martes, 1 de junio de 2010

Sugerencias para la Feria del Libro de Madrid

Interrumpo mi sequía creativa bloguera (¡doce horas sin actualizar!) para subir una (otra) entrada de autobombo. He aquí algunos de los títulos que he corregido o informado de unos meses para acá. La mayoría son novedades editoriales, de modo que os pueden servir de recomendaciones para la Feria del Libro de Madrid, que comenzó el viernes pasado y concluirá el día 13 de junio. Preparad los antihistamínicos, la mochila y la cuenta corriente, que vamos de compras al Retiro.


La música y la literatura están estrechamente relacionadas, como demuestran novelas de distinto pelaje, desde Alta fidelidad, de Nick Hornby, hasta Cosas que hacen BUM, de Kiko Amat. Sin embargo, uno echaba en falta una novela generacional patria, basada no ya en la mítica Movida madrileña (desde las biografías de Loquillo y Sabino Méndez hasta las historias de la generación Kronen) sino en lo que se está haciendo aquí y ahora. Pues bien, Dinámica de los cuerpos eléctricos, de Juan Sardá (Suma de Letras) es una seria candidata a ocupar ese nicho, el de la novela generacional de los fibers, las tribus de indies que la lían parda en festivales de verano tipo Benicàssim, van tan pasados de vueltas que se pueden tirar un día entero saltando de fiesta en fiesta por una Barcelona veraniega y espectral hasta dar con la chica de la que se han enamorado y que resulta ser una estadounidense con muchos posibles y, años después, frente al pelotón de fusila..., digooo frente al altar, se dan cuenta de que necesitan seguir siendo Peter Pan durante más tiempo y se replantean todo lo que han hecho durante los últimos años y, sobre todo, todo lo que están a punto de hacer. Juan Sardá nos ofrece un relato duro de la adolescencia pija de la zona alta de Barcelona,  el complejo de culpa y la expiación de un suicidio adolescente, pero también un retrato entrañable de un bisexual sin nombre que sólo quiere seguir a la suya y no dejarse atrapar por la madurez y la respetabilidad, sin olvidarnos de la ensalada de hostias que reparte a diestro y siniestro contra la prensa musical y su entorno; todo ello, por supuesto, con una banda sonora impecable como telón de fondo. En resumen, mucho sexo, muchas drogas y mucho trip hop. ¿Acaso hace falta algo más?


Supongamos que los personajes de la novela anteriormente citada maduran y se convierten en hombres y mujeres de bien, con todo lo que ello implica: brillantes carreras profesionales como abogados o interioristas, despachitos de lujo en la zona más cool del Ensanche barcelonés, inminencia de la menopausia o la crisis de la mediana edad, relación de amor y odio con los hijos del primer matrimonio de tu pareja, sustitución de las drogas de diseño por la ingesta compulsiva de cafés y, en fin, lo que cabe esperar en estos casos: que tu marido cincuentón te ponga los cuernos con la "vaca nueva", la veinteañera con la que sale su compañero de despacho. He aquí el punto de partida de El año de los mil cafés, de Mireia Arrate (Edebé), una novela divertida y triste a partes iguales que funciona muy bien dada la retranca y el desengaño de su narradora, Laura, quien se ve envuelta muy a su pesar en una historia de adulterio y reinvención de sí misma en un momento muy delicado de su vida. La tesis de partida (cómo una decisión unilateral de una persona puede lastrar la felicidad de todo su entorno, y deshacer varias parejas) es telón de fondo para urdir una buena novela coral y un retrato intenso de ambientes y personajes, otra visión de la Barcelona del cambio de siglo, tal vez más tranquila y "respetable" que la que nos presenta Juan Sardá, pero no menos dura e incisiva.


Una de las sorpresas más agradables con las que me he encontrado durante estos meses es La biblia del lenguaje corporal, de Judi James (Paidós). En principio no cabría esperar gran cosa de una asesora de supermodelos y jurado de El factor X, pero qué va: este libro es mucho más de lo que parece, va más allá de la psicología de andar por casa. Nos ofrece una explicación amena y documentada sobre todos los porqués de nuestros gestos y todas las utilidades prácticas de tener una buena postura y un buen lenguaje corporal (por ejemplo, para ligar o para conseguir trabajo). Eso sí, deja claro que el lenguaje corporal no es una ciencia exacta, y que cada persona es un mundo. 


