martes, 18 de diciembre de 2012

Hasta donde El Hematocrítico de Arte no había llegado

Reconozco que el blog del Hematocrítico de Arte es una de mis debilidades absolutas, pero lo que se dice absolutas. Si algún día me diera por actualizar los enlaces que aparecen en la columna de la derecha de este blog, sin duda lo enlazaría, junto con El Mundo Today o  la cuenta de Facebook de Versiones Bizarras. Lo que convierte al Hematocrítico de Arte en un must es esa capacidad tan brillante de descontextualizar imágenes mediante las descripciones literales y mordaces de su contenido; no deja de ser una variante de las versiones literales de videoclips que hemos sacado en este blogs, aunque trasplantadas al ámbito artístico. El Hematocrítico nos muestra cuadros clásicos (generalmente, renacentistas, aunque a veces llega hasta el realismo decimonónico) y los retitula efectuando una descripción surrealista pero literal de lo que vemos en esa imagen. Basta añadir un falso título original en traducción macarrónica (pues casi todas las obras que se nos presentan son italianas o francesas), y el festival del humor está asegurado. A nosotros, que tenemos el bagaje cultural del siglo XXI, nos corresponde interpretarlo. Si, además, contamos con el bagaje suficiente de arte e iconografía, el juego es mucho más disfrutable. Para entendernos, el Hematocrítico hace con el arte medieval y moderno lo que Les Luthiers hacen con la música clásica. Todo esto produce momentos tan desopilantes como estos:

Papá Noel regalando iglesia de Playmóbil a obispo con león 
(Il regalli per le obispi dil zoológicci)
de Carlo Crivelli

Papa jugando al minigolf durante la invasión de los ovnis de Cristo
(La pachangui interrupta per la invasioni desconccertanti),
de Masolino da Panicale


Ahora bien, siempre he echado en falta dos ejes temáticos que me encantan, pero que entiendo que al Hematocrítico se la traigan floja, dado que es su blog, tiene sus inquietudes propias y saca en él lo que quiere: el arte contemporáneo y el frikismo. Como digo, el Hematocrítico apenas visita la pintura del siglo XIX, por lo que nos faltan obras descontextualizables pero vigentes como las de Ramón Casas o las ilustraciones de clásicos literarios como Moby Dick.
Por todo ello, me ha dado por hacer no tanto una copia del Hematocrítico de Arte (misión imposible e innecesaria, ya que se trata de un blog insuperable) como tres descontextualizaciones de obras de arte o ilustraciones. Evidentemente, arrimo el ascua a mis sardinas, que en este caso son la actualidad política, la serie Juego de tronos y el título de una de las obras emblemáticas de Joaquín Sorolla. No es lo mismo que hace el Hematocrítico, ni por intenciones ni por modus operandi, pero sí es un homenaje y una coña marinera que colgué en Facebook hace unos días y que espero que os haga gracia.

Violentísimo manifestante indignado en primer plano atacando alevosamente a los agentes 
de la autoridad (El Felip Puig ho negarà tot)
de Ramón Casas.





Ejecución sumarísima de Ned Stark en un Desembarco del Rey alternativo con ambientación steampunk y cierto toque cañí a lo Danza de tinieblas, de Ramón Casas.




¡Y aún dicen que el pescado es caro! (Joaquín Sorolla, revisited).

Etiquetas: , , ,

2 Comments:

Blogger Carneiro said...

Ostris, no conocía esta web.
Un hallazgo, el hematocrito.

19 de diciembre de 2012, 14:00  
Blogger Nymeria Solo said...

No, por favor, no me hagas procrastinar más, que ya llevo perdida media mañana XD XD XD. El Hematocrítico es genial, pero a ti tampoco se te da mal ;).

21 de diciembre de 2012, 11:49  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home