viernes, 31 de julio de 2009

Momentos estelares de Facebook (8)

Lo último en friquismo: versiones literales de videoclips ("Literal Video Versions"). Gracias a Lektu por hablarme de ello. ¡Tremendo!









09 de junio a las 9:41

Etiquetas: , , ,

jueves, 30 de julio de 2009

Los jueves, informe de lectura: Mis economistas y su trastienda, de Fabián Estapé


Continúo con los informes de lectura. Estoy informando muchos libros sobre economía, con lo que recupero un poco el vicio que me inocularon durante la carrera: en Historia Moderna y Contemporánea de la Autónoma de Madrid le daban mucho peso a la economía, y eso me ha venido bien tanto para informar libros como para hacer corrección de estilo. En otra ocasión hablaré de los libros que he corregido, pero hoy toca hablar de los libros acerca de los que he realizado informes de lectura.
Este es un buen ejemplo de libro interesante pero que carece de un público definido, lo que lo hace impublicable en Círculo de Lectores. Un clarísimo "me ha encantado, pero no podéis publicarlo". ¿Por qué? Leed el informe y lo sabréis.
Eso sí, aprovecho para recomendarlo. Merece la pena.

-------------

INFORME DE LECTURA

Juan Manuel Santiago

Autor: Fabián Estapé

Título: Mis economistas y su trastienda. La historia de la economía a través de la vida privada y las anécdotas más personales de los principales economistas

Editorial: Planeta

Páginas: 509

Fecha de edición: marzo de 2009

ISBN: 978-84-08-08106-7


IMPRESIÓN GENERAL

Mis economistas y su trastienda es en cierto modo el legado ensayístico de Fabián Estapé, uno de los economistas más destacados de su generación. A través de sus textos sobre una veintena de economistas podemos comprender mejor la historia del pensamiento económico, pero también entrevemos la evolución ideológica y personal del autor, desde el asesoramiento en los planes económicos del ministro López Rodó en tiempos del franquismo hasta su afiliación a Comisiones Obreras y el PSUC, así como sus ideas económicas fuertemente keynesianas y schumpeterianas. A medio camino entre el ensayo académico, la biografía y el libro de memorias, Mis economistas y su trastienda tal vez no tenga mucho valor como libro de texto (tampoco parece que sea ésa su intención), aunque resulta muy instructivo y permite aclarar las ideas acerca de determinados aspectos del pensamiento económico. Tampoco parece un libro orientado al gran público, pese a que el estilo de Estapé es clarísimo y hace un esfuerzo encomiable para resultar comprensible y ameno.

Así pues, Mis economistas y su trastienda es un libro de ensayo demasiado especializado como para enganchar al gran público, aunque demasiado “ligero” como para satisfacer al lector entendido en asuntos de economía.

De este modo, su interés se reduce a dos aspectos.

El primero, el propio autor. Todas las apreciaciones de Estapé son acertadas y ponderadas, y de verdad se aprende economía leyendo las páginas de su libro, al tiempo que entendemos a la persona que hay detrás de los textos. Se trata de una autobiografía encubierta, sobre todo en el apartado dedicado a los premios Nobel de Economía a quienes conoció en persona.

El segundo, las biografías de los economistas acerca de los que escribe el autor. En algunos casos tenemos información demasiado superflua acerca de la vida de tal economista o de tal otro, pero hay capítulos que resultan fascinantes como lecturas por sí mismas, pero también si se dispone de conocimientos acerca de los economistas, puesto que su pensamiento económico se entiende mejor a la luz de sus vidas. En otros casos no es así.

La estructura del libro es un tanto descompensada. Algo más de la mitad del libro corresponde a fragmentos de las obras de los economistas biografiados, que tal vez se podrían haber reducido notablemente. Da la impresión de que en realidad nos hallamos ante dos libros totalmente diferentes: una serie de biografías de economistas y una antología de textos de esos economistas, sin que en ambos casos sea necesario el que una parte complemente a la otra. Dicho en otras palabras: ambas partes podrían haber funcionado muy bien por separado, pero, en el mismo libro, dan una sensación de dispersión que no ayuda a la comercialidad de este título.

Asimismo, tampoco se puede decir que el ensayo funcione como compendio de la historia del pensamiento económico, pues está muy sesgado a favor de la escuela que conduce a las obras de Keynes y Schumpeter. Por más que economistas que Milton Friedman o Vilfredo Pareto no parezcan a priori santos de la devoción de Estapé, lo cierto es que existieron, y su papel fue lo suficientemente relevante como para haber merecido al menos un breve apunte biográfico. También es verdad que sus vidas no parecen ni la mitad de interesantes que las de la mayoría de los autores estudiados por Estapé.


