viernes, 27 de junio de 2008

El fútbol es así

Ya lo decía Gary Lineker:

"El futbol es un deporte que inventaron los ingleses, juegan once contra once, y siempre gana Alemania".


No sé si es preferible que esta sentencia se cumpla o no se cumpla, de cara al partido del domingo. Lo único que sé es que estoy presenciando (oyendo, más bien) cosas que nunca hubiera creído, viviendo como vivo en un barrio de la Barcelona más barcelonesa: tanto en el partido de cuartos frente a Italia como tras la semifinal de ayer contra Rusia, por todo el barrio de Sants se podían escuchar gritos desaforados de "¡Viva Españaaaaaaaa!". Supongo que todo esto tendrá algo que ver con los vientos de moderación que ha traído la victoria de Rajoy en el congreso del PP. Se acaba la crispación, hasta los catalanes están con nuestra selección (lo cual es lógico, si los goles decisivos los meten Xavi o Cesc) y el único escenario en el que la ruptura de España nos beneficiaría es que por fin podríamos conseguir ganar Eurovisión (es lógico: Cantabria vota a Murcia, ésta vota a Aragón, y al final, y de rebote, tenemos a las Baleares, La Rioja y Asturias entre las más votadas...).

Con todo, la perla de sabiduría de Lineker, con ser brillante, no es la más llamativa que he escuchado estos días. Durante las convivencias con la editorial científica en la que he estado trabajando (termino el 30 de junio, o sea, el lunes), se pudo escuchar uno de esos aforismos sobre teoría de la empresa que son tan reales como la vida misma:

-¿Cuál es la diferencia entre "colaborar" e "implicarse", aplicada a los huevos con beicon?
-En los huevos con beicon, la gallina colabora, mientras que el cerdo se implica.


No recuerdo si se dijo en el transcurso de alguna de las reuniones de trabajo, o ante el bufé libre, pero resume con bastante fidelidad el espíritu de las jornadas.
Como ya tengo una fecha cierta de fin de contrato, una cosa es segura: a partir de julio podré dedicarle más tiempo al blog. Siguen en pie los temas prometidos, así que permaneced en sintonía.
Buen fin de semana.

Etiquetas: , ,

lunes, 23 de junio de 2008

¿Estoy o no estoy?

Estoy, estoy; pero en función de onda.
En resumen: mi interinidad en la editorial médica está prolongándose más de lo que esperaba, de modo que el cruel horario de oficina condiciona mis demás actividades. Sigo aprendiendo a buen ritmo, el ambiente de trabajo es agradable, ya se me ha quitado parte de la hipocondría inherente a pasarse todo el día leyendo síntomas de enfermedades chungas (qué remedio) y el miércoles y el jueves nos llevan de excursión al Montseny, a un encuentro-seminario con los compañeros de la editorial en Madrid. Por primera vez en toda mi carrera laboral, iré a un encuentro del Rollito Sinergias, que diría Truman.
El resto de actividades, cuando puedo. Tengo el foro de Fantasy Círculo y mis demás actividades friquis un tanto descuidadas, así que estoy aprovechando el puente para echar la mañana poniéndome al día. En el foro de Fantasy Círculo seguimos con la lectura compartida de La Emperatriz de los Etéreos, de Laura Gallego, y a ver si consigo terminar con las otras dos lecturas pendientes: El catalejo lacado, de Philip Pullman, y la serie de Ámbar, de Roger Zelazny. Ánimo, ánimo, yo puedo.
Hace un rato he enviado mi papeleta definitiva de votación del premio Xatafi-Cyberdark 2008, y estamos en plena fase de corrección de textos y redacción de entradillas de Fabricantes de Sueños 2008 y el primer número de la cuarta época de Artifex.
Además, mi proactividad me ha llevado a corregir un libro de teoría política pequeñito pero interesante (no suelo decir qué libros corrijo hasta que ya han sido publicados, así que no haré excepciones) y a elaborar un par de informes de lectura. Aún debo otros tres, de modo que no estaría nada mal que hoy mismo me quitase de encima uno de ellos.
Tanto frenesí viene motivado por el palo que me ha metido Hacienda (1.400 euros a su favor; o sea, a favor de todos los españoles menos uno) y porque se me avecina una serie de gastos bastante insoslayables. Tampoco tiene nada malo currar de vez en cuando, no...
Por la parte personal, bien. Cristina ya ha acabado su carrera, lo cual nos llena de alegría y tiempo libre (cuando yo no tengo ningún marrón de última hora, que por desgracia no suele suceder), y le deja tiempo para preparar recetitas sin lactosa. Ya es toda una diplomada en Biblioteconomía y Documentación, y licenciada en Filología Árabe. Olé olé y olé.
Por el lado menos divertido de la vida, a Cristina se le murió Zipi, el más entrañable de sus canarios. Jo, lo siento. Tenía cinco años, estaba malito prácticamente desde que nació y, aparte de ser todo un luchador, el jodío hubiera conseguido llevar a la especie a un nuevo plano de inteligencia, en caso de haberse perpetuado.
El listado de contratiempos no queda ahí. Tengo en el Ramón y Cajal a mi amigo Natxo (¡un besote muy grandote para ti y para todo el G4!) y a mi sobrino Alejandro, cada uno por un motivo diferente. Ánimo para los dos, si me leéis.
Y, por lo demás, pues mucho calor, la sensación de que os debía esta entrada y la promesa de que en cuanto tenga un poquito más de tiempo (julio, con la jornada intensiva, o la reincoporación de la compañera a la que estoy sustituyendo) actualizaré con más asuntillos interesantes, de los del blog de toda la vida:

