miércoles, 24 de enero de 2007

España, país de chorizos

Y no me refiero a las tramas de corrupción urbanística que últimamente nos invaden.
Hace dos fines de semana nos fuimos a Girona, a la casa de los padres de Cristina. Además de ir en plan solaz y esparcimiento, como solemos hacer cuando vamos para allá, teníamos Una Misión: hacer chorizos. Todos los años, hacia estas fechas, la familia de Cristina se dispone a fabricar embutidos. En esta ocasión, Antonia y Tomás (los padres de Cristina) se juntaron con Antonio y Julia (los tíos de Cristina). Compraron sesenta kilos de carne de cerdo, exhumaron la máquina choricera, adquirieron tripas de cerdo, y hala, a la tarea.
Antonio y Julia nos recogieron el sábado por la mañana (viven en L'Hospitalet) y nos fuimos a Girona en su coche. El viaje fue agradable, amenizado por los traqueteos de la carrocería: el coche está bastante viejo.
En cuanto llegamos a casa de los padres de Cristina pudimos ver la maquinaria que habían preparado para la fabricación de los chorizos.
Además, contábamos con sesenta kilos de carne picada. El año pasado se sumaron Ismael, primo de Cristina, y su novia Marta; este año, nosotros. Alonso, el hermano de Cristina, pasó del asunto. A mí me hacía gracia: por el toque chupi molón que nos entra a los urbanitas concienciados cuando tenemos la posibilidad de realizar un trabajo manual y ancestral, por el componente sociológico y antropológico de la tarea y, si nos dejamos de chorradas culturetas, porque la idea me apetecía y me parecía divertida, y me apunto a todo lo que implique enguarrarme las manos y hacer el cabra.
Ponernos manos a la obra nada más llegar hubiera sido un tanto brusco, de modo que nos tomamos un tentempié. Nada menos que una cazuela llena de picadillo (el chorizo antes de meterlo en la tripa), y paletilla a la parrilla, también llamada tall plà o secreto. Todo ello regado con vino, que, por supuesto, bebíamos en bota. Me ahorro adjuntaros la fotografía, para que nos os riais mucho de mí.
Una vez hubimos dado cuenta de las viandas, empezamos a trabajar.
Antonio y Antonia preparaban las tripas de cerdo, fundamentales para que los embutidos adquieran su forma. Tenemos que destacar que no salieron especialmente firmes, y varios chorizos se vieron truncados, con lo que perdimos bastante tiempo. Tanta referencia a las tripas del cerdo me recuerda un cuento cojonudo de Chuck Palahniuk, pero ese es otro tema.
Por otra parte, Julia encajaba las tripas en la boca de la máquina, para asegurarse de que no se rompieran, e ir cerrando los embutidos a medida que Tomás iba dándole a la manivela, y con ello haciendo salir la carne. El espectáculo del picadillo saliendo de la máquina a velocidades inverosímiles, para terminar aprisionado por un gigantesco condón de tripa de cerdo, adquirida ya su forma defintiva, tiene su toque entre cronenbergiano, lynchiano, ballardiano y carpetovetónico. ¡No me digáis que el megachorizo que prepara la tía Julia en esta foto no se da un aire a la criaturica que protagonizaba Cabeza borradora, o a un alien en fase de chestburster! Puro gore.
Aquí se puede ver la gigantesca tina en la que está el picadillo. Abajo se ven las tripas húmedas, antes de que Julia las aplique sobre la boca de la máquina. En este momento, Julia está atando el resultado, un híbrido bastante acojonante de chorizo y fuet. Es una fase muy delicada, porque luego hay que colgar los embutidos para dejarlos curar, y pueden romperse y caer al suelo. Y, en ese caso, el efecto, además de gore, sería bastante chungo a efectos estéticos y conceptuales.
En un momento dado, entré en la cadena productora y me puse a ayudar en el cierre de chorizos. Los efectos se verán dentro de unos meses, pero en principio parece que los chorizos de marras han quedado bastante firmes y bien atados.

