viernes, 11 de septiembre de 2009

Botellón feroz

Julián Díez publicó el otro día una reflexión muy interesante el hilo de los recientes disturbios protagonizados por hordas de pijos botelloneros en el municipio con la renta per cápita más elevada de España. Lo podéis leer en su blog de Cinco Días (que algún día enlazaré, cuando me meta a fondo con el rediseño de Pornografía Emocional) y, sinceramente, no se me ocurre qué añadir.
Bueno, sí: puedo añadir dos fragmentos de la novelita corta de Ballard que cita en su ensayo, y que os he recomendado encarecidamente en este mismo blog y, antes, en la página web de Bibliópolis.

... no se rebelaron contra el odio y la crueldad. Se rebelaron justamente contra lo opuesto. Contra un despotismo de bondad. Mataron para liberarse de una tiranía de amor y de cuidados.
(Pág. 84)



... Incapaces de responder a las emociones de las personas cercanas, asfixiados bajo un manto de elogios y estímulos, estaban atrapados para siempre dentro de un universo perfecto. En una sociedad totalmente cuerda, la locura es la única libertad.
(Pág. 116)

... ¿Volverán a atacar los chicos? Por lo que veo, su blanco especial es ahora todo tipo de autoridad y las figuras paternas. Así que el régimen de bondad y cariño fundado con las mejores intenciones en Pangbourne Village y que ha provocado innumerables imitaciones en las urbanizaciones exclusivas del sur de Inglaterra, por no hablar de Europa Occidental y Estados Unidos, ha alumbrado a hijos vengativos y los ha enviado a ddesafiar al mundo que los amaba.
(Págs. 140-141)

Etiquetas: , , , ,

4 Comments:

Blogger Javier Esteban said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

12 de septiembre de 2009, 15:45  
Blogger Javier Esteban said...

Pero la voz de Ballard, fallecido este mismo año tras dejar tras de sí una obra monumental y memorable, me recuerda que la solución para que no se produzcan hechos así pasa por (...) ofrecerles expectativas y retos que vayan más allá de emborracharse cada fin de semana; por ejemplo, tener horizontes en los que su buen o mal comportamiento se vea premiado con un buen puesto de trabajo, una casa en propiedad etcétera.

Para mí que alguien no se ha leído 'Rascacielos'.

12 de septiembre de 2009, 15:47  
Blogger Raven said...

Al vivir por decisión propia en una burbuja informativa y enterarme de esta clase de cosas en diferido a través de las páginas de Internet que leo todos los días, no he seguido elc aso muy de cerca. Pero cuanto más aprendo de ello, más me doy cuenta que esas masas de botelloneros atacando a la comisaría me recuerdan cada vez más a esos grupos de hooligans de clase media que se ceñían la Cruz de San Jorge para dar palizas a inmigrantes en Kingdom Come (me niego a usar la horrible traducción de Minotauro). Cuanto más tiempo pasa, más cuenta nos damos de que Ballard era un profeta.

13 de septiembre de 2009, 2:45  
Blogger Juanma said...

Cierto: Kingdom Come es otro referente bastante claro. Ese centro comercial daba bastante miedo, y podría haber sido perfectamente uno de Pozuelo, Majadahonda o Boadilla.

13 de septiembre de 2009, 11:52  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home