lunes, 22 de noviembre de 2010

Elecciones catalanas 2010: (II) Pornografía electoral

El pasado jueves traté de analizar la campaña electoral catalana en función de la propaganda electoral que hemos ido recibiendo durante estos días. Había de todo, aunque en general primaban los despropósitos (véase ERC y UPyD). No obstante, el nivel medio de la propaganda electoral se puede calificar de correcto, con picos ocasionales de originalidad (los billetes de 3.000 euros de Solidaritat Catalana), diseño exquisito (el primero de los tres --ya les vale, en tiempos de crisis-- folletos del PP), claridad expositiva (el folleto del PSC y, sobre todo, el de ICV) y capacidad de síntesis (el decálogo de CiU). 
Todos sabemos que nadie lee los folletos y que la propaganda electoral apenas influye en el sentido del voto final, pero resulta innegable que parece existir cierta correlación entre la claridad de ideas y las expectativas electorales, y que la propaganda electoral es un buen indicador de cuán en serio parecen tomarse los diferentes partidos políticos sus posibilidades, independientemente de cómo les vaya en las urnas el 28-N.  
Resumiendo mucho, CiU van de sobrados, SI está llamando a las puertas del cielo, ERC y PSC saben que van de cabeza al desastre, el PP está jugando a demasiadas bandas y trata de rebañar votos en alguna de ellas, ICV están orgullosos y tratan de transmitirlo, C's son conscientes de que no han sido flor de una legislatura (y, por lo tanto, se preparan para ello), PxC trata de pescar en río revuelto, el Partit Pirata se limita a calentar motores (y, si le va bien, puede que la líe en las municipales de mayo), la CORI está aprovechando ese filón electoral y mediático que podría ser Carmen de Mairena, Montse Nebrera hace marketing de guerrilla para que alguien sepa que existe, y Reagrupament parece sumido en la apatía de quien sabe que no debió haber dejado pasar el tren de Laporta. Si extrapolamos estas actitudes vitales a los resultados previsibles de las elecciones, lo más probable es que suban los que mejor han sabido transmitir su ilusión (CiU, C's y SI), se desplomen los que han hecho una campaña autista (PSC, ERC y Reagrupament) y suceda cualquier cosa a los que han ido de otra cosa (ICV, PP y PxC)
Por supuesto, este análisis es válido si la participación no es ni muy alta ni muy baja: por encima del sesenta por ciento repercutirá en favor de PSC y ERC (que serán los más afectados por la abstención) y por debajo del cincuenta por ciento favorecerá a los partidos pequeños a los que las encuestas no asignan representación parlamentaria aunque la pueden tocar con la punta de los dedos (PxC en Barcelona, Reagrupament en Lleida, o C's en Tarragona).