RESUMEN

Fabián Estapé comenta en la Advertencia previa que los libros de teoría económica al uso se detienen en las aportaciones de los economistas de renombre, y prescinden de los aspectos no científicos. Sin embargo, después de la obra de Schumpeter resulta difícil analizar la historia del pensamiento económico sin tener en cuenta las biografías de los economistas. Esto es lo que Estapé llama “análisis de la trastienda” de cada economista, y de ahí viene el título de su obra.

En el Preámbulo, Estapé desarrolla esta idea. Relaciona el pensamiento económico con la filosofía moral y otras disciplinas y ciencias sociales, al tiempo que hace hincapié en el hecho de que los economistas también tienen sus circunstancias personales, que explican sus vidas y sus obras.

A continuación, Estapé analiza las biografías de nueve economistas fundamentales, a los que llama “Mis economistas”.

De Ibn Jaldún destaca el hecho de que la historiografía anglosajona suele arrinconar a los economistas no anglosajones, y con más motivo si éstos provienen de la cultura árabe y escribieron sus obras en la Edad Media. Ibn Jaldún fue el padre de la sociología, propugnó algo parecido a la Alianza de las Civilizaciones y además elaboró una teoría de los ciclos asombrosa para su época. La desgracia es que no llegara a escribir todas las obras que había planeado, y que parte de las que sí escribió no se conserven. El libro arranca, pues, de una manera fascinante e inesperada.

Acto seguido analiza la vida y obra del fisiócrata irlandés Richard Cantillon, a quien Adam Smith consideraba el padre de la Economía. Éste separó la economía de la filosofía moral, lo que lo convierte en el primer economista teórico propiamente dicho. Estapé especula acerca de las causas de su muerte, nunca del todo aclarada.

Estapé habla de Adam Smith con auténtica inquina. No niega sus inmensos méritos como economista, pero lo presenta como un personaje gris y chocante, sin apenas mundo, que vivió una vida ridícula y llena de manías.

Con respecto a David Ricardo, Estapé consigue fascinarnos, dado el origen judío del economista británico, su riqueza y su condición económica desahogada, que hizo de sus obras algo realmente secundario para él.

De John Stuart Mill se destacan sus líos de faldas, así como lo decisiva que resultó su relación adúltera con Harriet Taylor y, posteriormente, con la hija de ésta, Helen.

Sin embargo, con quien Estapé se explaya es con Karl Marx. Estapé arremete contra los profesores izquierdistas de economía de sus años de docencia, puros revolucionarios de salón que peregrinaban al British Museum sólo para sacarse una foto en la mesa donde Marx escribió sus obras; afirma que, durante el franquismo, la profesión se dividía entre quienes peregrinaban a Londres y quienes lo hacían a Lourdes. Cómo no, Estapé destaca la relación entre Marx y Engels, pero también la misoginia del primero al haber tenido sólo hijas, mientras que todos los indicios apuntan a que sí tuvo un hijo varón con su criada, pero ilegítimo, cuya paternidad siempre negó (y, es más, le atribuyó a Engels); al descubrirse la paternidad, muerto ya Marx, una de sus hijas se suicidó.

El siguiente economista a quien analiza Estapé es su admirado John Maynard Keynes. No escatima detalles acerca de su adscripción al grupo de Bloomsbury (junto con Virginia Woolf, Ludwig Wittgenstein o E. M. Forster), así como su bisexualidad. Por último, selecciona citas de Keynes cuya vigencia se mantiene hoy en día.

Estapé continúa con el retrato de su economista más admirado, Joseph Alois Schumpeter, y traza su itinerario vital desde Viena hasta Harvard. Pasó de ser lo que llamaríamos un playboy a convertirse en el padre de la historiografía de la economía, así como el continuador más influyente del pensamiento keynesiano.

Estapé no disimula su admiración hacia John Kenneth Galbraith. Comenta sus actividades como asesor de prácticamente todos los presidentes demócratas de los Estados Unidos desde Kennedy hasta Clinton, y relata anécdotas personales acerca de las ocasiones en las que coincidieron. El tono de este capítulo, más que respetuoso, destila cariño por los cuatro costados, y se puede leer como una confesión pública de devoción hacia el economista admirado y la persona idolatrada.

El siguiente apartado de la obra se titula “Los premios Nobel que he conocido”. En él, Estapé da un repaso a la historia del premio Nobel de Economía a través de los ganadores del mismo con quienes tuvo trato profesional o personal, desde la década de 1940 hasta la actualidad. De nuevo abundan las anécdotas relacionadas con Ragnar Frisch, Paul A. Samuelson, John R. Hicks, Wassily Leontieff, Friedrich August von Hayek, James Tobin, Harry M. Markowitz y Amartya Sen.