Los cátaros están tan de moda que en muchas ocasiones nos olvidamos de qué fueron: gente normal que llevaba un estilo de vida diferente en una época diferente. El concepto cátaro de la espiritualidad, así como sus fuentes, nos permiten hablar de una secta, aunque los elementos que la diferencian de la ortodoxia católica son tantos y tan dispares que hay momentos en que parece que nos hallamos ante una religión que no tiene nada que ver con la fe católica. La importación de elementos orientales, el sentimiento comunal y la espiritualidad pura que profesan los cátaros son tan hijos de su tiempo como cercanos a la sensibilidad actual; de ahí el interés que ejercen sobre nosotros, más allá de las novelas de moda, el reduccionismo fácil (cátaros = buenos; papado = malos) y de las rutas turísticas. El brillantísimo Nosotros, los cátaros: prácticas y creencias de una religión exterminada, de Michel Roquebert (Crítica) viene a poner un poco de orden y, sobre todo, muchos datos muy documentados, y nos ayuda a crearnos una imagen fiel y rigurosa de lo que fueron los cátaros, bogomilos y similares, así como los motivos por los que consiguieron implantarse en un territorio tan extenso de la cristiandad medieval. Una lectura obligatoria para amantes de la historia y la religión, y un contrapunto realista a tanta novela esotérica que, a decir verdad, desvirtúa más que enaltece a los cátaros.

Dejo para el final uno de esos libros obligatorios que os harán disfrutar de verdad: Conversaciones sobre la conciencia, de Susan Blackmore y David Linden (Paidós). Blackmore es psicóloga cognitiva, amén de una de las escritoras y divulgadoras científicas más brillantes del Reino Unido. A raíz de su participación en las famosas conferencias que se celebraron en Tucson hace una década, propuso a Radio 4 de la BBC un programa de entrevistas sobre la conciencia y todas sus implicaciones. Por motivos de presupuesto el programa se canceló, y Blackmore decidió reaprovechar todo el material recopilado en un ensayo, éste, que aparece en formato de libro de entrevistas. Así pues, en este ensayo tenemos una veintena de puntos de vista de los especialistas más destacados en la materia, que nos ofrecen sus puntos de vista multidisciplinares (hay filósofos, psicólogos, neurólogos e ingenieros especializados en robótica), sus contradicciones, sus piques profesionales y, sobre todo, hablan con toda sinceridad del estado de la cuestión de uno de los temas fundamentales de la ciencia actual: ¿qué es la conciencia?, y de todas sus implicaciones: qué es la vida, dónde comienza la vida, dónde comienza la conciencia, cómo funciona el cerebro, etc. Además, Blackmore propone un debate apasionante en torno a varias preguntas comunes. La primera, si existe el libre albedrío (lo que tiene connotaciones casi religiosas, pero es el elemento clave para establecer dónde comienza la conciencia: ¿estamos predeterminados, por nuestra estructura cerebral, a tomar nuestras propias decisiones, o, por el contrario, las tomamos libremente y sin mediar impedimento físico o estructural alguno?). La segunda, qué son los qualia (o cualidades subjetivas de nuestra experiencia sensorial: ¿existe  objetivamente el color rojo o, por el contrario, es algo que nos viene dado por nuestros sentidos?). La tercera, y con diferencia la más friqui de todas, es la del zombi de los filósofos. Dicho así, ya digo, parece una frikada, pero en realidad es un asunto muy serio. La premisa es la siguiente. Si pudiéramos crear un ser (llámalo zombi, robot o cylon) que tuviera el mismo aspecto que nosotros, se comportara igual que nosotros, hablara de sus experiencias privadas igual que lo hacemos nosotros y discutiera sobre la conciencia igual que lo hacemos nosotros y fuera, en resumen, completamente indistinguible de nosotros, ¿podríamos considerarlo un ser humano o, por el contrario, no sería más que una cáscara, un envoltorio que imitara la vida, pues no tendría conciencia? En este ensayo vemos a veinte de las mejores mentes pensantes del siglo XX discutir sobre estos asuntos y otros más. Como digo, es un libro obligatorio, uno de los tesoritos ocultos del mercado editorial en este año 2010.

Etiquetas: , , , , , , , ,

2 Comments:

Blogger Cristina said...

Le tengo ganas al del Año de los mil cafés, pinta bien...

1 de junio de 2010, 10:49  
Blogger Álex Vidal said...

Pues el de la Dinámica de los cuerpos eléctricos, aparte de las reminiscencias a mi carrera, tiene pinta de ser mi libro por lo musical. Y porque, joé, tenía yo por ahí un proyecto... Bueno, siempre puedo ambientarlo en una Cerdanyola con un entorno un pelín más garrulín :D

1 de junio de 2010, 21:44  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home