CiU se saben ganadores, su único enemigo real es la soberbia, Artur Mas está que se sale y la única duda estriba en saber cuán cerca se quedarán de la mayoría absoluta. 
El PSC parece consciente del final de un ciclo, y se debate entre la obligación de dar protagonismo al presidente Montilla (que para eso es el president en ejercicio) y la subasta a la desesperada de promesas electorales irrealizables, para evitar un batacazo histórico; Montilla es un dead man walking, y todos en el partido lo saben. La duda, a fecha de hoy, estriba en conocer las dimensiones del castañazo (o si éste se puede evitar, con una participación electoral en torno al 60 por 100); a partir del lunes, todo se reducirá a saber quién sucede a José Montilla. ¿Bienvenida, señora Tura?
ERC parece haber elegido las dos peores armas posibles para competir en un espacio en el que SI amenaza con comérselos crudos: renegar de los siete años de tripartit y centrar su propaganda electoral en la independencia, sin que todo lo demás, que es mucho, parezca existir. 
Por su parte, SI lanza una campaña que parece pedir a gritos una intervención militar de la OTAN pero que, desde luego, es mucho más vistosa e ilusionante que la de ERC... y, desde luego, transmite más ilusión, cosa que no se puede decir de la propaganda electoral de un Reagrupament que no sabe muy bien cómo encajar su pieza en el puzle electoral del próximo domingo. 
El PP, mientras tanto, juega bien la baza del carisma de Alícia Sánchez Camacho (que se está confirmando como un animal político muy digno de tener en cuenta), juega mal la baza de la identificación entre España y el PP, Rajoy y Camacho, juega rematadamente bien en términos electorales la baza de la xenofobia entre los votantes del cinturón rojo de Barcelona (de modo que va a restar muchos votos a PxC) y juega rematadamente mal la baza de la búsqueda del votante centroderechista no nacionalista con un mínimo sentido de la responsabilidad (que está poniendo en bandeja a C's). 
ICV y el Partit Pirata no entran en el juego de descalificaciones y se limitan a hablar de programa, programa, programa, a veces de manera abstracta (Piratas) y a veces alardeando demasiado de los aspectos positivos de las dos últimas legislaturas (ICV), lo cual creo que les va a restar votos; en todo caso, ICV parece el único de los tres socios del tripartit que está orgulloso del legado político de éste. Y eso, como casi siempre, dice mucho en favor de su coherencia (recordemos que fue la única fuerza política que ha mantenido la coherencia en dos asuntos centrales de la última legislatura: el apoyo al Estatut y la postura con respecto a la prohibición de las corridas de toros).
La CORI juega el papel de comparsa, si esto fuera Italia o Brasil tendría asegurada su presencia en el Parlament y podríamos calificar lo de Carmen de Mairena como una sorpresa en términos electorales si no fuera por el asunto que quiero destacar en esta entrada: la trivialización de la campaña electoral, su conversión en un espectáculo rayano en el reality-show y la pornografía, el abandono casi definitivo por parte de algunos partidos políticos del contacto con la realidad, precisamente en nombre de lo que ellos interpretan como paradigma del contacto con la realidad: mejorar los resultados en las encuestas. 

Parece como si casi todos los partidos se hubieran puesto de acuerdo en escenificar, todos juntos, el peor de los males que pueden afectar a una democracia cansada: el divorcio definitivo entre la clase política y los electores. Si la abstención va a ser del cincuenta por ciento (récord histórico, en España, en cualquier proceso electoral que no sean unas europeas o un referéndum) y el voto en blanco puede irse hasta el cinco por ciento (otro récord histórico, que aseguraría la representación parlamentaria en Barcelona, Tarragona y tal vez Girona si sus votos se computaran a efectos electorales) se debe a que nos estamos distanciando de los electores. ¿Cómo acercarnos a ellos? Dándoles lo que quieren: tetas y complicidad friqui. Si sacamos tetas, nos aseguramos el voto en el cinturón rojo de Barcelona. Si ofrecemos guiños friquis, nos aseguramos el voto joven. 
En teoría. No cuentan con un contraargumento de peso: si los partidos políticos de toda la vida se rebajan al nivel de un reality-show y van de padres enrollados, buena parte de los electores que todavía se tomen en serio la política los van a tratar igual que a un reality-show o a un padre enrollado. Es decir, apagando la tele (esto es, absteniéndose), cambiando de canal (votando a otros), poniendo alguna peli o serie (voto en blanco: la oferta televisiva es tan apasionante que pongo otra cosa, aunque la tele siga encendida) o regalando la tele (saliéndose para siempre del sistema político), en el primer caso, o bien dándole una palmadita en el hombro al padre enrollado, mandándolo a la mierda, diciéndole que sí a todo mientras piensas en otra cosa y haces lo que te dé la gana, o anunciándole que no aguantas más gilipolleces y que te vas de casa, en el segundo. 
Es decir: la conversión de la política en un reality-show y del político en el patético padre enrollado que saca la camiseta de Iron Maiden para acompañarte al concierto de Limp Bizkit suele funcionar en muy determinados casos, y resultar contraproducente en muchos más. A no ser, claro está, que la finalidad declarada de este proceso sea precisamente ésa: cabrear y expulsar del sistema electoral a una parte significativa del electorado, la más crítica, que es precisamente la que hasta hace poco decidía los resultados de las elecciones, y fidelizar o incluso atraer a los sectores más acríticos y volubles, los votantes poco concienciados y más fáciles de manipular, de modo que se genere una paradoja que, por ejemplo, lleva años funcionando en Italia: el votante concienciado de toda la vida acaba arrojándose en los brazos de la abstención o los grupúsculos minoritarios, mientras que el votante que siempre ha alardeado con orgullo de no interesarse en política acaba yendo a las urnas y, en consecuencia, vota el producto que le ofrece el marketing electoral, no el que mejor programa electoral ofrece, pues resulta evidente que "nadie se lee los programas electorales", "los políticos son todos iguales" y "voy a votarlo porque es como yo, no como ellos".
Así pues, cabe entender esta campaña electoral como un anticipo de lo que nos viene encima. Campañas cada vez más vacías de contenidos. Campañas personalistas que privilegien, más que nunca, al candidato, no al partido. Campañas en las que el marketing viral se acabe imponiendo a los contenidos: ganará quien más gilipolleces consiga retuitear o menear, porque ésa será la medida del impacto de sus no-propuestas. Campañas en las que el guiño friqui se sustituya por el guiño freak, que no es lo mismo y, además, llega a más gente. Campañas en las que lo importante no sean las dos horas de mitin sino los treinta y cinco segundos que dura la conexión en directo (como muy bien explicaba el otro día Esteban González Pons). Campañas, en resumen, en las que hablar de política termine siendo contraproducente, antiestético y, en general, mal visto. 
Esta campaña electoral, vista en estos términos, no es más que una piedra de toque, y está por ver si el modelo se implanta (y perfecciona en las elecciones generales de 2012: las locales son un mundo aparte) o si, por el contrario, marca un punto de inflexión, un tocar fondo a partir del cual las cosas se encaucen y la cordura acabe regresando poco a poco a la vida política catalana y, por extensión, española. Empero, viendo la tendencia a la chabacanización de la política electoral en general, no soy optimista. De hecho, casi espero impaciente el momento en que Belén Esteban se decida a presentarse a unas elecciones: si la situación tiene que romper, que rompa ya y lo haga a lo grande, pero, por favor, que se acabe esta incertidumbre, este impasse, este sinvivir.