El que tal vez sea el capítulo más interesante del libro se titula “Las economistas”, y aborda un apartado poco estudiado de la teoría económica. Vemos las vidas y obras de Jane Haldimand Marcet, Harriet Martineau, Millicent Garret Fawcett, Beatrice Potter Webb, Rosa Luxemburg, Joan Robinson y Marjorie Grice-Hutchinson (experta en historia económica de España).

El capítulo “Otras singulares trastiendas” analiza de manera somera las vidas y obras de otros economistas muy importantes: François Quesnay, Thomas Robert Malthus, Alfred Marshall, Piero Sraffa, William Stanley Jevons, Johan Gustaf Knut Wicksell, Harry Dexter White, Frank Plumpton Ramsey (un caso verdaderamente desgraciado, ya que murió con veintiséis años) y, entrando a analizar expertos españoles, Jaume Carner Romeu y Antonio Flores de Lemus.

El capítulo “Breve anecdotario” cuenta historias que no tienen cabida en los capítulos precedentes.

Por último, algo más de la mitad del libro está ocupado por una serie de Textos selectos de los economistas. Algunos son famosos incluso para el lector profano en la materia, como el apartado dedicado a la producción de alfileres en La riqueza de las naciones de Adam Smith, y otros son verdaderas joyas ocultas que resultarán toda una agradable sorpresa para los lectores espacializados en la materia: La Muqaddimah de Ibn Jaldún. Mención aparte, por su interés, merecen la conferencia de Amartya K. Sen sobre el futuro del estado del bienestar y el bosquejo histórico de la teoría económica en España, obra de Marjorie Grice-Hutchinson.


ASPECTOS POSITIVOS

El estilo. Estapé escribe realmente bien, se hace entender a la perfección, deja claros los aspectos más importantes del pensamiento económicos de los autores a quienes analiza y, al mismo tiempo, resulta muy ameno en las biografías de los mismos..

Se puede leer independientemente como biografía y como antología de textos, por lo que satisfará a los lectores interesados en ambas cosas.

Los comentarios autobiográficos de Estapé, que hacen que la obra se lea, además, como una pequeña autobiografía, con lo que gana en interés.

La amplitud de miras temáticas. No es frecuente hacer, como lo hace Estapé, un análisis de las principales mujeres economistas, ni darle el peso que le da a la historia del pensamiento económico en España, ni el estudio sobre los premios Nobel de Economía. Esos apartados, que se apartan del núcleo principal de la obra, son lo más interesante de este volumen.


ASPECTOS NEGATIVOS

La estructura. Parecen dos libros claramente diferenciados. Por un lado, las semblanzas biográficas de los economistas y, por otro, la selección de textos, demasiado extensos como para justificar su interés para un público profano.

La diferencia de interés de las diferentes biografías. Si bien las de Marx o Rosa Luxemburgo son apasionantes, la de Adam Smith, por muy anodina que fuera, incurre en comentarios personales acerca de la escasa vida privada del economista, lo que termina por cansar. Tal vez habría sido mejor no contar nada acerca de Smith.

Existe cierta descompensación en las estructuras de las biografías. Se repiten conceptos al principio y al final de cada biografía. En algunos casos se hace demasiado hincapié en la vida del autor, y apenas se esbozan las características de su pensamiento. Se echa de menos un criterio unificador más escrupuloso.


VALOR LITERARIO

8

Estapé escribe francamente bien, y su ensayo se puede considerar una obra de madurez, a la vez que una recapitulación definitiva, muy amena y disfrazada de ensayo divulgador, acerca de la vida del autor y de su relación académica y personal con el mundo del pensamiento económico.


VALOR COMERCIAL

6

El problema de Mis economistas y su trastienda es que, pese a que el nivel literario del texto es impresionante, no parece tener un público bien definido. Para el conocedor de la teoría económica sólo puede ser interesante si le interesan las anécdotas biográficas que relata Estapé, mientras que el lego en la materia puede encontrar excesivas las casi trescientas páginas de textos de los economistas reseñados en la obra. Con otro formato podría ser un buen libro introductorio para estudiantes de primeros cursos de universidad en carreras como Económicas o Historia Contemporánea, pero, con el actual formato, queda como un libro magnífico pero sin un público muy bien definido.

Etiquetas: , ,

miércoles, 29 de julio de 2009

Momentos estelares de Facebook (7)

Juanma Santiago… realiza trabajo intelectual (corregir libros) con el torso desnudo y vestido sólo con unos calzones. Mola trabajar en casa.

28 de mayo a las 13:51


(De hecho, ésta es ahora mi foto de perfil en Facebook: servidor corrige en topless.)

