domingo, 22 de octubre de 2006

Por qué amo el Machiroku

Desde que vine a vivir a Barcelona, mi restaurante de referencia es el Machiroku. Completamente obligatorio. Hay otros japos, algunos impresionantes, pero el Machiroku es el mejor. Sentado en una de las poquísimas mesas, atendido casi siempre por la amabilísima Sachie (que ahora está de baja por maternidad: Álex dice que Nanani es preciosa), en el Machiroku se han gestado grandes decisiones como el cambio de formato de la revista Gigamesh, se han cimentado y tambaleado amistades, he traído a la gente a la que realmente aprecio cuando viene de visita a Barcelona y he hablado acerca de lo divino y lo humano.
Cuando Alfredo Álamo y Raquel vinieron a Barcelona, los llevamos a comer al Machiroku y, como era mediodía, tomaron estas preciosas instantáneas de algunos de los menús económicos. El menú sushi es el clásico, el ideal para iniciarse en los secretos de la comida japonesa.
No obstante, mi favorito es el salmon don. A veces me da por pedir el menú ten-don, a base de tempura; pero el salmon don es el número uno... salvo en las contadas ocasiones en que tienen ventresca de atún. Entonces hay fiesta, y Sachie, siempre tan pendiente de todo, nos avisa, como si fuera nuestro secreto.
Este es el menú ten-don. También tienen el menú unaju, a base de anguila; el teriyaki y el yakiniku.
Pero cuando vas al Machiroku de noche, termina el cómodo mundo de los menús y entra el de la carta. La fabulosa carta. Makis de pollo rebozado. Ensalada wafu. El maguro tartar, de atún: delicioso. Los makis de erizo de mar, cuando es temporada. De postre, el helado de judía roja. Sake caliente.
O el plato que probé anoche por primera vez: el sashimi de jurel. Le debo a Álex gratitud eterna por recomendármelo... y por ser capaz de sacrificarse y cederme la única pieza que quedaba.
Doy por hecho que Álex, Nuria, Montse, Pau, Kaoss y Xiana cenaron muy bien. Lo mío fue más allá.
A diferencia del maguro tartar, que se presenta sobre lecho de lechuga, en el sashimi de jurel el lecho es... el propio jurel.
No tengo palabras. Ni el jurel, boquiabierto ante la devoción con que me lo ventilé.
Tengo que volver pronto, para que Cristina lo pruebe. Prometido.

21 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Juanma, que la hija de Sachei se llama, si no lo entendí mal, NanAni :) Y es tan guapa como la madre ;)

Y, por los dioses de Kóbol, ¿cómo no te iba a permitir probar semejante manjar como es el sashimi de jurel con jengibre?

Ah, y si Xiana lee esto...: ábrete un blog :D

22 de octubre de 2006, 21:51  
Blogger Alfredo Álamo said...

Mmmm, Machiroku, mmmmmmmm

23 de octubre de 2006, 0:52  
Blogger Cristina López said...

No sé si el jurel te mira boquiabierto por tu devoción o en realidad soy yo muerta de envidia ;)

23 de octubre de 2006, 11:16  
Blogger Víctor Miguel Gallardo said...

Wooh.

El sábado salimos Gabriella, Francisco y Raúl y descubrimos un nuevo "Sushi Bar" en el que ponen, de tapa (gratis) sushi, maki, pollo en teriyaki... Nos tomamos sólo una ronda, pero como conocemos a uno de los camareros, nos pusieron dos piezas de nigiri de atún a cada uno, y, de extra, un plato de dorada macerada con limón. Todo ello por 1´60 los tubos de cerveza o 1´80 los vasos de vino de Rueda (mi elección por una noche). :D

23 de octubre de 2006, 13:35  
Blogger Juanma said...

Álex: Pues mira que se me había olvidado el nombre de la hija de Sachi y seguía dándole vueltas a si se llama Naruto. Claro, haces la coña para tus adentros, y así se queda.

En cuanto a tu generosidad cediéndome el jurel: ¡Domo arigato! :-P

Hay que hacer otra quedadita, para que Cristina lo pruebe.

Lo del sábado fue extraño: es la primera vez en mucho tiempo que coincido en una cena friqui con más no blogueros que blogueros. :-P

Abrazotes. :-))))

23 de octubre de 2006, 17:54  
Blogger Juanma said...

Cristina: Igual el jurel estaba acojonado por mi voracidad, pensé luego. XDDDDDD

Besosss. :-*********

23 de octubre de 2006, 17:55  
Blogger Juanma said...

Alfredo: Yum yum. Machiroku yum yum.

