miércoles, 10 de mayo de 2006

Pornografía ilustradora

El número 43 de Gigamesh está a puntito de salir de imprenta; pero si queréis estar informados sobre sus contenidos, mejor os suscribís a la lista de correos gigamesh@yahoogroups.com (o curioseáis en http://es.groups.yahoo.com/group/gigamesh/, como prefiráis), donde en su momento publicaremos el comunicado de prensa relativo al próximo servicio de novedades. Que se pondrá a la venta durante el mes de mayo.
Bueeenooo, vaaaleee, os puedo dar un pequeño adelanto de los contenidos del Giga 43, puesto que ya los he comentado en la lista de correos. Será un número potente, potente de verdad.
Para abrir boca, el premio James Tiptree, Jr. de 1998: "Agenesia congénita de la ideación sexual, por K. N. Sirsi y Sandra Botkin", de Raphael Carter. Está escrito a la manera de un ensayo ficticio sobre la genagnosia, una supuesta variante de la prosopagnosia (incapacidad de reconocer rostros) que implica el no reconocimiento de los atributos sexuales. Los doctores Sirsi y Botkin muestran su estupor cuando el cuarenta por ciento de sus pacientes les responden sin dudar que Arnold Schwarzenegger es una mujer. En el trasfondo de este relato late una idea: las diferenciaciones sexuales son lo de menos a la hora de reconocer a las personas. Si profundizamos más aún, nos encontramos con que el propio autor es andrógino, en cuyo caso podemos leer esta deliciosa historia en clave transrealista, y por tanto le podremos sacar más enjundia. Un aviso para los lectores muy versados en el género: el magnífico relato de Ted Chiang "¿Te gusta lo que ves? (Un documental)" es cuatro años posterior al de Raphael Carter. Por si acaso alguien (que no padezca de prosopagnosia temática) jugara a sacarles parecidos.
A continuación viene un ensayo muy interesante, pese a su brevedad: "Los nuevos alienígenas de la ciencia ficción", de Nicola Griffith, una aproximación general al tratamiento que la cf le suele dar a las mujeres. Es una respuesta a las interrogantes que planteamos en la entradilla: ¿Hacia dónde se dirige un género que retrata con mayor verosimilitud a los extraterrestres que a las mujeres? ¿Quién tiene una mentalidad más alienígena? ¿Los marcianos, ellas o los escritores?
Después viene el que para mi gusto es el plato fuerte del número, con permiso de Raphael Carter: "En Grupo", de Robert Silverberg, una auténtica obra maestra que no entiendo cómo podía continuar inédita en castellano. Es la historia de Murray, y el amor imposible que le profesa a Kay. Disfruta de buen sexo con ella, pero ambos forman parte de un Grupo, una relación de sexo virtual con doce miembros, en la que queda muy claro que todo el placer debe ser compartido por el grupo y no hay lugar para las relaciones de pareja «tradicionales». Cualquier cosa que añada, aparte de que lo considero lo mejor del número y uno de los mejores contenidos que han aparecido en Gigamesh desde que la dirijo, seguramente aparezca desarrollada y explicada de una manera mucho más elocuente en el ensayo que sigue al cuento de Silverberg: "Reflexiones sobre el sexo virtual en grupo y la inseguridad masculina: 'En Grupo', de Robert Silverberg", de Pere Gallardo. El director del departamento de Filología Anglogermánica de la Universidad Rovira Virgili de Tarragona publicó este relato en Foundation, la mejor revista de ensayo sobre género fantástico que se edita en inglés.
Tras él va un ensayo potente, extraído del Cambridge Companion to Science Fiction, uno de los libros de referencia básicos de los últimos años: "Ciencia ficción y teoría queer", de Wendy Pearson. Tal vez resulte demasiado académico en algunos pasajes, pero traza un magnífico panorama de la teoría queer y de la historia del género analizada desde esa perspectiva. Me encanta el énfasis que hace en "El mundo bien perdido", de Theodore Sturgeon, uno de mis relatos favoritos de mi autor de relatos favorito, quien con esta historia se adelantó prácticamente cuarenta años a la libertad con que se tratan las cuestiones sexuales en las publicaciones del género.