Etiquetas: , , , ,

martes, 28 de julio de 2009

Momentos estelares de Facebook (6)

Juanma Santiago… acaba con los falsos amigos.

22 de mayo a las 11:02


(... que estaba encontrando en una mala traducción que estaba corrigiendo.)


Juanma Santiago… trata de pensar en qué pasa por la cabeza de un traductor cuando cree que conseguirá colar "bloqueo anti-piratas" en vez de "cortafuegos", "sistema de posicionamiento global" en vez de "GPS", o "dirección del protocolo de internet" en vez de "IP". ¿Que cobrará más cuantos más caracteres entregue? Puede ser. No sería la primera vez que alguien lo intenta.

07 de junio a las 19:13


(Ya no me acuerdo, pero tal vez se tratase de la misma corrección.)

Etiquetas: , , , , ,

lunes, 27 de julio de 2009

Momentos estelares de Facebook (5)

Juanma Santiago… se descojona cuando lee críticas exacerbadas al intrusismo profesional: ha sido director de revistas sin ser periodista, documentalista sin tener la titulación, y editor y corrector de estilo sin ser filólogo. Como decía Heinlein, la especialización es para los insectos.

19 de mayo a las 8:33


(Para contextualizar esta entrada, léanse esta carta de una estudiante airada de Biblioteconomía, y esta entrada alusiva de Frikitecaris.)

Etiquetas: , , , , , ,

viernes, 24 de julio de 2009

Momentos estelares de Facebook (4)


Juanma Santiago… se llamaría "Cruz de navajas rebozadas" si fuera una canción, y Navajita Rebozá si fuera un grupo. Yum yum.


15 de mayo a las 19:35


(De hecho, hemos creado un grupo de Facebook: "Yo también adoro las navajas rebozadas del Tempura-ya". ¿Por qué? Mirad la foto de abajo...)


Etiquetas: , , ,

jueves, 23 de julio de 2009

Los jueves, informe de lectura: Salamina, de Javier Negrete


En otras entradas hemos visto ejemplos de los informes de lectura que realizo para Círculo de Lectores de un tiempo a esta parte. Ya he insistido en que la técnica del informe de lectura es diferente de la de la crítica literaria, ya que hay que destripar mucho del argumento (para hacérselo más comprensible a unos editores que dependen de tu informe para hacerse una idea lo más completa posible del título que se traen entre manos), ejercer de abogado del diablo (buscar los aspectos positivos y los negativos, puesto que publicar un libro requiere una inversión muy seria, y no se puede editar cualquier cosa) y, en resumen, dárselo muy masticadito a los editores. Nada de lucimiento para demostrar que estás a la última en cuanto a teoría literaria: los editores sólo buscan consejo acerca de si les merece la pena publicar ese título o no. Por supuesto, cuando más les cuentes acerca del escritor, más te lo van a agradecer, pues no suele ser frecuente que el autor del informe haya leído alguna obra del autor del libro con anterioridad. Es, pues, una disciplina que hay que saber diferenciar de la crítica literaria. No persigue los mismos fines. No es aplicable la misma técnica.
El ejemplo que os traigo hoy es el de una novela histórica. Al final no se ha publicado, pese a que el informe era razonablemente favorable. Una lástima, porque merece la pena. Y el libro vuelve a estar de actualidad, ya que acaba de ganar el premio Espartaco a la mejor novela histórica, concedido por la Semana Negra de Gijón. Enhorabuena a Javier, si me está leyendo.
Como siempre, un aviso, si no la habéis leído: el texto está plagado de espóilers. No obstante, he suprimido algunos párrafos, para no reventársela por completo a los lectores que no la conozcan.

----

INFORME DE LECTURA

Juan Manuel Santiago

Autor: Javier Negrete

Título: Salamina

Editorial: Espasa, col. Narrativa

Páginas: 566

Fecha de edición: 2008

ISBN: 978-84-670-2667-2


IMPRESIÓN GENERAL

Se trata de la primera novela histórica propiamente dicha de Javier Negrete, uno de los autores españoles de literatura fantástica mejor valorados tanto por la crítica como por el público. Dada la formación de Javier Negrete (licenciado en Filología Clásica y profesor de griego en un instituto), su preocupación por esta temática viene de antiguo y se ha traducido en otras obras, como la novela erótica Amada de los dioses (de próxima aparición en Círculo de Lectores y finalista del premio La Sonrisa Vertical), la novela de fantasía mitológica Señores del Olimpo (con la que ganó el premio Minotauro) y la ucronía Alejandro Magno y las Águilas de Roma (con la que ha ganado los premios Ignotus y Celsius 232). El conocimiento de causa de Negrete se nota en Salamina. Él mismo ha traducido algunas de las obras que menciona en la bibliografía.