Lo cierto es que ya he contado todo lo que quería decir, aunque pensaba exponerlo a modo de conclusiones generales, después de reproducir algunos ejemplos de propaganda electoral chabacana. Espero sepáis perdonarme por haber empezado la casa por el tejado, aunque lo cierto es que los despropósitos que podéis ver a continuación son lo de menos, meras anécdotas ilustrativas del proceso que he descrito más arriba. 
Veamos, pues, cómo se han preparado los partidos políticos catalanes para echar unas cuantas paletadas de vivificante humus sobre sus tumbas electorales y acelerar de este modo el proceso de conversión de la política en un espectáculo posmoderno comparado con el cual las noticias de El Mundo Today o los informativos que salían en Robocop son puro neorrealismo italiano de los años cincuenta.

Por algún lugar hay que comenzar, así que lo haremos con el famoso vídeo porno de Montserrat Nebrera, cuyo partido, Alternativa de Govern, no parece que vaya a comerse un rosco, en términos electorales y por usar el símil porno del vídeo. Empero, la campaña ha conseguido situarlos en el mapa, ya que hasta ahora no se había oído hablar de ellos. Dudo que obtengan resultados destacables: sus contrincantes naturales, PP y C's, parecen demasiado consolidados. Y, qué coño, ofrecer un vídeo semiporno para anunciar a continuación que no vas a convertir la política en espectáculo es, como mínimo, una paradoja.

Lo del PP y el famoso videojuego xenófobo de Alícia Croft es como para aplicarles la Ley de Partidos; pero bueno, vistos los precedentes de Badalona, y si un folleto como el de PxC recibe subvenciones y puede llegar a cualquier hogar catalán, la verdad es que cualquier cosa vale. La explicación oficial del PP --todo fue un error de la empresa-- parece verosímil:. En efecto, la empresa desarrolladora del videojuego cometió un error de bulto: aceptar el encargo. Lo único positivo que se puede decir de la campaña del PP es que va a conseguir desactivar las expectativas electorales de PxC, por la vía de apropiarse de muchos votos que de otro modo habrían ido a parar a la formación xenófoba de Anglada. Lo negativo, que la jugada les salga demasido bien y luego tengan que satisfacer las demandas de ese electorado. No sé si me explico. 