Con "El ansia: Avatares de una noble vampira en Manhattan", de David G. Panadero y Jesús Fernández, se abre un mini apartado sobre literatura vampírica. Es un estudio sobre la novela de Whitley Strieber y la película de Tony Scott, pero también sobre la música gótica de los primeros años ochenta.
"El útero de la noche", de Lawrence Schimel y Billie Sue Mosiman, es un relato de vampiros con una variante más que enfermiza: la vampira que llega a un motel especializado en acoger criaturas de la noche está en avanzado estado de gestación, con lo que la sexualidad que emana de la siempre morbosa figura del vampiro está dotada de matices... eh... más morbosos, si cabe. A título personal, me hacía mucha ilusíón publicar algún relato de Lawrence, buen amigo del equipo de la editorial. Y la ilustración de Alfredo Esteban Arroyo es genial, aunque contiene un spoiler de la hostia. Algún día le dedicaré una entrada a Alfredo. Prometido.
Cierran la primera parte de la revista dos ensayos de Francisco J. Ortiz: "La última lamia: Vida, pasión y muerte de Erzsébet Báthory, la Condesa Sangrienta" y "Una hermosa desesperación: Sexo y dolor, a propósito de Hellraiser, de Clive Barker". Ambas tienen un origen común: estaban destinadas a ser las reseñas de Ella, Drácula, de Javier García Sánchez, y Hellraiser, de Clive Barker, respectivamente, pero tanto Fran como yo vimos que la cosa daba bastante más de sí y que merecían ser ampliadas a la extensión de los ensayos.
A continuación, el hit parade de la crítica, las reseñas, reseñas breves, listados de títulos más vendidos en la librería Gigamesh y listado de novedades editoriales en la librería.
Como digo, es un número potente, y estoy bastante contento con el resultado. Además, el número supone un pequeño salto cualitativo dentro del esquema de la revista: a partir de ahora contamos con corrección de estilo de Natalia Cervera y Antonio Rivas Gorinkai, con lo que el proceso de corrección de Gigamesh revista sigue el mismo camino que los libros de Ediciones Gigamesh. Es un paso más en el proceso de profesionalización de la revista, y creo que se notará.
Con todo, y este es el motivo por el que he escrito esta entrada (aparte del autobombo puro y duro, por si alguien tuviera dudas), la anécdota más interesante relativa a este número de Gigamesh es el origen de su portada, que en realidad es tanto como decir el origen de todo el número.
Me explico.
Las portadas de Gigamesh se le suelen encargar a nuestros ilustradores habituales según una pautas generales, aunque a veces son ellos quienes nos las ofrecen. También pueden ser bocetos descartados de portadas para nuestra colección de libros; pero lo habitual es que se trate de encargos.
Así, la portada del número 35 era un boceto de la ilustración de cubierta de Ciudad maldita, de Arkadi y Borís Strugatsky, obra de Juan Miguel Aguilera. Aunque la ilustración que finalmente apareció en la revista era más bonita y lucida, la que definitiva respetaba mejor el espíritu del libro, por lo que desechamos la primera y la reservamos para la revista. A raíz de aquello urdimos un número especial sobre literatura fantástica europea.
La portada del número 36 era delicada: era el primer número de la nueva etapa, con formato libro y aumento de tirada y distribución en librerías generales. Por tanto, se trataba de un número que requería una cubierta vistosa y espectacular. Al ser el primer número de la nueva etapa, queríamos que funcionara como tarjeta de presentación de la editorial, con lo que los contenidos eran más autopromocionales que de costumbre. Por este motivo jugamos con los bocetos que Juan Miguel Aguilera estaba realizando para los cuentos completos de Fredric Brown. La idea de un ratoncito jugueteando entre la cabeza de un robot zumbado tenía que ver con el relato "Mitkey cabalga de nuevo", pero también con el título del primero de los volúmenes de que constaban los cuentos completos de Brown: Ven y enloquece. Al final, desechamos esa idea para centrarnos en la visión de un perturbado mental, pero la desarrollamos en la portada de la revista.