Como novela, Salamina funciona bien. Consigue realizar una puesta al día de los acontecimientos que desembocaron en la batalla de Salamina, lo que equivale a decir que retrata una década de resistencia ateniense contra los invasores persas. Negrete plantea que en esta batalla se dirimió el destino de la cultura occidental tal como la conocemos: de haber ganado los persas, la cultura griega clásica habría sucumbido ante la oriental, y el mundo actual sería muy diferente, para bien y para mal.

El ritmo no está del todo conseguido. El interludio en Babilonia, planteado por Negrete como necesario pero claramente apartado de la realidad histórica, dificulta la lectura y se podría haber eliminado; en su lugar, podrían haber bastado algunas explicaciones (por ejemplo, en forma de diálogo o de inciso) en las que se pusiera al lector al corriente de todo lo que había sucedido entre la primera y la tercera partes. Es un fallo estructural que saca de la lectura, pero que queda compensado por la intensidad con la que se narran las batallas de Maratón y Salamina.

En el extenso e interesantísimo apéndice, Negrete plantea las pequeñas traiciones que ha efectuado a la veracidad histórica para darle mayor interés a la novela. Es un ensayo muy útil e interesante, y está acompañado de una bibliografía apabullante.

Todo ello contribuye a darle a Salamina el carácter de novela casi definitiva sobre esta época. A raíz del éxito de la adaptación cinematográfica de la novela gráfica 300, de Frank Miller, la guerra que enfrentó a griegos y persas está de moda y es comercial, por lo que la edición de esta novela no debería suponer ningún riesgo comercial. Las estrategias de comunicación podrían incidir en esta circunstancia.


RESUMEN

En el prólogo, situado en Atenas en el año 514 a. C., se nos muestra al jovencito Temístocles siendo sometido a escarnio por su profesor y sus compañeros de clase, entre ellos Arístides. Temístocles es un nuevo rico, y ni siquiera es ateniense (es hijo de un extranjero y de una esclava), algo que no permite augurar una carrera política en la muy aristocrática sociedad ateniense de la época.

Temístocles crece y amasa una gran fortuna como comerciante, lo que le vale la chanza de los aristócratas atenienses.

Tras el prólogo viene el primer acto, cuya acción se desarrolla en Eubea y Atenas en ela ño 490 a. C. Arranca con la huida de Apolonia de Eubea. El ataque persa del rey Darío es inminente, y la población de Eubea huye como puede, ante la pasividad de los atenienses y el resto de poleis griegas. Apolonia se fija en un hombre que combate con una máscara. Temístocles participa en la evacuación, y acoge a Apolonia en su hogar ateniense, ya que tenía una relación de amistad con el marido de Apolonia.

Otro de los personajes relevantes es Artemisia, reina de Halicarnaso. En este primer acto aún no ha enviudado, y participa de manera activa en la guerra. Halicarnaso, pese a ser griega, está dominada por los persas, de modo que sus habitantes participan del lado del rey Darío. Artemisia es prima de Temístocles, y no duda en seducirlo en la víspera de la batalla de Maratón.

Por otro lado, el bando griego es una auténtica olla de grillos. Temístocles no puede comandar las tropas griegas dado que no es ciudadano ateniense; en su lugar, la gloria de la victoria de la batalla de Maratón recaerá en Milcíades, el jefe nominal de las tropas. Se nos narran los pormenores de la batalla de Maratón, a través de los cuales podemos ver las rencillas entre griegos, entre atenienses, la pasividad de los espartanos y toda suerte de deslealtades e intrigas.

El entreacto transcurre diez años después en Babilonia. Temístocles tiene a Apolonia como amante, y Artemisia ha engendrado un hijo de su fugaz encuentro durante la batalla de Maratón. Ahora reina el hijo de Darío, Jerjes, que no es otro que el enigmático enmascarado que participara en la toma de Eubea. Jerjes toma como amante a Artemisia, que también le abre las puertas de la participación de las ciudades griegas de Asia Menor en la campaña que está planeando para sojuzgar toda Grecia. Jerjes ha dejado que la batalla de Maratón fuera un desastre para los persas por pura vanidad: opina que, de haberla ganado, toda la gloria de la conquista habría recaído en su padre, Darío. Pero Jerjes es ambicioso, y quiere que la posteridad lo recuerde como el conquistador de Grecia. Ahora lanzará un ataque inmisericorde contra los griegos. Descubre a Temístocles y lo hace torturar.

[...]