Sugerencias de lectura en lo relativo a cuento español, ahora que se ha abierto el plazo de votación de los premios Ignotus. Es decir, análisis del premio Xatafi-Cyberdark 2008 y publicidad del Fabricantes de Sueños 2008.

Cómo se hace un informe de lectura. Todavía no he decidido cuál de los informes que he realizado hasta ahora pondré como ejemplo, pero alguno subiré.

Segunda entrega de "La banda sonora de mi hogar", con las cancioncillas que le han puesto la música de fondo a mis últimos tres años de vida.

Alguna nueva entrega de "Escenas de un cásting". Hay material antropológico de sobra.

Otra entrega de "Heridas y cicatrices", a colación de la operación de que ha sido objeto mi sobrino Alejandro.

Un homenaje a Zipi y su familia de canarios.

Cosas que hacer en una celebración familiar cuando te aburres...

...y lo que se tercie. Si queréis, podéis decidir qué es lo que más os interesa.
Perdón por el retraso en actualizar, y gracias por vuestra comprensión.

Etiquetas:

viernes, 6 de junio de 2008

Jakim Boor, ese hombre

Para mi pasmo y asombro, leo una noticia en el 20 Minutos de hoy que me ha dejado flipándolo.

Hallan en Ceuta un libro escrito por Franco bajo seudónimo entre 1946 y 1951

EFE. 06.06.2008
  • Ha aparecido en la Biblioteca Pública de la ciudad.
  • El seudónimo elegido, 'Jakin Boor'.
  • El libro se publicó en la Segunda Guerra Mundial.
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE CEUTA .
Minuteca todo sobre:
Unos investigadores de Ceuta han localizado en la Biblioteca Pública de la Ciudad Autónoma un libro escrito por Franco entre 1946 y 1951, que se corresponde con una serie de artículos publicados por él bajo el seudónimo de 'Jakin Boor'.

El libro, titulado 'Masonería', está compuesto por algunos de los 49 artículos que el caudillo publicó en el diario 'Arriba'
El libro, titulado Masonería, en cuya portada únicamente aparecen el título y la fecha, Madrid 1952, está compuesto por algunos de los 49 artículos que el entonces jefe del Estado español publicó en el diario falangista Arriba, ha informado a Efe el historiador ceutí Francisco Sánchez Montoya. El historiador ha resaltado que en Ceuta se ha encontrado la primera edición de este libro, la de 1952, y que existe otra de 1981.