La portada del número 37 fue un detallazo de Enrique Corominas, una ilustración basada en su historia Dontar (Ed. Recerca); de hecho, el castillo de la portada es la ilustración del interior de portada de su libro. Para no desentonar de aquella ilustración, armamos un número dedicado fundamentalmente a la fantasía, con el magnífico relato de Kelly Link "Viajes con la Reina de las Nieves" como punto culminante.
El número 38 era un número sin un hilo conductor definido, uno de esos «porque nos da la gana» que nos marcamos de vez en cuando, aunque tiraba más hacia el género negro que hacia la ciencia ficción. Contábamos con una ilustración muy resultona de Juanmi Aguilera, que sin embargo tuvimos muerta de risa cerca de dos años. Esto se nota en el «No War» pintarrajeado en el helicóptero derribado: es una referencia a la guerra de Iraq. Aparece un tanto descontextualizado, debido a la fecha en que apareció publicado. No obstante, para mí fue un número interesante, y contiene otro de los grandes relatos que han aparecido conmigo de director: "Tratando de conocerte", de David Marusek.
El 39 era un especial Philip K. Dick. Teníamos acumulado bastante material sobre Dick, necesitábamos un número de la revista que estuviera a la altura de nuestra fama de papanatas dickianos y además habíamos contratado tres títulos del autor, el primero de los cuales iba a ser La pistola de rayos. Todo nos llevaba hacia una portada dickiana. La ilustración de cubierta es el primer esbozo de La pistola de rayos. Aunque la composición es exactamente la misma, hay diferencias notables entre la revista y el libro, sobre todo porque cuando editamos la revista aún no teníamos claro que queríamos que el propio Dick fuese el protagonista de las ilustraciones de cubierta de sus libros. Salimos ganando con el cambio, aunque la portada de Juanmi Aguilera es resultona y a mí me hace mucha gracia. Además, el número quedó cojonudo de principio a fin, desde esa rayadura de Michael Bishop, "Tomate errante", que convierte a Philip K. Dick en un tomate del tamaño de un planeta, hasta la bibliografía comentada por Juan Carlos Planells.
El siguiente número era el especial George R. R. Martin y queríamos cuidarlo sobremanera. De hecho, es el único ejemplar de Gigamesh que ha habido que reeditar. Iba a coincidir con la edición de Tormenta de espadas y sabíamos que funcionaría bien, aunque no de la manera en que lo iba a hacer. Aparte de su valor comercial, los contenidos de este Giga son excepcionales, no sólo por los relatos ("El hombre con forma de pera" y "Las canciones perdidas de Lare Dorr") como por los ensayos de Cristina Macía y Corominas y, sobre todo, por la deliciosa conferencia de Martin, "El corazón de un niño pequeño", que es otro de esos contenidos que me enorgullezco de haber hecho aparecer en Gigamesh. Enrique Corominas estaba trabajando en el portafolio de ilustraciones de personajes que aparece en el interior de la revista y nos presentó una imagen de un Jon Nieve «diferente», más oscuro y tenebroso, que jugaba con un wargo que algunos aficionados a Canción de hielo y fuego se han empeñado en identificar con un pony. Nos la quedamos inmediatamente. Tal vez no sea muy fiel al verdadero Jon Nieve, pero es hermosa como ilustración. Muy hermosa.
Para el número 41 nos arriesgamos. Quería una ilustración de Alejandro Terán, así que nos pusimos en contacto. Alejandro es tremendamente intuitivo: sabe interpretar un texto a la perfección, de ahí que sea el ilustrador de moda y actualmente trabaje para Bibliópolis, Grupo Editorial AJEC y nuestra serie de libros de terror. Me traía entre manos un número muy moderniki, con relatos de Pat Cadigan, Bruce Sterling, Valerio Evangelisti y Paul Park, y un ensayo sobre eXistenZ. La única nota discordante tal vez fuera el fenomenal ensayo de Lorenzo Luengo sobre La fuerza de su mirada, de Tim Powers, pero quería sacarlo en la revista lo antes posible, para que coincidiera con la edición del libro. Así pues, quería una portada en la que se reflejara que el futuro descrito por la ciencia