lunes, 7 de enero de 2008

Montañas de basura

Valga el homenaje a la grandísima canción de Los Planetas (¿alguna vez he dicho que Una semana en el motor de un autobús es uno de mis discos fetiche?) para ofreceros tres fotos que he sacado en el metro de Madrid durante mis vacaciones navideñas. La calidad es tan nefasta como de costumbre, habida cuenta de que se trata de fotografías sacadas con la cámara del móvil. Sé que podría ir por la vida con alguna cámara digital de chorrocientos megapíxeles, pero no sería lo mismo, quedaría menos espontáneo.
El caso es que la recién desconvocada huelga de limpieza en el metro de Madrid ha servido para demostrar que, a pesar de los esfuerzos denodados de las empresas barcelonesas del sector, el transporte público en Madrid sólo está un puntito por encima del de Barcelona.
Paseo por una de mis estaciones de metro habituales, la de la línea 4 en Goya, y me encuentro con esta estampa:
La composición no deja lugar a dudas. Estamos ante un altar, consagrado a los Caprichos y los Desastres de la Guerra, y el altar consiste en una ofrenda de mierda y desechos que, no obstante la crudeza con que se han empleado los huelguistas (en uno de esos casos de sobrarse tres pueblos que consiguen el efecto opuesto al deseado: que el viandante se cabree aún más con los huelguistas y empatice con la patronal), se topa con un prurito de civismo por parte de los usuarios del Metro. Por algún extraño motivo, la mierda sólo se alinea junto a la pared y en las desbordadas papeleras, y respeta el andén propiamente dicho, tal vez por temor a que se repitan las escenas de usuarios resbalando en las taquillas y dando con sus huesos en el suelo repleto de aceite que habían vertido algunos piquetes.
Aquí no hay nada de eso. El andén está todo lo limpio que puede estar un andén que sufre una huelga de casi dos semanas (en el momento en que tomé la foto), y la basura, convertida en un ente orgánico, trepa al encuentro del arte, de los aguafuertes de Francisco de Goya y (con el panorama de la huelga de limpieza, más bien poco) Lucientes.
El sueño de la razón produce monstruos, parecen estar pensando las botellas de agua mineral y de yogur líquido, deseosas de mezclarse con Goya, en una especie de happening que las redima de su condición de desechos sociales y las convierta en Arte, del que se expone en los museos de arte contemporáneo, en las exposiciones sufragadas con el mismo dinero público que le escatima fondos y beneficios sociales a los empleados de limpieza del metro madrileño. Triste paradoja: los doscientos kilómetros de la red madrileña de metro se convierten en una inmensa obra de arte, erigida de la misma manera que un montaje de vanguardia, de los que se pueden encontrar en el centro del Conde Duque. ¿Arte? ¿Engaño? ¿Postmodernidad? ¿Epidemia?
Con todo, el anticlímax llega en mi verdadera parada de metro, Lista. Voy a quedar a cenar con Antonio y Amparo, hacia Arturo Soria, y me encuentro con la siguiente escena en la vía:
Puedo entender que las latas y botellas se amontonen en las papeleras, pero lo que ya no concibo es que un paraguas con las varillas rotas acabe en la vía. Es un acto claramente premeditado. El saqueo inevitable después de unos disturbios: se han abierto las puertas de la Bastilla, o los arsenales populares, o la sede del Gobierno recién destituido, y la gente sale alegremente a destrozar todo lo que pueda pillar. Más como si fuera un episodio de Los Simpsons, de esos en los que un detonante estúpido provoca dos o tres minutos de destrucción masiva, que un documental histórico.
Veo el andén hecho una mierda, y por tanto tiro mi paraguas.
Apenas un metro a la izquierda, había un jersey blanco, también arrojado a la vía. No pude sacarle la preceptiva foto, porque mi convoy llegaba.
A esto se le llama la teoría de las Ventanas Rotas. Si todo está en orden, la gente está tranquila. Si hay ventanas rotas, se produce la sensación de deterioro, de todo vale, y entonces se da rienda suelta al pillaje.
El Madrid subterráneo ha sido efecto de la teoría de las Ventanas Rotas. Veo mierda en el suelo, y por tanto tiro mi mierda a la vía.
Pero no todo está perdido. Me queda el consuelo de lo que he visto en Goya, en ese remedo de obra de arte improvisado: la gente arrojaba la basura hacia la pared, y respetaba el andén.
¿Con cuál de las dos versiones de mis paisanos me quedaré cuando regrese a Barcelona?
Con las dos, sin duda. Cara y cruz. Somos capaces de lo mejor y de lo peor.
Entretanto, bajo al metro de mi Madrid natal, pese a que me había prometido que durante estas vacaciones sólo me desplazaría en autobús (la realidad se impone: es mucho más rápido), y no puedo evitar tararear, una y otra vez, la canción de Los Planetas, único resumen que se me ocurre para esa aventura de desplazarse entre la mierda. Aunque J está hablando de otra cosa, parece, por momentos, que acaba de llegar a su parada habitual y, pese a que no se termina de decidir, consigue reunir las fuerzas necesarias para pagar el billete y adentrarse en la red de metro, dispuesto a encontrarse con lo que Dios le quiera ofrecer:

En montañas de basura,
en montañas de basura,
en montañas de basura,
en montañas de basura.

Ningún beso de cordura,
ningún beso de cordura,
ningún beso de cordura,
ningún beso de...
Dios me tendrá que proteger.
¿Qué va a pasarme en esta vez?

¿Qué va a pasar si me entrego y no funciona?
¿Qué va a pasar si me tiro al barro ahora y sale mal?

¿Qué va a pasar si no puedo soportarlo?
¿Qué va a pasar si decido dar el paso y sale mal?
Aguantaré, podré escapar, podré volver.
Mi vida va a ser mejor de lo que fue.
¿Qué va a pasar si no lo es?

Dios me tendrá que proteger.
¿Qué va a pasar si no lo es?
Dios me tendrá que proteger.
¿Qué va a pasar si no lo es?

Etiquetas: , , ,

11 Comments:

OpenID kotinussa said...

Cuando veía las imágenes de la huelga en los telediarios de estos días me preguntaba varias cosas:

1. ¿Por qué la gente, en el momento en que sale a la calle, no para de comer y de beber? ¿Es realmente necesario?

2. ¿Por qué la gente, sabiendo que hay huelga de limpieza, no es capaz de caminar con la latita en la mano unos cuantos pasos más, hasta depositarla en una papelera del exterior, donde sí sería retirada?

¿Alguien tiene una respuesta?

7 de enero de 2008, 17:49  
Anonymous Anónima de las 9:59 said...

Se nota que sólo has transitado por las líneas "pijas" de Madriz.

Yo estuve por el metro Sur y aledaños, y el suelo estaba mucho más guarro que las papeleras de tus fotos. :P

8 de enero de 2008, 10:19  
Blogger Víctor M. Ánchel said...

Nada, que he visto esto:

Nominados al Premio Minotauro V
- Ángeles de titanio de Klaus Gordonkraff (seudónimo)
- Aquamarine de Vera Parkhutik
- El libro de Nobac de Federico Fernández Giordano
- Rey Sátiro de Antonio Domínguez Leiva
- Switch in the Red de Anónima de las 9:59 (seudónimo)

...y me he dicho, voy a pasarme a felicitar... :P

8 de enero de 2008, 17:42  
Blogger Cristina said...

Juas, pues sí, vamos a tener que venir aquí a felicitar a Anónima de las 9:59h (ábrete un blog, guapaaaa!)

8 de enero de 2008, 17:45  
Blogger Juanma said...

Os habéis adelantado por minutos. Así que: ¡felicidades, Anónima!

Eso de que se abra un blog es una idea brillante. :-))))

8 de enero de 2008, 17:47  
Blogger Small Blue Thing said...

Ah, ¿no era por Los Fraguel?

8 de enero de 2008, 18:51  
Blogger Juanma said...

Oye, pues, bien mirado, también.
:-))))

9 de enero de 2008, 9:51  
Anonymous Anónima de las 9:59 said...

Uys, gracias.

Mirad, estoy flipando. Normalmente empiezo el día leyendo mis blogs favoritos.

Y hoy, más tarde que de costumbre, me he pasado por el de César, y me encuentro que alguien allí me felicita. (Ya flipo). Y luego vengo al de Juanma ¡¡y también me felicitan!! (Flipo por partida doble).

Jolines, ¿para que abrir un blog si los amigos lo hacen mejor y al final nos encontramos todos allí hechos un "batiburrillo"?

;)

Anyway, que muchas gracias a los felicitadores. Yo estoy en una nube, flotando, contenta y feliz, y en un estado de "agilipollamiento" un tanto preocupante. ;)

9 de enero de 2008, 10:16  
Blogger manu said...

¿Madrid? ¿Esa basura no es en Sicilia?

9 de enero de 2008, 10:58  
Blogger Juanma said...

No es Sicilia, es Nápoles.

11 de enero de 2008, 11:02  
Blogger Alex said...

También es un disco fetiche para mí.

Un saludo.

18 de enero de 2008, 22:46  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home