ASPECTOS POSITIVOS

La apabullante labor de documentación realizada por Negrete. En el apéndice explica las fidelidades e infidelidades con respecto a la historia tal y como sucedió.

El aspecto de novela coral. Pese a tratarse de una biografía encubierta de Temístocles, él es tan sólo el hilo conductor, y Negrete nos presenta a otros personajes históricos (Jerjes, Milcíades, Arístides, Artemisia) y ficticios (Apolonia).

La coyuntura. Gracias al éxito de 300, la novela carece de riesgo comercial.

El estilo es fluido, en la tónica habitual del autor, y en ningún momento se hace pesado. Consigue instruir deleitando.


ASPECTOS NEGATIVOS

La estructura, con demasiados altibajos. La inclusión del entreacto en Babilonia, además de apartarse demasiado de la realidad histórica, apenas aporta nada a la trama y consigue sacar al lector de la misma.

La trama sentimental con Apolonia y Artemisia parece demasiado artificial y es lo que se suele llamar “novelera”.

En ocasiones se ofrecen demasiadas explicaciones acerca de las intrigas de según qué personajes, lo que puede llegar a aburrir y cortar el ritmo de la narración. Son explicaciones necesarias para entender lo que sucedió, pero para algunas de ellas se podría haber remitido al lector al apéndice histórico.


VALOR LITERARIO

7

Sin ser su mejor novela, la ambición y la rigurosidad de Negrete hacen que Salamina aprueba con nota. Es una de las novelas históricas más interesantes que se han publicado en castellano durante 2008.


VALOR COMERCIAL

8

La novela histórica está exenta de riesgo comercial. Además, la Grecia clásica siempre interesa y, en concreto, la batalla de las Termópilas (que ocupa un capítulo de la novela), debido al éxito de 300.

Además, puede producirse cierto trasvase de lectores habituales de Javier Negrete. No olvidemos que es uno de los autores mejor considerados por la crítica y el público especializados en literatura fantástica.


Etiquetas: , , ,

miércoles, 22 de julio de 2009

Momentos estelares de Facebook (3)

Juanma Santiago… continúa en modo portero del inmueble: le ha abierto la puerta a los del gas..., pero medio segundo después ha recordado que NO tenemos gas.

18 de mayo a las 14:20

(Lo peor fue soportar sus caras de "Este tío ¿está gilipollas o es que es gilipollas?".)

Etiquetas: , , , ,

martes, 21 de julio de 2009

Momentos estelares de Facebook (2)

Juanma Santiago… está emocionado: acaba de pasar bajo la ventana un niño que iba preguntándole a su madre "Mamá, ¿de qué color es la espada de Yoda?".

21 de abril a las 13:04

Etiquetas: , , , , ,

lunes, 20 de julio de 2009

Momentos estelares de Facebook (1)

(Una actualización de estado cualquiera de Facebook, el otoño pasado. Viene a ser una segunda parte de esta entrada del blog, de octubre de 2006.)

Juanma Santiago… fue a coger setas, pero sólo había setas venenosas. Se fue sin setas, pero con madroños. Por último, se preguntó por qué estaba hablando en tercera persona.

17 de noviembre de 2008 a las 9:59









Etiquetas: , , , , , ,

viernes, 17 de julio de 2009

Momentos estelares de Facebook, grandes lecturas veraniegas, y cómo tener un blog a medio gas con el menor esfuerzo posible