ficción ya está aquí, que vivimos en ese futuro, inmersos en una sociedad audiovisual sujeta a cambios, y que la ciencia ficción de esta realidad en la que vivimos veinte minutos en el futuro es una ciencia ficción comprometida ideológicamente, aunque la estética también resulte fundamental. El mejor reflejo de este futuro es el relato de Bruce Sterling, "No opinamos lo mismo", otro de los contenidos sobresalientes que han aparecido en Gigamesh desde que la estoy dirigiendo. Le comenté esto a Alejandro, y él se descolgó con mi portada favorita de la tercera época de Gigamesh. Una verdadera obra maestra. Este hombre es telépata. Como dice Alejo: «Es tan bueno que debería estar prohibido».
Para el número 42 no hubo que darle muchas vueltas: íbamos a sacar "Duelo", de Richard Matheson, el relato (¡inédito en castellano hasta que lo editamos en Gigamesh!) en el que se basa El diablo sobre ruedas, de Steven Spielberg. Una ilustración basada en ese relato era la única ilustración de cubierta posible, así que le encargamos una a Juanmi Aguilera, quien, como de costumbre, cumplió con nota. Aunque mi debilidad de este número son los dos relatos de Mike Resnick (el mejor, "He tocado el cielo", otro de los contenidos que me enorgullezco de haber dado a publicar, aunque "El sumidero de la memoria" me hizo llorar de tristeza cuando lo leí por primera vez en inglés), lo lógico era ilustrar un pasaje de la pesadilla al volante que padece Mann en una carretera secundaria del Oeste americano.
Así pues, llegamos al número 43, el que debería salir de imprenta durante esta semana y va a ponerse a la venta a finales de mayo.
El caso es que hace tiempo decidimos poner en marcha una línea dedicada a la literatura de terror. Íbamos a empezar con la serie de Anita Blake, de Laurell K. Hamilton. Anita Blake es una reanimadora de cadáveres. Su trabajo resulta necesario para dirimir, por ejemplo, pleitos familiares. ¿Que alguien se muere sin haber dejado testamento y los familiares del difunto se disputan la herencia? No hay problema: Anita los reanima y les pregunta directamente a ellos. Pero no es su única fuente de ingresos. En el Saint Louis en que vive Anita, los monstruos existen, los vampiros son los dueños de los locales nocturnos y en ocasiones crean problemas... eh... disciplinarios. El vampirismo está permitido, siempre que haya consentimiento de la víctima. Cuando no lo hay, Anita entra en acción. Y, aunque es pequeñita, tiene muy mala hostia.
¿Os suena a Buffy, cazavampiros? Bueno, en realidad es más bien al revés: Laurell K. Hamilton escribió las primeras novelas de la serie antes de que Joss Whedon crease a Buffy.
Con las novelas de Anita Blake poníamos en marcha la línea de libros de terror, lo cual nos llevaba a un aspecto bastante interesante: necesitábamos un ilustrador.
Como la numeración de la colección Gigamesh Ficción no distingue el subgénero, la única manera de distinguir la temática de nuestros libros es la cubierta: si la ilustración de cubierta es de Juan Miguel Aguilera, el libro es de ciencia ficción; si es de Enrique Corominas, estamos ante un libro de fantasía. Así intentamos tener una imagen definida e inconfundible.
¿Quién iba a ilustrar nuestros libros de terror?
En principio, pensamos en Gonzalo Goytisolo. Goyti, hijo de Luis Goytisolo y amigo de Alejo, nos pareció la persona más apropiada: es pintor y está dotado del toque morboso que buscábamos para ilustrar la serie de Anita Blake, así como los otros títulos contratados por la editorial. Alejo se reunió con él y le expuso los conceptos básicos que quería para las ilustraciones: vampirismo y sexualidad desbordante. Anita Blake es un poco mojigata al principio de la serie, pero según van avanzando las novelas el tono sube progresivamente, hasta alcanzar lo pornográfico.
Un buen día nos llaman de la librería. Goytisolo ha dejado ¡tres cuadros! No tres ilustraciones, no: tres cuadros, de más de un metro. Es pintor. Lo olvidábamos.
Este cuadro es la ilustración destinada a ser la cubierta de Placeres Prohibidos, la primera novela de Anita Blake.

