sábado, 12 de marzo de 2011

Bienvenida, señora OTAN


Pues sí, tal día como hoy se cumplen veinticinco años del referéndum de la OTAN, el de la pregunta ambigua y abstrusa. Acostumbrados a efemérides como el trigésimo aniversario del 23-F, nunca viene mal conmemorar esas ocasiones en las que nos la meten dobladísima, a pesar de los "OTAN, de entrada no" con los que ganas elecciones por mayoría absoluta y acabas utilizando la televisión pública para censurar las críticas. Qué demócrata todo.



Pues eso. No nos olvidemos. Hoy hace veinticinco años que nos hicieron una pregunta estúpida digna de los hermanos Marx para quedarnos como estábamos, y encima poder decir que era lo que habíamos votado. El caso es que estas cosas hay que conmemorarlas. O, por lo menos, no olvidarlas.

Yo era muy jovencito, quince años y pico, pero ya me iba enterando de las cosas. Si bien el 23-F supuso para mí la toma de conciencia de que existía una cosa llamada política, y que podía afectarnos para bien y para mal, el referéndum de la OTAN me inculcó (y creo que no solo a mí) una conciencia política muy concreta que ya estaba latente (tanto mis padres como mis hermanos eran y son de izquierdas) y que solo necesitaba un detonante para manifestarse y, a medio plazo, llevarme a la militancia activa, aunque eso fue durante los dos primeros años de universidad, y bastante de refilón.

Seguro que nadie lleva al cine o la tele este curioso y contradictorio episodio de la historia no tan reciente de España; como mucho, algún comentario suelto en la vigésima temporada de Cuéntame, y gracias. Es una pena, porque yo lo vería con muchísimo más interés que los publirreportajes sobre Felipe y Letizia o el 23-F.

Etiquetas: ,

2 Comments:

Anonymous Don Quijote de Bolonia said...

Bueno, Juanma, ten en cuenta que muchos ni siquiera saben hoy día lo que es la OTAN o tienen conciencia política, podría irnos peor...

PD. Por cierto, creo que es mi paisano, Sabina, el que le hace los coros a Krahe ¿o me equivoco?

16 de marzo de 2011, 9:08  
Blogger Juanma said...

Eso también. No te puedes quejar de algo que ni sabes que existe. Bueno, sí que puedes, de hecho es bastante habitual, pero yo ya me entiendo.

En efecto, el sonido es del disco en directo de Joaquín Sabina y Viceversa de 1986, en el que Javier Krahe aparecía como artista invitado. Cuando emitieron el concierto en TVE en 1986, fue la única canción que no se emitió, con lo que le cayeron bastantes hostias al gobierno, ya que el "olvido" fue bastante llamativo, dada la letra de la canción.

16 de marzo de 2011, 9:15  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home