Después de estar un rato atando chorizos, le di un releveo a Tomás y me puse a darle a la manivela. Es una tarea cansada, pero satisface ver cómo los choricillos van saliendo, hasta que Julia los cerraba.

No tardé en cansarme, y Cristina y yo habíamos quedado con Eva, de modo que nos largamos de la cadena de montaje y dejamos a los padres y tíos de Cristina terminar la tarea. Después de los chorizos, le llegó el turno a los fuets, y después las butifarras, ligeramente picantes: en teoría, tienen que añadirles un 4% de pimienta, pero creo que nos quedamos cortos. Muy ricas, eso sí.
Pero no todo en esta vida es carne picada entripada: también hicieron lomo adobado.
Así pues, nos fuimos al centro de Girona a dar una vueltecita, y cuando regresamos a casa de los padres de Cristina el milagro se había obrado: ya estaba todo preparado, y estaban colgando los embutidos para dejarlos curar.

Dentro de unos meses os ofreceremos en exclusiva la degustación de los primeros chorizos. Con nuestra nueva cámara digital, que nos han traído los Reyes Magos.

32 Comments:

Blogger Cristina López said...

el toque chupi molón que nos entra a los urbanitas concienciados cuando tenemos la posibilidad de realizar un trabajo manual y ancestral

Y que lo digas :pppp Por cierto, ¿¿las butifarras te parecieron poco picantes?? esto de vivir entre mexicanos te ha mutado el paladar...:p

24 de enero de 2007, 17:31  
Blogger Juanma said...

Ya te digo: no picaban nada.

Ahora bien, si les hubiéramos echado un poquito de chile verde...

O, puestos a hacer mestizaje culinario: picadillo de chorizo o butifarra con mole negro... :-P

:-*********

24 de enero de 2007, 17:35  
Blogger Cristina López said...

Ya, la nueva versión de la botifarra amb fesols...XD

24 de enero de 2007, 17:39  
Blogger Juanma said...

Pero en plan nouvel cuisine, sí. ;-)

24 de enero de 2007, 17:48  
Anonymous Anónimo said...

¿Y no has estado en una matanza del cerdo? Cerca de Cumbres de San Bartolomé (Sierra de Huelva), he tenido la oportunidad de ver y participar en unas cuantas. Espectáculo sangriento donde los haya, pero el resultado a los dos días a base de carne sobrante de la mantanza es estupendo. Hay algo que se hace que se llama prueba de nmatanza que es lo mismo que tu comiste, la carne fuertemente adoba da. Y a los dos años tienes unos jamones y paletillas ibéricas que te mueres :)

24 de enero de 2007, 20:41  
Anonymous Nk said...

¡Jo, qué envidia! ¡Y yo que no encuentro picadillo en Barcelona ni a tiros! (Bueno, conozco un sitio donde lo tienen de tapa bajo su nombre leonés, guijas, pero no es lo mismo.) Si lo sé te encargo unos kilos.

Y, pa charnegada culinaria, en mi casa hemos inventado el picadillo con alioli. Está de muerte, pero ya te advierto de que es una bomba para el estómago. Claro que siempre se puede rebajar la receta acompáñandolo de unos huevos fritos o patas al horno a la manera tradicional.

24 de enero de 2007, 21:07  
Anonymous McKenan said...

Cito:

"me apunto a todo lo que implique enguarrarme las manos y hacer el cabra."

Se me ocurren unas cuantas cosas que no son hacer chorizos, pero me abstendré de decirlas ;-)

Eso pasa por construir este tipo de frases ambiguas, que no se puede dar pie a la imaginación, que es muy peligroso.

Un saludo

24 de enero de 2007, 23:01  
Anonymous Anónimo said...

Ptsss... las fotos estan buenísimas. Creo que no me atrevería a meter las manos en esa bola de carne molida, jaja.. que bueno que alguien más los hace y yo me los como sin ver el procedimiento.
=)=)=)

25 de enero de 2007, 1:38  
Anonymous Anónima de las 9:59 said...

Juanma, ya has aprendido cómo deshacerte de un cadáver.

