiendo versículos usando Jet Kune Do no le haría ascos, no. "Herodes, he venido a buscarte. Me lavaré las manos en tu sangre...".
Tengo que comentárselo a un amiguete dibujante de cómics. Lo que se me acaba de ocurriiiiiiirrrr...

11 de abril de 2007, 20:15  
Blogger Gilmar Ayala said...

¡Qué impresión! Fascinante e increíble todos los procesos que vivimos en esta hipermodernidad y, sin duda, los que nos faltan por ver...

11 de abril de 2007, 22:24  
Blogger Álex Vidal said...

¿"Let It Be" convertido en himno de iglesia? Joé, y después se quejan de la quema de conventos; al fin y al cabo, ellos empezaron quemando el Revolver por aquellas declaraciones de Lennon :D

12 de abril de 2007, 0:25  
Anonymous Anónimo said...

hola,
Para Biblias en comic, yo me quedo con "La Biblia contada a los pasotas", clásico de 1978 perpetrado por J.L. Martín (El Jueves) y que le causó más de un juicio. Imprescindible, solo abarca el Antiguo Testamento, pero tiene momentos grandiosos. Reeditada en 2005 en Puzzle.

12 de abril de 2007, 9:49  
Blogger Juanma said...

Oh, las Biblias de José Luis Martín. Yo era muy pequeñito entonces, pero las recuerdo. Jesusito Demivida era genial. Como todo lo que salía en la colección Pendones del Humor.
:-)

Hablando de versiones apócrifas de la Biblia, resulta impagable el sketch de Mel Brooks haciendo de Moisés en La loca historia del mundo:

-Aquí os traigo los quince... -se le cae una de las tablas y se hace añicos-... diez mandamientos de Dios.

12 de abril de 2007, 10:01  
Blogger Juanma said...

Kaoss:

La de Bob Dylan no la he oido. El destrozo parroquial, digo.

Y sí, algo de lo que dices tuvo que haber. Era un plan premeditado para que odiáramos el rock... excepto Godspel y Jesucristo Superstar (sin Camilo Sesto ni Ángela Carrasco, por supuesto).

12 de abril de 2007, 10:03  
Blogger Juanma said...

Álex:

Lo del "Let it Be" debió de ser una venganza de Pablo VI, por aquello de "Los Beatles somos más populares que Jesucristo".

Lo único que recuerdo de aquella versión era el estribillo:

Creo en ti
Creo en tiiii
Creo en ti
Creo en tiiii

Motivo suficiente para apostatar.

12 de abril de 2007, 10:05  
Blogger Juanma said...

Víctor:

Por favor, cuando tengáis preparado eso, avisad. No me lo pierdo por nada del mundo.

Abrazotes (impacientes). :-)))

12 de abril de 2007, 10:06  
Blogger Juanma said...

Gilmar:

No lo digas muy alto, que seguro que la posmodernidad aún nos depara horrores indescriptibles.

:-P

12 de abril de 2007, 10:07  
Blogger Álex Vidal said...

Ïa, ïa! :D

13 de abril de 2007, 1:53  
Anonymous rudy said...

No olvidemos el "Santo, santo, santo es el Señor / llenos están el cielo y tierra de tu amor" con música del "Help!" de los Beatles.

O, como alguien ha mencionado el "saber que vendrás, saber que estarás / partiendo a los pobres tu pan", con música de "Blowing in the wind" de Dylan.

Sí, uno también sufrió una educación eclesiástica (jesuitas, concretamente) y hasta tuvo su época de cristiano progre con misa de guitarritas y curas coleguillas antes de volverse ateo.

13 de abril de 2007, 6:33  
Anonymous rudy said...

Y, ahora que lo pienso, es posible que mis pasadas experiencias de cristiano progre influyeran años más tarde, cuando me marqué en la mili una versión en rap del himno de infantería. Quién sabe.

13 de abril de 2007, 6:37  
Blogger Juanma said...

Rudy:

Decididamente, la cúpula de la Iglesia católica la tomó con los Beatles. Menos mal que no tuvieron huevos para hacer una versión psicodélica del "I Am the Walrus" con la letra del "Ave María". :-P

Eso de la versión rap del himno de la infantería suena prometedor.

:-))))

Abrazotes.

13 de abril de 2007, 9:33  
Anonymous Anónimo said...

LA PRODUCCION DE CAMILO SESTO SI NO HUBIERA SIDO HECHO POR EL NI CAGANDO LA ESCUCHO..LA VERSION DE CAMILO SESTO ES INSUPERABLE LEEEEEJOOOOSSSSS...

27 de octubre de 2007, 23:06  
Anonymous Anónimo said...

jesucristo superstar en la produccion de camilo blanes bueno camilo sesto esa si que vale la pena...tanto asi que cada año me repliego esos dias y la escucho solo que nadie me inche solo para escucharla tranquilo..un clasicaso pajarones

27 de octubre de 2007, 23:08  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home