La miramos de arriba abajo. Nos gusta. Está bien. Peeerooo... No es la imagen que queremos para ilustrar una línea de terror dentro de una colección especializada en literatura fantástica. De modo que, con gran dolor de nuestro corazón, hay que rechazar las tres ilustraciones. Los tres cuadros. Nos ponemos en contacto con Alejandro Terán. Alejo le expone la filosofía de la serie de Anita Blake, y en cuestión de semanas tenemos las cubiertas de los tres primeros Anita.

Le pagamos a Goytisolo la tarifa para originales rechazados, que es la mitad de la tarifa normal de la editorial. Y la tarifa de las cubiertas de una revista es la mitad de la tarifa de una cubierta de libro. No obstante, había un cuadro que nos gustaba. Era una pena desecharlo sin más. Así pues, Alejo llegó a una conclusión: si la tarifa de los originales rechazados es la mitad de tarifa de los aceptados, y la tarifa de las cubiertas de la revista es la mitad de la de los libros, entonces ya teníamos una portada de revista... ¡y además estaba pagada!

Un día, llego a la oficina y me encuentro con una nota en un margen de la impresión del cuadro de Goytisolo, ya montada como portada de la revista:

Habría que sacar algo relacionado con esta portada. ¿Contenidos?

Una vez repuesto del susto, me puse a trabajar en ello. Era la primera vez que teníamos que confeccionar el sumario de la revista a partir de una ilustración. Jean Ray trabajaba de una manera parecida cuando escribía las novelas de Harry Dickson: la editorial le enseñaba las portadas ya montadas, con su título y su ilustración, y el autor «sólo» tenía que escribir su novela policíaca. Y cuanto más rápido, mejor, claro.

La idea inicial era confeccionar un Gigamesh especial vampiros; en primer lugar, para que su aparición coincidiera con la de Placeres Prohibidos; en segundo lugar, porque no solemos editar muchos contenidos relacionados con el género de terror, y este número era una buena ocasión para agruparlos en un número monográfico. No obstante, según avanzaba la fase de búsqueda de material, nos fue apeteciendo explotar el lado más «sexual» de los vampiros; en concreto, su ambigüedad. La conexión con la teoría queer se nos hizo evidente. Los vampiros son el máximo exponente que ha dado el género fantástico al abordar sexualidades «alternativas», pero no son el único. Hay un premio, el James Tiptre, Jr., que está produciendo algunas de las mejores obras de la ciencia ficción reciente, dedicado específicamente a propiciar el entendimiento entre sexos. La temática gay, lesbiana, transexual y bisexual está ganando terreno en la ciencia ficción, la fantasía y el terror. De buenas a primeras, nos encontramos con que estábamos preparando un Gigamesh dedicado al sexo y la literatura fantástica, pero desde una perspectiva madura y académica.

También aprovechamos para publicar algún material pendiente de edición, como el relato de Silverberg y el ensayo sobre el mismo, que eran los restos de un número especial que al final no pudo concretarse. Alejo y Juanma Barranquero hablaban maravillas del relato de Raphael Carter: lo leí y me decidí a publicarlo en Gigamesh. Llevábamos tiempo queriendo pedirle un relato a Lawrence Schimel: era la ocasión más propicia para ello.

Así que, meses después, este número de la revista está a punto de salir de imprenta, y en cuestión de semanas lo tendréis a vuestro alcance. Vosotros decidís si soy un exagerado y mis comentarios son simple pasión de director (al fin y al cabo, sólo por la manera tan original en que fue concebido ya es uno de mis favoritos) o si el realmente se trata de uno de los mejores Gigamesh. Sea como sea, una cosa es segura: no os va a dejar indiferentes.

26 Comments:

Anonymous Dalla said...

Prime!!!!


¿Y la portada es originalmente un cuadro? ¿de qué dimensiones? porque debe impresionar lo suyo...Y no sé por qué, se me ha venido a la mente el "Billy Budd, sailor", supongo que por el tema 'queer'...

