miércoles, 28 de marzo de 2007

Escenas de un cásting VI

Julio del 2006


Pero llega la fecha, y Lupita (nombre figurado) sigue sin llevarse sus cosas, y Katarína llegará a lo largo de la tarde. Le advierto por activa y por pasiva, y ni puñetero caso: ha activado el campo de fuerza.
Y, peor aún, ha activado una segunda arma, mucho más temible: su mirada de cordero degollado. No sólo no quita el portátil de la mesa, pese a que estamos preparándola para comer (Emmanuel nos ha invitado a Andrés, Eli, Cristina y servidor), sino que consigue que Eli se apiade de ella y le insista a Emmanuel en que la invite, pobrecita.
Comemos, aunque no resulta tan placentero como nos hubiera gustado. Por otro lado, Andrés y Eli nos están haciendo el favor de retrasar su partida, hasta que Emmanuel consiga alquilar su habitación: la idea es mudarse a la habitación de Andrés y Eli, ahora que Wendy va a venirse a vivir a Barcelona, y poner en alquiler la que ocupaba hasta ahora.
Pero estamos a principios de julio, y todavía no la han ocupado. Y yo me voy de vacaciones el jueves, primero a la Asturcón, y después a Madrid y San Roque, y no regreso hasta el día veinte. No voy a poder enseñar la habitación.
Regresamos a casa de Cristina, y a media tarde nos interrumpe una llamada telefónica.
Es Katarína. Está que trina, porque ha ido a dejar sus cosas y se ha encontrado con que Lupita (nombre figurado) tiene la habitación hasta arriba de trastos. Si no estamos cumpliendo con nuestra parte del contrato, ya sabemos lo que nos toca. Me deshago en disculpas, y le aseguro que ahora mismo iré para allá a desocupar la habitación de Lupita (nombre figurado). Pero a Katarína le da igual: llega tarde al trabajo. Ya volverá mañana. Si no cambia de idea.
Cristina y yo salimos a escape. Emmanuel llega casi a la vez que nosotros, y nos ayuda a desocupar la habitación, mientras que llama a Katarína para ofrecerle sus disculpas (en estas cosas siempre se ha dado más maña que yo) y asegurarle que ya puede instalarse. Katarína insiste en que ya es tarde, que mañana.
Lupita (nombre figurado) llega con Panchito (nombre figurado) y el hermano de este. Los tres tienen activado el campo de fuerza, pero la mirada de cordero degollado es patrimonio exclusivo de ella. Tiene los ovarios de quedarse mirándonos, con su mirada ovejuna, mientras nos tomamos unas cervezas, para resarcirnos de la tarde de mierda que hemos pasado por su culpa. Tarda bastante en entender que le estamos haciendo el vacío, y finalmente se va con su novio y su cuñado.


Sólo veo dos veces más a Katarína antes de irme de vacaciones.
La primera, para que me entregue la fianza.
-Una cosa, Juanma. Tengo la costumbre de pedir un recibo. ¿Me lo puedes dar?
-Sabes que eso implicaría un realquiler, y que eso es ilegal.
-Sí, pero tengo esa costumbre.
-Sabes que te puedes empadronar en el piso, y figurar en el contrato, de manera legal.
-Lo sé, pero no quiero.
Le firmo un recibo.
-Pero ponme tu D.N.I.
-Sabes que me puedes buscar un problema muy serio –le digo, mientras escribo mi número de D.N.I. Te llamas Katarína... –Me dice su apellido-. ¿Con la “ce” con el sombrerito encima?
Se le iluminan los ojos.
-¡En dos años que llevo aquí eres el primero que me lo pregunta!
Odio recurrir a frases del tipo “Es culturilla de crucigrama” o “Debería saberlo cualquier persona con estudios”, de modo que opto por argumentos menos repelentes y más neutros.
-Es que en la editorial en que trabajo sacamos un libro de un autor checo. No quieras saber los problemas que nos dio esa letra.
Ella se queda con su recibito, y yo con la sensación de que si seguimos forzando las situaciones vamos a terminar teniendo un disgusto: es la segunda vez que firmamos cláusulas ilegales (la primera, cuando Gerardo y Mariana le hicieron firmar un subarriendo a Luis y Pamela).