A pocos de los lectores fieles del blog se os escapará a estas alturas que cada vez estoy más perro a la hora de actualizar Pornografía Emocional. Entre que no tengo tiempo para nada, que quiero reorientar el blog hacia asuntos más profesionales y que cuando escribo una entrada "de las de antes" tardo tiempo en recuperarme, el caso es que lo tengo bastante parado.
También hay otro motivo: la inmediatez que proporciona Facebook. Con el blog te pasas una mañana entera pariendo una entrada que puede que lean menos de cien personas y que no comenta casi nadie, mientras que con Facebook sueltas lo primero que se te ocurre (veinte segundos en pensarlo, y otros tantos en escribirlo), la respuesta es, por lo general, más entusiasta... y no lo lee nadie que no quieras que lo lea, ya que tengo mi perfil cerrado a cal y canto para quienes no sean mis amigüitos. Puedes actualizar cuatro veces diarias Facebook, con enlaces, videoclips y mensajes de estado que en el fondo vienen a contar lo mismo que hacía en el blog pero con dos mil palabras menos, y quedarte con la sensación de que generas contenidos y que, en términos absolutos, mantienes exactamente la misma política "editorial", pero con cincuenta veces menos esfuerzo y mucho más impacto en los lectores. Y, ejem, el doble o el triple de comentarios.
Es como para no pensárselo dos veces antes de recluirse en una red social en la que, al fin y al cabo, me encuentro más o menos con la misma gente que seguía el blog, y a la que conocía de foros y listas de correos, y de tertulias. Estamos los mismos, haciendo las mismas cosas, pero en petit commitée, y sin que te lea nadie que no quieras que te lea.
Esto no elimina dos pequeños grandes problemas: la utilidad de lo que hago y la difusión de los contenidos a quienes no están en Facebook o entran de uvas a peras.
De acuerdo, no me lee nadie que yo no quiera que me lea, pero tampoco me está leyendo gente que podría hacerlo, y que no quiero que deje de hacerlo. Mucha gente, en términos comparativos y absolutos. Más gente que la que me lee en Facebook.
La utilidad de las chorradas con las que os acribillo, en términos generales, es la misma en Blogger que en Facebook: ninguna. Por ese motivo llevo tiempo dándole vueltas al asunto, ya lo he comentado en algunas de las últimas entradas, y creo que la mejor utilidad que le puedo dar a Pornografía Emocional, a día de hoy, es reconvertirlo en escaparate profesional, en un catálogo de mis servicios y tarifas profesionales, y en una plataforma en la que generar o reaprovechar contenidos. Una página web para vagos, con una plantilla predefinida y fácil de manejar por un semianalfabeto informático como yo. Dado que las batallitas personales que me movieron a abrir el blog se me van agotando (quedarían unas cuantas entradas comentando las desventuras en mi antiguo piso compartido, algún apunte sobre mis enfermedades, un recorrido somero a por los preparativos de mi boda, terminar de contar la luna de miel en Irlanda, y poco más: el ciclo del Pornografía Emocional que habéis conocido se está agotando), y las nuevas sólo nos interesan a mi señora y a mí, me parece que lo que se impone es potenciar las críticas, reseñas, ensayos, relatos, noticias y reflexiones sobre el mundo editorial, informes de lectura y demás actividades del mundillo en el que me muevo, y limitar la vertiente pornográfica emocional, sin abandonarla del todo, pero racionándola, cuando realmente venga a cuento. Cuando me lo pida el cuerpo. Cuando sienta que es el momento de hablaros de tal o cual hecho oscuro, amor imposible, dolencia extraída de un capítulo chungo de House, ex compañero de piso inverosímil o asuntos similares.
Eso por un lado. De este modo incidiría en la vertiente lúdica y gamberra de Facebook, y seguiría soltando allí mis memeces, pajas mentales y diatribas, eso sí, sin dejar de generar los contenidos que considero interesantes: enlaces a artículos sobre el mundo editorial, videoclips, artículos varios y, en general, todo lo que llevo años haciendo, primero de viva voz, por teléfono, en fanzines y revistas o por correspondencia, después, por correo electrónico, Messenger, listas de correos y foros, más tarde en Pornografía Emocional, y ahora en mi cuenta de Facebook.
Pero ocurre una cosa que ya he comentado: hay gente que no está apuntada a Facebook, que sigue mi vida por teléfono, correo electrónico o cuando quedamos, pero también (y, en algunos casos, principalmente) a través del blog, y no me parece elegante ni sensato dejarlos en la estacada. ¿Cómo solucionar este dilema? Pues de una manera muy sencilla: creando sinergias entre Facebook y Blogger.
Las sinergias entre Blogger y Facebook son fáciles de crear: basta con pinchar en el botón de "Compartir en Facebook" que tengo en la barra de mi navegador. Si veo algún contenido de este o de cualquier otro blog que me interesa compartir en Facebook, no tengo más que enlazarlo. Pero Facebook tiene ciertas carencias de diseño clamorosas (o que no son visibles para un cutreinformático como yo), y, por ejemplo, no me deja las posibilidad de agrupar contenidos por materias o meses, con lo que su funcionalidad es bastante limitada. No guarda bien la información, y ésa es la mayor desventaja de su inmediatez y un gran punto a favor de un blog, lista de correo o foro, que sí permiten buscar y encontrar sin problemas sus contenidos antiguos. Tampoco permite una opción de "Compartir en tu blog", salvo que alguno de vosotros me diga que sí se puede. Cualquier exportación de contenidos de Facebook a Blogger tiene que hacerse a manita, con el Copiar y Pegar de toda la vida. Y eso es un verdadero coñazo, aparte de una mala idea en términos de diseño. Muy poco 2.0, vamos.
Pues bien, eso es exactamente lo que voy a hacer durante este verano: copiar y pegar los mensajes de estado y enlaces más significativos del año que llevo rondando en Facebook, puesto que algunos son, en sí mismos, verdaderas entradas de Pornografía Emocional, y me da pena que se pierdan, porque sé que van a hundirse en medio del mar de información inútil con la que servidor y otros como yo estamos inundando Internet. Hay una limitación adicional: el espacio que permite la plantilla de Facebook para los mensajes de estado. En cierto modo, son lo opuesto de lo que estoy haciendo con el blog: condensar mi vida en muy poquitas palabras, casi un titular, mientras que el blog me da alas para explayarme indefinidamente. He seleccionado una veintena larga de mensajes de estado que, en otras circunstancias (con más tiempo para desarrolarlas, me refiero), habrían sido entradas del blog, algunas de ellas entradas muuuy largas y prolijas en detalles, pero que se han quedado en una frase o, como mucho, un centenar de palabras. Un Twitter, pero legible. Y, dado que su interés es ahora relativamente menor, puesto que algunos de ellos datan de hace muchos meses, los iré colgando a lo largo del verano.
Ésta es mi manera de actualizarme, de ponerme al día. En algunos casos subiré fotos que o bien he colgado en Facebook o bien siguen inéditas. En resumen, no serán un simple copiar y pegar, sino que se tratará de verdaderas entradas del blog, pero en plan minimalista. Un año de pajas mentales condensado en mes y medio de actualizaciones. Un Pornografía Emocional bonsái.
Además, y dado que el verano se presta a ello, todos los jueves tendréis recomendaciones de libros, en forma de informes de lectura, que sé que os gustan. Hay media docena de títulos lo suficientemente interesantes como para subirlos al blog. Así aprovecho, me quito la amarga sensación de que estoy tirando por lo rematadamente facil y que, de seguir esta progresión, lo siguiente que haré, allá por agosto de 2010, será colgar capítulos de Verano azul o una carta de ajuste, y de paso os proporciono pistas sobre lecturas interesantes.
En teoría recuperaré el ritmo de no-actualizaciones esporádicas a partir de septiembre, aunque quiero dedicarle ese mes a comentar todos los contenidos finalistas del premio Xatafi-Cyberdark, por ir creando ambiente con respecto a la entrega del premio, en Getafe Negro, y por aportaros ideas de cara a las votaciones de los premios Ignotus.
Así que nada, sin comerlo ni beberlo, resulta que este verano va a ser uno de los períodos más prolíficos de la historia de Pornografía Emocional, gracias a Facebook. Curioso.
Muy buen fin de semana. Y nos leemos todos los días laborables a partir del próximo lunes.

