domingo, 28 de octubre de 2012

Unos que nacen, otros morirán

Dos mil quinientos años de historia de la filosofía para que, al final, todo se reduzca a un verso de Julio Iglesias.
De manera sucinta:
El 14 de octubre, a las 14.25, nació nuestra hija Mireia, con sus 3,550 kg y 51 cm a cuestas. Está creciendo bien, muy guapa y con los inevitables cólicos.
Y el 24 de octubre, a las 6.20, falleció mi padre Enrique, a los ochenta y dos años.
La noticia más feliz y una de las más tristes, prácticamente de un día para otro.

(Nota: Como hice cuando falleció mi madre, desactivo los comentarios. Muchas gracias por haceros cargo.)

Etiquetas: , , ,

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home