La segunda vez que veo a Katarína es la víspera de mis vacaciones.
Tengo una tarde de locos, porque, aunque ya sé que no podré dejar terminado el número de la revista antes de irme de vacaciones, quiero tenerlo lo más completo posible. Una batería de correcciones de última hora me ha trastocado los planes, y por si fuera poco me paso todo el día colgado del móvil, concertando visitas para ver la habitación de Emmanuel.
Me paso la tarde pendiente de irme disparado a casa a enseñar la habitación. Tengo que salir de la oficina antes de hora.
Pero una llamada me cambia los planes.
Hora y media después, la situación ha cambiado radicalmente. Me acaban de echar del trabajo, estando ya técnicamente de vacaciones, el día antes de irme a la Asturcón, donde pasaré un apasionante fin de semana rodeado de ex compañeros de trabajo in pectore. ¿Podría haberlo evitado si hubiera salido diez minutos antes? No: sólo lo hubiera retrasado. Soy consciente de que estoy dejando colgada a una chica que quiere ver la habitación de Emmanuel; para variar, no hay nadie en la casa, de modo que sólo yo puedo enseñar la habitación.
Cuando miro el teléfono móvil, que había tenido la precaución de poner en modo silencio, tengo varias llamadas perdidas de la chica que quería ver la habitación. Para una visita que no nos iba a dejar colgados, y voy yo y soy quien la deja colgada.
Quedo con Cristina, y nos vamos juntos a casa, a hacer la maleta: me iré desde casa de Cristina. Allí me encuentro con Katarína y con Eli, les cuento lo que ha ocurrido y noto que puedo contar con ellas para lo que sea.
Me voy de Barcelona relativamente tranquilo por la casa, aunque seguimos sin haber alquilado la habitación de Emmanuel.


De Barcelona a Madrid; de allí a Gijón.
Estoy en Gijón. Me llaman al móvil. Es Emmanuel.
-Don Juaaanmaaa... ¡Ya tenemos compañera de piso!
Se llama Jennifer, es francesa y viene a Barcelona con una beca de estudios. Estará hasta fin de año.
Las cosas se terminan encauzando.


De Gijón a Madrid.
Estoy en Madrid. Me llaman al móvil. Es Katarína.
-¿Sabes? –dice, más contenta que unas castañuelas eslovacas-. ¡Me ha cambiado la vida! ¡Me voy de la habitación!
Olé tus huevos. Diez días en la casa. Nuevo récord.
Doy por hecho que se va con el chico con el que estaba empezando a salir. Ni me planteo que sea por otra cosa.
Vamos a empezar a alquilar camas calientes: sale más a cuenta.


De Madrid a San Roque, a impartir una clase en un curso de verano. A última hora estuve a punto de echarme atrás, pero Rafa Marín y Cristina me convencieron, cada uno por su lado. Cosa que tengo que agradecerles eternamente.
Estoy en San Roque, tal vez en la terraza del hotel. Es probable que Juanmi Aguilera, Julián Díez, Luis G. Prado y yo acabemos de salir de la sauna, mientras Juaki Revuelta y Rafa Marín están dando una vuelta con sus respectivas parejas y la prole.
Me llaman al móvil. Es Emmanuel.
-Juanma: Jennifer se va. ¿Qué crees?
¿Que qué creo? Pues creo que la gente está gilipollas, y que habría que subir las fianzas a seis meses, cinco de ellos no retornables. Y habría que marcar a fuego a los inquilinos, e implantarles un microchip, como a los perros, y bloquearles la cuenta...
-Joder –acierto a contestar. Es mucho más conciso, pero no deja de ser un buen resumen de la situación.
Por lo visto, no le han concedido la beca con la que esperaba estudiar en Barcelona, y se regresa a Francia. Bueno, se regresan: está viviendo con su novio.
¿He dicho ya que padecemos una especie de maldición con los franceses?

