jueves, 8 de septiembre de 2011

Versiones bizarras, el blog

Dicho y hecho: me acabo de abrir otro blog, Versiones bizarras, al que podéis acceder pulsando sobre este enlace.
La cosa no requiere mayor explicación: desde que tengo cuenta de Facebook cuelgo versiones bizarras de vez en cuando y, me guste o no, es lo que más gracia suele hacer a los lectores, así que he llegado a la conclusión de que una red social se les queda pequeñita, y necesitan un medio más ambicioso y, sobre todo, que me permita añadir mucho más texto que un simple enlace de Facebook. Primero, este blog; después, ya veremos.
Copio y pego la primera entrada, la de declaración de intenciones y tal:
------------------

Allá por 2008 me abrí una cuenta de Facebook. Por aquel entonces yo era un friqui enganchado a la ciencia ficción cuya carrera profesional había transcurrido en el ámbito editorial; en concreto, especializadas en literatura fantástica, y acababa de hacerme autónomo. En los casi cuatro años que han transcurrido desde entonces he conseguido ganarme las alubias como corrector de estilo, autor de informes de lectura para editoriales y agencias literarias, y moderador de foros de internet.

No obstante, la afición por la música siempre ocupó un lugar importante en mi corazoncito. Me crié en una familia de melómanos, y con diez años ya había escuchado casi todas las discografías de Rolling Stones,  The Doors, Nino Bravo o Leif Garrett, dependiendo del hermano, hermana o progenitor que estuviera al mando del tocadiscos, el casete o la radio. Los años universitarios, en el gozne entre las décadas de 1980 y 1990, me llevaron a frecuentar tugurios malasañeros y conciertos míticos de Los Enemigos (a uno de cuyos miembros me unen lazos familiares) o Siniestro Total. De ahí pasé a las discotecas jevis del Madrid de la época (Canciller o Sukursal), los macroconciertos de relumbrón y... Bueno, y ahí se acabó la cosa, porque a mediados de década desaparecí de circulación, primero para estudiar unas oposiciones y, después, por motivos médicos. Cuando regresé al mundo de los vivos, me mudé a otra ciudad, comencé a frecuentar festivales musicales en plan Primavera Sound, discotecas en plan Razzmatazz y mis gustos derivaron hacia el indie más gafapasta.

Hoy en día estoy muy mayor y miro demasiado por la pela, de modo que no frecuento conciertos. Tampoco tengo sitio para almacenar más cedés. La amiga Sinde me cerraría el blog si reconociera cómo me he buscado la música durante estos años, así que podemos resumirl a parte confesable en cuatro fuentes principales: prensa musical, blogs musicales, YouTube y Spotify.

Y mi cuenta de Facebook, claro está.

Como dije, me abrí cuenta en Facebook allá por 2008 y, pese a todos mis intentos por hacer autobombo laboral y exhibicionismo personal, no tardé en descubrir que las actualizaciones más exitosas eran las que agrupaba bajo epígrafe de 'versiones bizarras'; es decir, versiones, generalmente desquiciadas, de grandes éxitos musicales de ayer y de hoy. Los Hermanos Calatrava deconstruyendo a David Bowie, sí, pero también Johnny Cash mejorando una canción casi inmejorable de los Nine Inch Nails o, por hablar del último bombazo al respecto, Jeff Tweedy haciendo buenos a los Black Eyed Peas.

Todo esto comenzó hace casi cuatro años, y llevo más de tres diciendo que debería inmortalizarlo en un medio algo más perecedero que una cuenta restringida de una red social. Un blog, por ejemplo. Me pasé años diseñando todas las pijaditas que quería añadir a ese blog, pero tuve que capitular ante la realidad: soy un puñetero negado con la informática. Así pues, hago lo que suelo hacer en estos casos: abro el blog a las bravas, sin florituras de ningún tipo, sin veinte o treinta entradas ya redactadas para asegurarme la periodicidad, y ya irá creciendo con el tiempo, e iré actualizando cuando pueda. De momento he hecho lo más difícil: abrir el blog. Lo que ocurra a partir de ahora es impredecible, y depende de vosotros.
Nos leemos por aquí.
------------------
De propina va la primera entrada propiamente dicha, en la que, por supuesto, me hago eco de la versión que Jeff Tweedy ha hecho de un par de temas de Black Eyed Peas. El recitado de "My Humps" es inenarrable.

Allí nos leemos. Y aquí, claro, faltaría más.

Etiquetas: , , , ,

2 Comments:

Anonymous Carneiro said...

Una gran idea. El bizarrismo sin complejos
Pero hasta que pongas el clásico del Príncipe Gitano cantando a Elvis no estará completa ;-)

9 de septiembre de 2011, 10:18  
Blogger Juanma said...

¡Eso es lo fácil! Al Príncipe Gitano hay que sacarlo cantando una de los Beatles. ;-)

Será por atrocidades bizarras... :-D

9 de septiembre de 2011, 16:52  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home