lunes, 10 de enero de 2011

¡Nos copian!

Frikitecaris actualiza hoy con una entrada de mi cosecha. Aunque estamos en invierno, el buen tiempo invita a solazar la vista con cuerpos serranos como los que se muestran en ella. Al fin y al cabo, este blog se llama Pornografía Emocional, por lo que no deja de estar justificado este despliegue de jóvenes semidesnudos, buenorros y de buen ver posando para calendarios; además, qué coño, me mola que lleguen al blog buscando "calendario de tíos buenorros" y similares. 
La noticia no deja de tener su coña: ¡una marca de ropa interior engaña a una biblioteca universitaria para realizar una sesión fotográfica de modelos en paños menores, y encima los usuarios van y se quejan! Son gente rara, estos estadounidenses.
Por lo demás, aquí andamos, de bajona, con las (relativas) vacaciones convertidas en un recuerdo ya lejano, y reintegrándome poco a poco en la rutina diaria. Mi visita de hoy al dentista ha confirmado que mi pieza número 24 es poco menos que mutante. Cualquier día actualizo con mis aventuras en el dentista, que sé que es una temática que os encanta de manera especial

----------------------------------------




Está clarísimo que Frikitecaris marca tendencias. O eso o, directamente, nos copian. Total, como nuestro calendario de 2011 está sujeto a licencia Creative Commons, deben de partir de la base de que no nos vamos a chivar a CEDRO, la SGAE ni VEGAP (instituciones todas ellas a las que no pagamos ni un euro, todo sea dicho), pero lo cierto es que en la parte inferior de esta página se puede leer un "© Todos los derechos reservados. Frikitecaris" que digo yo que no permite albergar muchas dudas con respecto a la autoría intelectual de este vuestro blog favorito del mundo bibliotecario, archivero y documentalista.  
¿A cuento de qué viene esta parrafada? Pues a lo ya apuntado: o bien marcamos tendencias o bien nos están copiando de mala manera. ¿O acaso no es una muestra viva y coleante de espíritu frikitecario el acudir a hacer como que estudias a la biblioteca de la Facultad de Derecho de la Universidad de Brooklyn y encontrarte con la siguiente estampa? Nada menos que una sesión fotográfica para un calendario de cenutriousuarios en paños menores. ¡Y plantando el calzado encima de los manuales de..., de...! Bueno, no se lee desde aquí. Pues eso. Que Dewey nos asista...
Mucho más significativo que el hecho de que una empresa de lencería haya reparado por fin en la utilidad social de las bibliotecas es el clamor popular que la sesión fotográfica de marras levantó entre usuarios, directivos y bibliotecarios, en un alarde de unanimidad que resulta de agradecer, aunque desde este blog hacemos votos para que se prodigue cuando la ocasión merezca realmente la pena.
"Es intolerable. Yo trabajo en esos ordenadores todos los días", se queja una estudiante al New York Post. 
Lo cual, convendréis conmigo, da que pensar, y mucho, acerca de cómo dejaron los modelos esos ordenadores después de la sesión... y qué hicieron (o no hicieron) para que una usuaria se queje en esos términos.
Ah, vale, ahora lo pillo. 
El decano Michael Gerber va más allá y cuenta que "estamos tan sorprendidos y mortificados como vosotros por esas fotografías". A ver, sorprendidos, vale, pero ¿mortificados? Tampoco es para tanto, digo yo. ¿O tal vez sí? Veamos, veamos:
"Pensé que el anuncio era repugnante para una facultad de Derecho. Es impropio que una institución donde estudiamos y trabajamos tenga gente en ropa interior", se queja Jordan Hersch, un estudiante de veintidós años que debe de ser tuno o tunante, ya que, no obstante su edad, todavía va por primer curso.
Releed las declaraciones de Jordan, por favor. ¡Se está quejando de que hay gente que lleva ropa interior! No de que vayan en paños menores, sino de que los llevan... ¿Significa eso que ninguno de los cenus ni bibliotecarios de Brooklyn lleva puestos siquiera unos humildes gayumbos de Bob Esponja o braguitas de Hello Kitty? Creo que quien está empezando a mortificarse ahora soy yo...
No hemos podido entresacar más declaraciones del New York Post, pero la prensa británica se descojona que da gusto con la noticia de marras.
Pero ¡un momento! ¿Qué tiene esto que ver con el calendario de Frikitecaris? En realidad, nada, porque las fotos picantes se quedaron fuera del montaje final (a lo mejor las sacamos en el making of), pero sí indica que alguien se ha inspirado libremente en esta otra entrada de Frikitecaris, aunque la sangre que embadurnaba a los cenus del videoclip de Deftones no permita ver la ropita interior de los susodichos, que seguramente sea de la marca Diesel.

Más preocupante, y esto ya demuestra plagio a mala leche, es esta viñeta de El Periódico de Catalunya, en la que alguien se inspira con demasiada fidelidad en el chico del calendario del mes de junio. Comparad, comparad:


Yo no digo ná. Las fotos hablan por sí solas. Luego, claro, uno lee declaraciones como las de Paul Holdengraber y todavía hay quien se sorprende de que acto seguido monten un happening en una biblioteca neoyorquina.
¿Qué será lo próximo? ¿En qué acabará esta cadena de plagios de nuestro calendario? A estas alturas, ya casi me espero cualquier cosa...

(Frikitecaris jura por Dewey que ningún facehugger ni conjunto de lencería para cenus han sufrido daño alguno durante la elaboración de esta entrada.)

Etiquetas: , ,

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home