El partido de Joan Laporta, SI, se ha apuntado un buen tanto al fichar a María Lapiedra, la actriz porno, a su campaña. En este vídeo podemos verla tendiendo puentes entre Catalunya y Madrid. Posible efecto contraproducente de la campaña de Laporta: ¿qué español que se precie de serlo querría que alguien como María Lapiedra dejara de ser española? Aunque, por otro lado, si con ello nos asegurásemos de que va a dejar de cantar himnos como éste...

Para no ser menos, el PSC contraataca con esta versión chunga de Cuando Harry encontró a Sally que en realidad se ha quedado en versión cutre de una canción de La Trinca. Justo lo que necesitaban para fidelizar el voto progre femenino (Montserrat Tura, para entendernos).
Por desgracia, no queda aquí la cosa, pues el PSC lleva ya tres jaimitadas mediáticas en lo que llevamos de campaña. La primera consistió en presentar a Montilla como un superhéroe de cómic, 
y la segunda, en este vídeo homenaje a Monty Python (Monty... Montilla... Monti... ¿Lo pillan? [Codazos y guiños, codazos y guiños.]):

Visto lo visto, el anuncio de la CORI de poner de número dos de sus listas a Carmen de Mairena ya es casi lo de menos.


ICV. No ha dado la nota y se ha limitado a hablar de política y plantear propuestas serias: por ejemplo, es la única formación política que propone solucionar la cuestión de la soberanía de Catalunya con arreglo al artículo 168 de la Constitución; es decir, a la legalidad vigente. Las encuestas auguran que es el único miembro del tripartit que no se meterá la hostia del siglo, aunque es tal vez el partido cuyos resultados se auguran más inciertos: según unas encuestas, baja entre uno y dos diputados, y según otras, se mantiene e incluso sube. Supongo que todo dependerá de la participación y, teniendo en cuenta que el margen de recuperación que le quede al PSC se producirá a costa de ICV, más bien me temo que baje un par de diputados y se quede en 10. De todos modos, mantiene un electorado fiel que pasa de gilipolleces, por lo que, en consecuencia, el equipo de campaña no se las ha dado. Inteligente decisión, aunque les cueste votos.

CiU. No ha presentado ninguna chorrada durante la campaña electoral. Curiosamente, ha subido en las encuestas y podría obtener la mayoría absoluta en las elecciones del domingo. Que cada cual lo interprete como quiera.

En resumen, que el proceso de italianización de la política catalana corre en paralelo al proceso de polonización de ésta (por el programa Polònia, se entiende), y a estas alturas no hay que descartar ningún resultado, ni siquiera la resurrección del héroe de cómic, ese Increíble (y tanto) Hombre Normal que siempre suele imponerse al Lex Luthor de turno (y, al respecto, ¿alguien ha reparado en cómo se parecen Mas y Luthor?). O eso, o el Frente Convergente Popular logra expulsar a Monti. O Carmen de Mairena consigue hacer papilla al president Montilla. Todo puede suceder. Y es que en estos casos es de aplicación esa máxima tan intelectual de que hasta el escrutinio final no hay nada decidido.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

3 Comments:

Anonymous Anónimo said...

http://www.facebook.com/notes/solidaritat-catalana-per-la-independencia/avis-important-sobre-les-mentides-i-difamacions-contra-solidaritat-catalana/168551696501336

23 de noviembre de 2010, 8:26  
Blogger Jordi said...

Caramba un buen discurso que se va al traste al darse de bruces con la realidad.......sube l aparticipacion....otra vez muchachote...tienes buena verborrea, a ver si la acompañas de algo mas.

28 de noviembre de 2010, 19:13  
Blogger Juanma said...

Bueno, pues me alegro de equivocarme. Gracias por leer el blog, y por supuesto por comentar, y nos leemos en las próximas elecciones. Saludos. :-)

28 de noviembre de 2010, 19:26  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home