Besos

11 de mayo de 2006, 11:35  
Blogger Juanma said...

Pues sí, es un cuadro. Del tamaño exacto no me acuerdo, pero podía ser fácilmente de 1,50 X 1 metros. Era grandecito.
El toque queer es premeditado, así que a lo mejor las alusiones a marineros apuestos eran intencionadas.
Besooooos. :-*****

11 de mayo de 2006, 11:51  
Blogger Juanma said...

Pos nos acaban de traer un ejemplar de muestra de la imprenta. La impresión es cojonuda y los colores quedan vivísimos. Mola.
:-)))

11 de mayo de 2006, 12:43  
Anonymous Arturo Villarrubia said...

http://www.photogaleria.com/autores/alvaro_villarrubia/

11 de mayo de 2006, 14:33  
Blogger Juanma said...

Guau. Vaya family de artistas. :-)
Porfa, avísame cuando exponga o le publiquen algo, que me acaba de fidelizar. :-)
A tu hermano José lo sigo más a menudo, por aquello del contacto con Alan Moore, pero Álvaro ha sido todo un descubrimiento.
Abrazos.

11 de mayo de 2006, 15:24  
Blogger Julián Díez said...

La verdad es que el próximo número también tiene una pinta excelente. Empezando por ese cuento inédito, y al parecer importante, de Silverberg... en fin, ¿qúé más añadir?

11 de mayo de 2006, 17:16  
Blogger Juanma said...

A ti en concreto, yo diría que el de Silverberg te va a flipar.
Y ya te digo, hoy nos ha llegado un ejemplar de prueba y creo que es el mejor impreso de los últimos Gigas.
Aunque ya le hemos pillado dos erratas, pero de las relativamente leves. En fin, ya se sabe: el famoso corolario de la ley de Murphy según el cual cuando te llega un libro de imprenta, la cantada más gorda está justo en la primera página por la que lo abres.
Pues así a bote pronto, calculo que a finales de la semana que viene los enviamos por correos.
Abrazos enormes.

11 de mayo de 2006, 17:47  
Blogger Nacho said...

No, si la revista está cogiendo un rumbo co jo nu do. De hecho los dos últimos números que habéis sacado son de lo más potentes. La pena es que los ensayos... yo sigo pidiendo un esfuerzo adicional de hemeneutica, en busca de mateial como el que se publicaba en los primeros quince números de la revista. Claro, no sé si existen. Pero junto a los relatos que estáis publicando sacáis algo del pelo de "Xenogénesis", "El emperador de todas las cosas" o "Los motivos de vergüenza de la cf" y el orgasmo intelectual es demoledor :D

11 de mayo de 2006, 18:26  
Blogger Juanma said...

Uf, es que superar esos ensayos está chunguillo... Pero le tenemos echado el ojo a un par que, como consigamos los derechos... Y hasta aquí puedo leer. ;-P
Abrazos.

11 de mayo de 2006, 19:23  
Blogger J.Fidel said...

A ver si se termina de animar Alejo en sacar una colección de Ensayos Literarios :)

11 de mayo de 2006, 22:23  
Anonymous Arturo Villarrubia said...

Alvaro publica con regularidad en el Mundo ( la foto de Maria Magadalena), en Man, en Shangai y en otros muchos sitios. Su libro "Crash" tiene prologo de Alejandro Amenabar.

http://www.tfeditores.com/libros_ficha.cfm?id=197

Lo mejor que está haciendo mi hermano José es "Batman year 100" con el gran Paul Pope (El..batmovil..más ...molón..de...todos los tiempos) pero está nominado al Eisner por su trabajo en Desolation Jones con J.H.Williams ( con quien ya colaboró ne Promethea).

Pero no acaba hay la cosa.
Ahora Marvel esta sacando una serie de x-men que se llaman Deadly Genesis donde aparece el tercero de los hermanos Summers...
Aqui viene el tercero de los hermanos Villarrubia fotografos

http://www.musac.org.es/index.php?ref=11500

11 de mayo de 2006, 23:42  
Anonymous Arturo Villarrubia said...

