viernes, 19 de febrero de 2010

Alonso Santiago

Anoche falleció Alonso Santiago, de lo que eufemísticamente se suele denominar "una larga y penosa enfermedad". Últimamente vivía en el Puerto de Santa María, donde hace unos días se inauguró una exposición retrospectiva sobre su obra pictórica (Sala CAI, hasta el 20 de marzo, por si vivís cerca y os apetece verla).
La vocación artística de Alonso venía de familia: su padre, don Alfonso Santiago, también fue pintor. En los últimos tiempos compaginaba su labor pictórica con la literaria: había obtenido algunos premios de relatos y publicado en recopilaciones de poemas. Y, además, tocaba muy bien la guitarra española. Era, pues, un todoterreno.
De su evolución como pintor poco puedo contar: dejo esa tarea a los críticos de arte. Sólo asistí a una exposición de sus obras, en la madrileña galería Loring, a mediados de los años ochenta. Por aquel entonces hacía poco tiempo que había decidido dejar su puesto de trabajo como restaurador en el Museo del Ejército y dedicarse a tiempo completo a su gran pasión, la pintura. Su obra es extensa y, como digo, no sé lo suficiente de ella como para analizarla y categorizarla.
Pero Alonso no se dedicó sólo a pintar cuadros. También desarrolló una fértil carrera como ilustrador. Resultan memorables sus trabajos en libros de temáticas tan dispares como la elaboración de gazpacho, la Lisboa de Fernando Pessoa o las diversas suertes del toreo. No obstante, su obra de arte definitiva en la materia, entiendo, es Teleny, de Oscar Wilde, en la edición de Valdemar. Aparte de las ilustraciones de cubierta e interiores, destacan las letras capitulares, un prodigio de erotismo, trazo firme y, si se quiere, humor.

Etiquetas: , , , ,

lunes, 15 de febrero de 2010

Biba la livertad


Pintada vista y fotografiada el sábado por la mañana en el Call de Girona. No sé qué me hace más gracia, si el hecho de que alguien se moleste en pasarle corrección ortotipográfica a una pintada callejera o el comentario del corrector (para quienes no sepan catalán: "¡Esto daña la vista, hijo!").
En cualquier caso, he aquí un ejemplo de por qué es necesaria la corrección ortotipográfica y de estilo. Como dirían en Frikitecaris: éste es el espíritu.

Etiquetas: , , ,

lunes, 1 de febrero de 2010

2009: 365 días en 24 horas

Con la presente ya son 400 entradas de Pornografía Emocional. Como la última centena apenas ha producido entradas de una calidad sobresaliente (lo más entrañable, con diferencia, el material relativo a nuestra boda friqui y nuestra no menos friqui luna de miel; lo mejor, también con diferencia, la entrada sobre mis ya superados problemillas de salud; lo más ambicioso, asimismo con gran diferencia con respecto al resto de contenidos, el ensayo sobre la ciencia ficción española en 1991, que se pudo leer nada menos que en cuatro partes), y básicamente se ha reducido a escribir necrológicas (incluso sin palabras, caso de J. G. Ballard), reaprovechar material de mi cuenta de Facebook, lanzar avisos sobre las publicaciones y premios de Xatafi y colgar informes de lectura, os eximo de la típica entrada a modo de resumen del blog, como las que tenéis aquí y aquí. El blog cumplía 100 y 200 entradas, respectivamente.
Cuando el blog cumplí 300 entradas hablé de las siempre interesantes peripecias con mis ex compañeros de piso
Pero ¿cómo celebrar la entrada número 400? Dado que el último año ha sido para mí el del descubrimiento de Spotify, creí que lo más interesante sería compartir una de mis listas de reproducción. A lo largo de 2009, y gracias a Spotify, he conseguido lo que ya consideraba imposible: estar más o menos al día de las novedades musicales, y trabajar con música buena, bonita y gratuita. No sé si 2009 ha sido un año mejor o peor que otros, pero desde luego he conseguido tener una visión de conjunto más amplia que de cinco o seis años para acá. He ido añadiendo muchas de las canciones más destacables del año, siempre según mi criterio, a una lista de reproducción que ahora comparto y que lleva el imaginativo nombre de "2009 - Canciones". La intención original era que contuviese 365 canciones, una por día, o bien que contuviese 400 canciones (tantas como entradas del blog) y durase 24 horas justas. Habría estado bien, pero no ha podido ser. En lugar de ello, os ofrezco una lista con 332 canciones de cerca de dos centenares de grupos, con una duración de casi un día. En cierto modo hago honor al título de esta entrada: 365 días, resumidos en 24 horas. Como sigo sin aclararme con Spotify, el enlace podría ser este o bien este otro. Por favor, confirmadme cuál de los dos funciona, y lo tendré en cuenta cuando vuelva a compartir listas de reproducción.
Pero Spotify no es la panacea. Faltan canciones. Faltan grupos. Sobran anuncios; en concreto, el anuncio de la versión Premium es una invitación a liarse a pegar tiros de manera indiscriminada. Así pues, me encontré con que buena parte de mis canciones favoritas de 2009 (¿un tercio?) no se podían encontrar en Spotify, en concreto las canciones nacionales. ¿Qué hacer? Pues está claro: tirar de YouTube. En esta ocasión elaboré una lista de reproducción más modesta, de 70 canciones. El número es más caprichoso, pero al final me decidí por él, dado que soy de la quinta de 1970. 70 canciones favoritas de uno del 70. Esta lista contiene joyitas que no se encuentran en Spotify, como Grizzly Bear o La Bien Querida. Si la he enlazado bien, podéis acceder a ella pinchando aquí. Si no, probad con este otro enlace:
El orden es todo lo caprichoso que puede ser, dado que se trata de una lista de reproducción personal e intransferible. He intentado que la secuencia tenga cierta lógica y coherencia, sin cambios bruscos de estilo. No obstante, si no os gusta podéis reproducir los temas de manera aleatoria. Las canciones siguen siendo igual de buenas.
¿Que os da mucha pereza pasaros veinticuatro horas seguidas oyendo una lista de Spotify, o ni siquiera tenéis cuenta? No pasa nada: la lista de YouTube es mucho más breve, y con ella tenéis diversión para una mañana completa. ¿Que no tenéis tiempo para tanta música? Tampoco pasa nada. Aquí os resumo lo que ha supuesto para mí el año 2009 en 11 canciones (que, ojo, podrían ser otras 11 completamente diferentes si escribiera esta entrada mañana, o si la hubiera escrito ayer), aunque os lo puedo explicar en dos patadas: triunfan las voces femeninas, algunos clásicos regresan a lo grande (hacía años que  Yo La Tengo, Sonic Youth, Pet Shop Boys y Dinosaur Jr. no entregaban material tan satisfactorio), otros parecen sumidos en una decadencia creativa sin vuelta atrás posible (¿damos nombres?), vuelve la década de 1980 (la mitad de los videoclips tienen una estética ochentera que tira para atrás) y las herencias musicales de Ian Curtis y Brian Wilson están más vigentes que nunca: al parecer, hace cinco años había que copiar a los Talking Heads; ahora hay que parecerse a la Joy Division y los Beach Boys.
Una advertencia: no dejéis para dentro de un mes la lista de reproducción de YouTube, ya que esta página acostumbra a retirar pronto los contenidos.











Etiquetas: , , , , , ,