jueves, 5 de diciembre de 2013

La noche más larga

Hace dos años, más o menos a esta hora, todo estaba claro, y lo único que podíamos hacer era sentarnos al pie de tu cama y esperar. Fue una noche extraña pero bonita, intensa pero tranquila, la más triste y de las más amenas. Y te fuiste al despuntar el alba, como diez meses después habría de hacerlo él. Por lo menos, te pude ver. Sé que no me veías durante los tres últimos días y esa interminable última noche, ni entendías que era yo quien te acariciaba, te cogía de la mano o te daba besitos en la frente, pero siempre me quedará la duda razonable de si sentías esa presencia, si de alguna manera me reconocías, si aquello aplacaba el dolor o te ofrecía algún consuelo. Hace dos años, más o menos a esta hora, nada estaba claro.

Etiquetas: , ,

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home