jueves, 12 de enero de 2012

Obras completas (II): Una carta a Ediciones Dronte



Allá por 1985 yo era un friqui casi solitario. Leía ciencia ficción en compañía de Javier Ullán, mi compañero de clase y sin embargo amigo, asesorado por mi primo Julián, que hacía las veces de gurú y prescriptor, ya que su hermano mayor, Miguel, tenía una colección considerable de libros de género, e incluso era cliente de Alejo Cuervo y Gigamesh, que hasta no mucho antes era poco más que una parada en el Mercat de Sant Antoni.
A lo que iba. Javi me iba comentando las series de Dune, de Frank Herbert, y El Mundo del Río, de Philip Jose Farmer, y algún que otro título ocasional que iba leyendo, como ... Y mañana serán clones, de John Varley. Por mi parte, regresé del verano de 1985 (el de transición de primero a segundo de BUP) cargado de lecturas friquis, ya que había aprovechado mis vacaciones en Segur de Calafell para entrar a saco en la biblioteca de mi primo Julián. 
Teníamos la sensación de que nos faltaban lecturas. De modo que Javi y yo optamos por lo que, en aquel momento, nos pareció más razonable: solicitar consejo externo. Listas de lecturas recomendadas. Y, por algún extraño motivo que ahora mismo se nos escapa, teníamos la loca idea de que los libros más recomendables eran los que tenían premio. ¿Qué premios conocíamos? A juzgar por las contras de los libros que adquiríamos, había tres nombres que se repetían: Hugo, Nebula y Locus. Por pura lógica, la cuestión era tan fácil como hacernos con los listados de esos premios, y de ese modo obtener un arsenal de lecturas recomendadas implícitamente con el que satisfacer nuestras necesidades friquis durante una buena temporada.
Esa era la teoría, claro.
En la práctica todo fue más difícil de lo que esperábamos.
No había internet. No teníamos ni idea de que hubiera revistas, ni fanzines, ni fándom, ni movimiento asociativo, ni, en resumen, friquismo organizado en España.
¿Qué hicimos?
Colgar anuncios en el tablón del colegio.
Se descojonaron de nosotros, sobre todo el profesor de literatura, el señor Pais, que por algún momento se convirtió en mi némesis durante segundo de BUP.
Pero no pasaba nada: las series de Dune y El Mundo del Río constaban de unos cuantos libros.
No obstante, decidimos ir un paso más allá: decidimos comunicarnos con el mundo exterior.
En nuestro caso, las editoriales.
Era de cajón. Si no teníamos ni la menor idea de la existencia de aficionados, lo lógico era recurrir directamente a los dealers, a los editores. Si ellos no sabían qué premios (y, por lo tanto, libros recomendables) había, entonces no había nada que hacer.
Elaboramos una lista de editoriales, que supongo que eran Martínez Roca, Ultramar, Acervo, Dronte y Edhasa, y enviamos cartas con nuestra petición. Solo me respondió Martínez Roca, o mejor dicho, Alejo, que era el director de las colecciones Super Ficción, Super Terror y Fantasy. La carta debió de hacerle gracia, así que me respondió, me adjuntó el número 1 del fanzine Gigamesh, que estaba recién salido del horno, me suscribí, a través de un anuncio en sus páginas conocí la Asociación Antares y a sus integrantes (Julián Díez, Susana Vallejo, Héctor Ramos, José María Faraldo, Adalberto de Osma, Ignacio Romeo, Agustín Jaureguízar, Frank G. Rubio, Paco Arellano, Carlos Saiz Cidoncha y algunos más), y el resto, como se suele decir, es historia documentada.
Pero antes de todo eso habíamos recibido dos tipos de respuesta: el silencio y ¡una! carta devuelta al remitente.
La que habíamos enviado a Ediciones Dronte. Estábamos en 1985, y yo no sabía: 1) que ellos eran quienes editaban Nueva Dimensión (cuya existencia tardé unos meses en conocer) y 2) que habían cerrado el chiringuito un par de años antes.
Así pues, aquella carta devuelta al remitente me partió el corazón. Porque todavía tardé cosa de un mes en recibir la respuesta de Alejo. Durante ese mes interminable se nos comenzaron a agotar las reservas de material.
Transcribo, pues, aquella carta, tan pueril, inocente e inconexa como cabe esperar de un crío de quince años que no tiene muy claro qué es lo que está pidiendo, ni si es factible. Me enternece leerla, y me sorprende mucho más pensar que, a fin de cuentas, una carta así acabó surtiendo efecto, y poniéndome en contacto con la comunidad friqui española. Respeto la tipografía y la ortografía. No cambio ni una coma, ni pongo cursivas.



-----------------

Estimados señores:

Tengo quince años (esto es lo de menos) y desde hace casi uno me interesa la Ciencia Ficción. No me ha dado tiempo a leer gran cosa (El arma definitiva, Peregrinación a la Tierra, Pórtico, Ciberíada, Cuentos de la taberna del ciervo blanco, Fundación, Fundación e Imperio y Estoy en Puertomarte sin Hilda), pero parece más que seguro que sigo leyendo esta clase de libros por los siglos de los siglos. Por esta razón me enteré de la existencia de los premios Hugo, Nebula y otros. Pero había un problema: todavía no he visto ninguna lista completa de estos premios (un amigo mío, también interesado en la Ciencia Ficción me explicó que él intentaba confeccionar una lista de estos premios, pero en unos libros atribuían a una novela el premio Hugo de tal año y en la misma novela, pero de otra editorial decían que se lo concedieron otro año).
Aquí es donde ustedes me pueden ayudar ¿Tendrían la bondad de darme una lista de premios Hugo, Nebula y JW Campbell (o como se llame), o, en su defecto, darme o facilitame la dirección de algún lugar donde estas listas figuren? También quisiera saber cuándo se hace la entrega de esos premios (para así saber cuándo puedo enterarme).
Gracias, de todo corazón.

Juan Manuel Santiago Romero

Madrid, 23 de septiembre de 1985.

Etiquetas: , ,

5 Comments:

Blogger Cristina said...

pero parece más que seguro que sigo leyendo esta clase de libros por los siglos de los siglos.

Ay, gensanta, qué famosas últimas palabras. Con quince años y asumiendo su frikismo...

12 de enero de 2012, 16:51  
Blogger Juanma said...

No, hay cosas que no se pueden fingir: o se es o no se es. :-D

12 de enero de 2012, 16:52  
Blogger Jordi Llavoré said...

¡Pero qué ricuuuura! ;)

20 de enero de 2012, 17:50  
Anonymous Alvaro M.G said...

hoy día parece impensable no poder acceder a internet para consultar los premios. Alucinante :-)

5 de marzo de 2012, 12:33  
Anonymous Alvaro M.G. said...

hoy día parece impensable no poder acceder a internet para consultar los premios. Alucinante :-)

5 de marzo de 2012, 12:37  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home