lunes, 5 de noviembre de 2012

Remember, remember...

Hoy cumplirías ochenta y tres años, y tendrías un cacao emocional de tres pares de cojones, porque acabarías de enterrar a tu exmarido pero también habrías conocido a tu preciosa nieta Mireia.
Todo eso si estuvieras viva, claro.

Etiquetas: , , ,

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home