Alvaro publica con regularidad en el Mundo ( la foto de Maria Magadalena), en Man, en Shangai y en otros muchos sitios. Su libro "Crash" tiene prologo de Alejandro Amenabar.

http://www.tfeditores.com/libros_ficha.cfm?id=197

Lo mejor que está haciendo mi hermano José es "Batman year 100" con el gran Paul Pope (El..batmovil..más ...molón..de...todos los tiempos) pero está nominado al Eisner por su trabajo en Desolation Jones con J.H.Williams ( con quien ya colaboró ne Promethea).

Pero no acaba hay la cosa.
Ahora Marvel esta sacando una serie de x-men que se llaman Deadly Genesis donde aparece el tercero de los hermanos Summers...
Aqui viene el tercero de los hermanos Villarrubia fotografos

http://www.musac.org.es/index.php?ref=11500

11 de mayo de 2006, 23:42  
Blogger Juanma said...

Fidel: Que sí, que en el segundo semestre del año vamos a sacar los dos primeros títulos de la colección de ensayos.
:-)
Abrazotes. :-)

12 de mayo de 2006, 9:54  
Blogger Juanma said...

Arturo: Joooo, vaya familiaaaa. :-)
Me gustaría ver esas fotos de boxeadores. Y es un notición la candidatura al Eisner de José.
Abrazotes.

12 de mayo de 2006, 9:58  
Blogger Juanma said...

Bueno, esta tarde nos han llegado las revistas a la editorial, así que entre el lunes y el martes los ejemplares para suscriptores, colaboradores y prensa deberían estar volando hacia sus destinos.
Stay tuned! :-)
Abrazos, y muy buen finde.

12 de mayo de 2006, 19:51  
Blogger J.Fidel said...

Juanma me has alegrado el dia, esperaré impaciente esa nueva colección de ensayos.

12 de mayo de 2006, 20:06  
Anonymous Pily B. said...

¡Joder, qué pinta tiene! Yo ya estoy que me muerdo las uñas.

Por cierto, el relato de la concepción de dicho Giga es LA LECHE. Me ha enganchado exactamente igual que si ya se tratara de un relato de vampíros supersexiiiiis. ;-P

13 de mayo de 2006, 0:59  
Blogger Juanma said...

Pily: Pues si te ha encantado el relato de la gestación del número, la revista te va a encantar. Te tengo en la lista de envíos de prensa. ;-)
Besooooooos. :-******

13 de mayo de 2006, 11:51  
Anonymous Pily B. said...

GUAYYYYYYYYYYYYYY!! Qué ganaaaaaaaas. ;-)

Besillos y recupérate de esa lumbalgia. :-(

14 de mayo de 2006, 19:11  
Blogger Juanma said...

Graciaaaaaaaaaaaas. Ya va mucho mejor. El ibuprofeno es mano de santo, sí.
Besillosssssss.
:-**********

15 de mayo de 2006, 0:33  
Anonymous John Space said...

Señor mío, como suscriptor de Gigamesh que soy, protesto por esa portada. ¿Cómo quiere que lea en el metro una revista con una portada así, con lo matxo y lo txulo que soy?

15 de mayo de 2006, 18:42  
Blogger Juanma said...

Jo, inventamos el concepto de revista friki metrosexual y los lectores nos lo rechazan...
XDDDDDDD

16 de mayo de 2006, 11:38  
Anonymous Manu said...

Ke a mí no me engañas, bribón, esa portada es para atraer a las lectoras femeninas. ¿Desde cuándo los scifrikis han sido metrosexuales o han estado de tan buen ver? Snif, me temo que nunca.

18 de mayo de 2006, 10:43  
Blogger Juanma said...

Eso, tú déjame sin coartadas.
XDDDDDDDDDD
La verdad es que ya voy echando de menos una portada con tía buena macizorra. La última fue la del número... eh... 34.
Abrazotes.

18 de mayo de 2006, 11:30  
Anonymous Dalla said...

A que saco mi guadaña castramachistas... ;-p

25 de mayo de 2006, 12:44  
Blogger Juanma said...

No me impresionas... Yo soy más rápido...
XDDDDDDDDD
Besooooos. :-*******

25 de mayo de 2006, 13:13  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home