(Continuará.)

Etiquetas: ,

10 Comments:

Blogger Cristina López said...

Tiene los ovarios de quedarse mirándonos, con su mirada ovejuna, mientras nos tomamos unas cervezas

¡Y osó picotear alguna patata! tendríamos que haberlo cortado la mano :DDDD

28 de marzo de 2007, 11:21  
Anonymous Anónima de las 9:59 said...

Juanma, con Las Escenas de un cásting ya tienes para un libro entero creo.

Puedo ver los comentarios de la crítica: "Retrato de una época y de una generación mileurista. La Barcelona de finales del siglo XX y principios del XXI, la interculturalidad y no sé qué más gaitas plasmados con humor, ironía y una pizca de melancolía".

???

Oye, no puede postear cuando tocaba pero: ¡¡Como mola tu nueva cabecera!! ¡Y qué propio te han sacado! Congratulations...

28 de marzo de 2007, 14:43  
Blogger Juanma said...

Cristina:

¡Y osó picotear alguna patata! tendríamos que haberlo cortado la mano :DDDD

Ten en cuenta que estaba comiendo para dos... XDDDDDD

:-*******

28 de marzo de 2007, 15:18  
Blogger Juanma said...

Anónima:

Juanma, con Las Escenas de un cásting ya tienes para un libro entero creo.

Uy, espera que termine la serie, que la octava entrega vendrá densita y no creo que la parta.

Pero fuera coñas. A lo tonto llevo cerca de ochenta páginas de escenas de cásting. Sí que daría para un libro, sí. :-D

Puedo ver los comentarios de la crítica: "Retrato de una época y de una generación mileurista. La Barcelona de finales del siglo XX y principios del XXI, la interculturalidad y no sé qué más gaitas plasmados con humor, ironía y una pizca de melancolía".

O bien: "Se nota que Eduardo Mendoza y Carlos Ruiz Zafón no vivieron en pisos compartidos. Y eso convierte esta obra en la verdadera novela épica sobre Barcelona".

XDDDDD

Oye, no pude postear cuando tocaba pero: ¡¡Como mola tu nueva cabecera!! ¡Y qué propio te han sacado! Congratulations...

Gracias, gracias. :-)))))

:-****

28 de marzo de 2007, 15:25  
Anonymous Kotinussa said...

Pues fíjate que esperaba algo más truculento de la tal Katarina. A no ser que antes de marcharse hiciera alguna trastada. Espero la continuación con impaciencia.

28 de marzo de 2007, 16:02  
Blogger Juanma said...

No, si en realidad fue de lo más civilizado que ha pasado por la casa, pero me tocó la moral la falta de formalidad, tantas exigencias para irse a los diez días, y que además todo eso se juntara con muuuuchos problemas.

Como dedía Edward Norton al final de El club de la lucha, nos conocimos en un momento muy delicado de mi vida. :-P

28 de marzo de 2007, 16:08  
Blogger Gilmar Ayala said...

¿Por qué fue el despido? Increíble va la historia de Escenas de un casting y ya estoy impaciente que llegues a agosto y septiembre...

28 de marzo de 2007, 21:47  
Anonymous Yolanda said...

jo, jo, jo...

La pregunta de Gilmar te pasa por hablar de ciertas cosas en público, xDDDD

Suerte, maejtro!

P.D.: Me he reído muuuusho...

28 de marzo de 2007, 23:53  
Blogger Juanma said...

Gilmar:

Bueno, cosas que pasan. La vida...

:-P

Abrazos.

29 de marzo de 2007, 10:06  
Blogger Juanma said...

Yolanda:

Ejque a veces la libertad de expresión termina teniendo consecuencias negativas. XDDDDD

Espérate a que llegue a nuestro ex compi de piso de los boixos nois. Un highlight en la historia del piso, sin duda.

B777s. :-******

29 de marzo de 2007, 10:08  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home