:-P''''''

Víctor: Jorl, desde luego que tenemos que ira Graná un día de estos. Qué envidia dais. :-)))

Abrazotes.

23 de octubre de 2006, 17:56  
Anonymous Anónimo said...

Esto no se hace, es una crueldad. Nunca he tenido la oportunidad de ir a un japonés, que en Cádiz no los hay (aunque hay un pescado tan maravilloso que los japoneses van de visita turística al mercado).

¿Recomendarías algún japonés de Madrid? Es que en Navidad pasaré allí algunos días y me gustaría probarlo.

23 de octubre de 2006, 21:32  
Anonymous Anónima de las 9:59 said...

Para mí que lo del jurel enlaza con la entrada anterior sobre el dentista... Esa bocazaaaaAAAA.

24 de octubre de 2006, 8:59  
Anonymous Manu o el guerrillero catódico said...

¡Criminal! El pobre jurel pidiendo piedad y te lo zampas sin el menor cargo de conciencia...

24 de octubre de 2006, 9:32  
Anonymous RM said...

Kotinussa: en Chiclana han abierto uno hace unos meses y es genial (y adictivo)

Juanma, no sé por qué, me has recordado a Pedro Jorge.

24 de octubre de 2006, 10:32  
Blogger Pily B. said...

No sé, a mí estas comiditas siguen sin engancharme...

24 de octubre de 2006, 15:43  
Blogger Zapardiel said...

Argh! ese jurel está gritando de pavor, pero además yo creo que hay incluso lágrimas en su vacua mirada. Juanma, por dió santo, eres implacable, esos ojos me habrían detenido hasta a mí :-o

Japos ñam...

24 de octubre de 2006, 20:52  
Blogger Víctor Miguel Gallardo said...

Kotinussa, yo sí te voy a recomendar uno: se llama Ginza, y está en la Plaza de las Cortes, creo que en el número 2 (o sea, justo a la derecha del Congreso de los Diputados, no tiene pérdida). A mí me lo recomendó un chino de Hong Kong que tiene 3 restaurantes y un bar especializados en comida japonesa (no es coña): me dijo que era el mejor sushi de España.

Lo probé y me lo creo. Es una maravilla. Y de precio no anda demasiado mal. El sashimi variado especial es... uf. Tienen también un udon rico en fibra excelente (mejor que el normal, con eso lo digo todo). En fin, que es un sitio imprescindible, igual que un restaurante hindú que hay cerca de Callao (no me acuerdo del nombre... mecachis...).

Y que el 666 (saludos, Santi; saludos, Pily). :) (Sí, Santi, nunca me canso de echártelo en cara).

25 de octubre de 2006, 4:22  
Anonymous Manu o el guerrillero catódico said...

Diosss. ¿En qué puede recordar Juanma a Pedro Jorge? Cristina, vigílalo, que esto empieza a ponerse espinoso (y si no que se lo digan a San Jurel, Mártir).

25 de octubre de 2006, 9:25  
Blogger Cristina López said...

Ay, Manu!!! que nos convierten a nuestro Juanmita en PJorge por obra y gracia de San Jurel, Mártir!!!!!
Cuando Juanma empiece a hacer posts de 50 palabras, será el momento de tomar medidas. Al menor síntoma, avisad...

25 de octubre de 2006, 10:06  
Blogger Juanma said...

Kotinussa, Víctor y todos los demás: Está claro: cuando hagamos una convención de blogueros friquis, iremos a cenar al Ginza. :-)))

25 de octubre de 2006, 16:46  
Blogger Juanma said...

Anónima: Pues mira, la verdad es que sí que hay cierto hilo conductor...

Qué jurel, madre mía. :-)

Besoos. :-*****

25 de octubre de 2006, 16:47  
Blogger Juanma said...

Rafa, Manu y Cristina: No temáis, la extensión de las anotaciones del blog no corre el menor peligro. Cincuenta palabras no son ni una frase para mí.

:-P

25 de octubre de 2006, 16:48  
Blogger Juanma said...

Zapardiel: un sashimi es un sashimi. No hay tregua ni compasión. Como decían los Golpes Bajos:

No mires a los ojos de los jureles,
me dan miedo,
siempre mienten...

Besooos. :-*****

25 de octubre de 2006, 16:50  
Anonymous Anónimo said...

YO TE RECOMIENDO EN MADRID EL 19 SUSHIBAR EN GRAN VIA (SALUD N19)EL MEJOR DE MADRID,SUSHI ,SASHIMI,CARNE DE KOBE,IMPRESCINDIBLE.

7 de noviembre de 2006, 1:52  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home