No te olvides nunca de estas cosas útiles para la vida cotidiana...

;-)

25 de enero de 2007, 10:22  
Anonymous Kotinussa said...

La primera vez que estuve en una matanza me pusieron delante un cubo hasta arriba de la sangre del cerdo y me dijeron que removiera sin parar. "¿Con qúe?", pregunté ingenuamente, pensando en una cuchara de palo. "Con el brazo, claro". Y ahí me tenéis, con el brazo metido en sangre hasta arriba todo el rato.

Luego llegó lo mejor, la fabricación de los embutidos y la prueba. Toda una experiencia.

25 de enero de 2007, 10:37  
Blogger Raven said...

¡Uy, manufactura choricera! :) Qué recuerdos de cuando ayudaba a mis padres en la matacía todos los años cuando era un tapón...

25 de enero de 2007, 12:24  
Anonymous arturo villarrubia said...

Yo he estado en alguna matanza y si se retransmitiesen en directo al dia siguiente habria miles de nuevos vegetarianos. a

25 de enero de 2007, 13:26  
Blogger Juanma said...

Alfonso: ¡Yo quiero ir de matanza a Huelva el próximo invierno! ¿Hay sitio para dos? :-D

25 de enero de 2007, 17:21  
Blogger Juanma said...

nk: Eso del picadillo con alioli suena genial. Lo intentaremos algún día. Si hay huevos, claro. Para freírlos, me refiero. :-P

25 de enero de 2007, 17:28  
Blogger Juanma said...

McKennan: Sí, la ambigüedad puede ser muy mala, pero mientras de rienda suelta a la imaginación, bienvenida sea...

:-)

25 de enero de 2007, 17:29  
Blogger Juanma said...

Batz: Pues tienes razón. Tenían que estar todo el rato diciéndome que hiciera el favor de no meter tanto la mano, no fuera a ser que la máquina me rebanara algunos dedos. El chorizo quedaría adulterado, no pasaría controles sanitarios, y así no habría quien se lo comiera... :-P

Pero todo es practicar. Es divertido.

Eso sí, es más divertido comérselo. :-)))))))

25 de enero de 2007, 17:31  
Blogger Juanma said...

Anónima: No me des ideeeeeaaaaaas, no vaya a ser que luego se me ocurra ponerlas en prácticaaaaa. XDDDDD

25 de enero de 2007, 17:33  
Blogger Juanma said...

Kotinussa: Sí, lo importante es no pensar que estás jugando con las entrañas de algo que un día tuvo forma y nombre. Si consigues abstraerte de ese hecho, todo consiste en tener permiso durante un día para enguarrarte hasta las cejas, que nadie te diga nada y encima pasártelo bomba. ¡Es perfecto! :-))))

25 de enero de 2007, 17:35  
Blogger Juanma said...

Raven: ¡Postea sobre eso, porfa! No dejes que sea el único. :-)

25 de enero de 2007, 17:38  
Blogger Juanma said...

Arturo: Pues también es verdad. Pero sigo queriendo ir a alguna.

25 de enero de 2007, 17:44  
Anonymous Yolanda said...

Je! Se me han adelantado con lo de la matanza :-)

No hace falta que te vayas de Catalunya, Juanma, que aquí también la practicamos aunque sea ilegal y es una experiencia para vivir... una vez. Al menos por lo que a mi respecta el chillido del pobre bicho me quitó las ganas de repetir. Es brutal. Exagerao la impresión que da de pura agonía, claro.

En fin, todo lo que viene luego está muy bien. :-)

25 de enero de 2007, 19:08  
Anonymous arturo villarrubia said...

Supongo que mientras no sea la mantanza ... de Texas todo ira bien :P
Yo te recomiendo que vayas antes y conozcas un poco al cerdo, que veas como reconoce a las personas que lo alimentan y lo crian y así podras apreciar sus chillidos de dolor y miedo cuando esas personas lo matan.
Otra experiencia interesante es pasar la tarde con cazadores y ver un grupo de conejos agonizantes desangrandose sobre un mantel de plastico.