Etiquetas: , , , , ,

miércoles, 15 de julio de 2009

Esguinzado consorte (II)

El esguince de Cristina ha resultado ser un poco más complicado que un simple esguince, pues hay rotura de ligamentos, aunque ésta no es total.
Lo más difícil han sido los diez primeros días, con Cristina sin poder apoyar el pie. No se cogió la baja, pero al menos consiguió que en el trabajo le pagaran los taxis. Gracias a ello hemos visto taxistas de todos los pelajes, con lo que nuestros conocimientos acerca de la humanidad son ahora más amplios.
El viernes pasado fuimos a la médico de cabecera, quien le dio un volante de urgencia al traumatólogo del ambulatorio. Éste la atendió el lunes, comprobó que hay rotura y le recetó una ortesis que le hace juego con los vestidos que está llevando al trabajo. Aunque ella habla de Mazinger-Z, lo cierto es que parecen las chanclas de Darth Vader. Tiene que estar veintiún días con ese armatoste, no quitárselo ni para dormir, y entonces veremos. Es un cambio a mejor, porque ya puede apoyar el pie, camina sólo con una muleta e incluso ha comenzado a ir en autobús... Por cierto, viva la insolidaridad de la gente en los autobuses.
Seguiremos informando.

Etiquetas: , , ,

domingo, 5 de julio de 2009

Esguinzado consorte

Pues nada, Cristina se ha esguinzado como suelen ocurrir estas cosas: de la manera más tonta, al bajar de un coche, camino de la peluquería, y girarse para despedirse de su padre. No vio un boquete, cortesía del Ayuntamiento de Girona, y, como resultado, el desaguisado que veis. Por suerte, la cosa parece que no ha pasado de un esguince, pero... con este calor... Cuando se haya bajado el edema veremos si tiene problemas con los ligamentos. De momento, a esperar sentados, y nunca mejor dicho.
La adaptación a las muletas está siendo un poco dura, pero en un par de días las tendrá dominadas.
La anécdota la ha proporcionado una amiga, que se enteró por el hermano de Cristina:
-Pues qué raro: no lo ha puesto en Facebook...
Y mañana, a intentar trabajar, que cualquiera coge una baja estando la cosa como está.
Seguiremos informando.

Etiquetas: , , ,