jueves, 15 de noviembre de 2018

"Y estoy aquí, aquí para quererte", bolsilibro publicado por Cazador de Ratas

Si os digo que todavía no me habían publicado ningún libro, seguro que no me creéis. Sí, he publicado en muchos libros, y en algunos de ellos mi nombre figura en la portada, pero eran trabajos colectivos o libros en colaboración. También he hecho de redactor puro y duro en trabajos en los que mi nombre solo figuraba en los créditos. Pero lo que es un libro con mi nombre en cubierta y firmado solo por mí, pues no. Este es el primero.


Se titula Y estoy aquí, aquí para quererte, aparece en Cazador de Ratas, en la colección Bolsilibro, y en origen era un relato que la editora de Cazador, Carmen Moreno, me encargó para una antología temática de terror basada en canciones de Rocío Jurado y Raphael. El título de la antología, que aparece de manera simultánea a este bolsilibro y a Yo soy aquel, el bolsilibro de Alicia Pérez Gil, es EspañaPunk, y viene a incidir en un hecho doblemente punk: por un lado, la terminación que últimamente se le pone a todos los subgéneros fantásticos, y por otro, la constatación de que tanto Rocío Jurado como Raphael son lo más punk que se ha hecho en España, con permiso, claro está, de La Polla Records, Eskorbuto, La Banda Trapera del Río, Kortatu, Manolo Kabezabolo y Lola Flores.






¿De qué trata esta novela corta? Pues sí, de canciones de Raphael ("Yo soy aquel", como sagazmente habréis adivinado algunos) y de Rocío Jurado ("Ese hombre", sobre todo). La premisa básica (y no hago spoilers, ya que es un leitmotiv que se repite unas cuantas veces en el texto) es que el sujeto acosador y tóxico de "Yo soy aquel" de Raphael es en realidad el "Ese hombre" de Rocío Jurado. Todo esto, ejem ejem, contado en veinte mil palabras, la extensión de una novela corta, cuando en realidad las bases especificaban que la longitud máxima debía ser menos de la tercera parte, apenas seis mil palabras. Entregué fuera de plazo y extensión y, en vez de mandarme a freír espárragos, Carmen consideró oportuno editar el relato en forma de bolsilibro, detalle por el que siempre le estaré agradecido. A Alicia Pérez Gil le sucedió algo parecido con Yo soy aquel. Total, que lo que iba a ser una sola antología, levemente conectada con Retrofuturo, en cuyo sumario también aparecí, ha devenido en poco menos que en una minicolección, tal vez un subgénero. Tanto mejor: más ruido haremos.


Los textos de contra son estos:


¿Cómo podían imaginar Miguel y Manuel que aquellos rituales celebrados bajo el cielo del África colonial iban a convertirlos, respectivamente, en el espíritu de dos canciones y en un arribista sin escrúpulos dispuesto a depredar la Barcelona tardofranquista? Cincuenta años después, Miguel trata de saldar cuentas con Manuel y la esposa de este, Anna Magdalena, pero el paso del tiempo, un ángel negro, un extraño manuscrito y los dioses de la canción ligera lo han cambiado todo...

Esta novela corta que tú ves aquí es una reflexión sobre la creatividad, la venganza, el desamor, la identidad y las renuncias, narrada con la intensidad de una canción de Raphael o de Rocío Jurado.

La novela trata de más cosas, pero este es un resumen bastante aproximado. Para hacerlo todo más interactivo, tengo en YouTube una lista de reproducción con las canciones relevantes para la trama, no solo de Raphael y Rocío Jurado.

Mención aparte merece la tremendísima ilustración de Mariana Palova. Ha merecido la pena publicar este libro solo por ese portadón.

Me hace mucha ilusión que este sea mi primer libro. Espero que os guste.

(Atención: ¡spoiler!)