26 de enero de 2007, 0:12  
Anonymous manu o.e.g.c. said...

Sin comentarios a la foto de las manos ensangrentadas y la de Juanma "carapillín".

El pasado lunes en CSI NY salían acuchillando a un cerdo rip para comprobar filo de cuchillos. Al verlo, especialmente con el impetú con el que se aplicaban, querido Juanma, no pude evitar decirle a Mila que ese me parecía un excelente ejercicio antiestrés. Se rió. Pero yo lo decía en serio ;-)

26 de enero de 2007, 18:36  
Blogger Juanma said...

Yolanda:
Al menos por lo que a mi respecta el chillido del pobre bicho me quitó las ganas de repetir. Es brutal. Exagerao la impresión que da de pura agonía, claro.

Arturo:
Yo te recomiendo que vayas antes y conozcas un poco al cerdo, que veas como reconoce a las personas que lo alimentan y lo crian y así podras apreciar sus chillidos de dolor y miedo cuando esas personas lo matan.

Eso es lo que me daría miedo de ir a una matanza: la parte definitivamente cruel y salvaje, la que no admite interpretaciones sociológicas ni antropológicas de salón. Es un poco lo que decía hace unos comentarios, de no querer comerme algo con forma y nombre.

Pero me sigue pareciendo una idea atractiva. Aunque sea una vez en la vida, y aunque salga asqueado, pensando que es una barbaridad y planteándome si hacerme vegetariano.

26 de enero de 2007, 23:40  
Blogger Juanma said...

Manu:
no pude evitar decirle a Mila que ese me parecía un excelente ejercicio antiestrés. Se rió. Pero yo lo decía en serio ;-)

Ahí es donde se ve a quiénes nos gustan el terror, el gore y la casquería, sí. :-))))))

26 de enero de 2007, 23:41  
Anonymous Anónimo said...

Juanma, tu expresión de felicidad con las manos ensangrentadas te delata, no lo niegues... ¿Qué has hecho, confiesa? :-o

27 de enero de 2007, 19:11  
Blogger Juanma said...

Mejor no preguntes... XDDDDDDDD

27 de enero de 2007, 21:45  
Blogger Raven said...

Gracias por su entusiasmo, sr. Santiago. Cuando pueda (es decir, cuando acabe los exámenes), escribo una entrada en mi blog.

29 de enero de 2007, 16:01  
Blogger Pily B. said...

¡Ostrás, qué fuerte! No sé si sería capaz, bueno, no lo sería, pero parece divertido...

Jo, me partía con las fotos!! Qué bueno, qué bueno.

GRACIAS por compartir experiencia, Juanmitaaaaaaaa!! ;-)

31 de enero de 2007, 13:28  
Blogger zen said...

Me quedo con la compasión:
http://lacasadeladuda.blogspot.com/2007/09/primer-rescate-abierto-en-espaa.html

29 de abril de 2008, 4:10  
Anonymous Anónimo said...

Nobles españoles...

serian tan amable de pasarme un link con tipos de chirizos y formas de hacerlos??
estoy arto interezado en la cocina española y creo poder hacerle honor.
(como se llaman esos chirizos que se comen fritos?? mmm esos me gustan mucho tambien :D )
si alguno tiene tiempo y ganas de ilustrar a un gran admirador de la comida española se lo voy a agradecer muchisimo!! :D
mi e-mail HIGHWAN@GMAIL.COM

SALUDOS Y NUNCAN PIERDAN ESAS COSTUMBRES TAN LINDAS COMO COCINAR EN FAMILIA

3 de septiembre de 2008, 23:54  
Anonymous Anónimo said...

Que recuerdos!! En mi casa (en un pueblo de Segovia)siempre hemos hecho la matanza... mis padres siguen haciendola...Yo estoy fuera y creo que es uno de los findes que mas echo de menos (siempre matan en el puente de la Inmaculada). Creo que al a;o que viene no me lo pierdo!!

2 de febrero de 2010, 13:30  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home