El libro se publicó finalizada la Segunda Guerra Mundial y en él se recogen las tesis del dictador sobre Mussolini o Hitler. El historiador ha señalado que el volumen hallado reúne los artículos escritos por el general en el diario Arriba entre el 14 de diciembre de 1946 y el 3 de mayo de 1951.

En el prólogo, escrito por el propio Francisco Franco, se destaca que el libro "nace como una necesidad viva, pues son muchos los españoles que, dentro y fuera del país, anhelan conocer la verdad y el alcance de una de las cuestiones más apasionantes, pero a la propia vez, poco conocidas de nuestro tiempo: la de la masonería".

--------

La noticia no me ha dejado flipándolo por el hecho de que Franco fuera autor de un libro, ni porque a estas alturas se descubra un manuscrito suyo, sino por el tratamiento que se le ha dado al asunto.
Para empezar, se refieren a Masonería como si nadie supiera de la existencia de ese libro, cuando nunca se ha ocultado que Francisco Franco y Luis Carrero Blanco escribían para el diario Arriba artículos denunciando los peligros de la masonería, y que los recopilaron en un volumen al que, muy imaginativamente, titularon Masonería. Pero bueno, me hago cargo de que soy un friqui de la Historia y que, además, juego con ventaja: uno de los poquitos cursos de Doctorado que llegué a finalizar iba precisamente sobre este asunto. Mis conocimientos al respecto son superiores a los de la media, aunque no soy ni mucho menos un experto en Franco y la masonería. Soy un friqui bien informado, vamos.
Hurgando más en la herida, una simple búsqueda de "Masonería Jakim Boor" en Google arroja nada menos que 2.000 resultados (ni uno más, ni uno menos, aunque serán 2.001 cuando esta entrada se publique). Tampoco le hubiera costado gran cosa al autor de la noticia contrastar datos antes de escribir alegre y temerariamente que el ejemplar de Masonería que se ha encontrado en Ceuta es todo un descubrimiento. A no ser que: a) los investigadores que han encontrado ese ejemplar creyeran que estaban descubriendo algo grande (con lo cual uno se pregunta quién coño les ha dado el carnet de investigadores, si no saben algo que, creo, es de dominio público); b) el autor del artículo no se haya molestado en hacer algo tan propio y deseable en la profesión periodística como es contrastar las fuentes, y/o c) que realmente no hubiera otra noticia con la que rellenar espacio, y alguien, no muy diligente por cierto, ha inflado un simple teletipo de agencia hasta el extremo de convertirlo en una noticia de portada, sin necesidad ni oportunidad. Como se nota que se ha acabado la Liga, que aún no ha empezado la Eurocopa, y que Esperanza Aguirre y Federico Jiménez Losantos no se han metido con Rajoy en las últimas veinticuatro horas.
Me inclino por una mezcla de b) y c); máxime teniendo en cuenta que el investigador de marras estaba al corriente de que hay dos ediciones de Masonería: la de 1952 y la de 1981, que, por cierto, es la que leí como material de apoyo en el curso de doctorado al que me he referido. "Ideología del franquismo", creo que se llamaba, y lo impartía Marta Bizcarrondo.
Por completar un poco el panorama, ya he añadido un autor al libro del que estamos hablando: Luis Carrero Blanco, que era tan coautor como Franco de los artículos antimasónicos que fueron publicando en Arriba durante los últimos años de la década de los cuarenta.
Los artículos en sí, qué queréis que os diga, daban bastante risa, de puro ridículos y dogmáticos que eran, pero no se pueden juzgar con los ojos de un lector de hoy en día, descontextualizados. Forman parte de una literatura franquista o fascista, como se prefiera, que abundaba en artículos de este tipo. Para entendernos: durante los años cuarenta, el que ya era franquista o antirrepublicano se pasaba el día escribiendo artículos denigrando a los rojos y los masones, por aquello de no perder su situación de privilegio con respecto al régimen; y el que tenía un oscuro pasado republicano o neutral, incurría en la literatura áulica del régimen, no fuera a ser que tuviera que pasar por el penal de Porlier (actual colegio Calasancio; por cierto, el cole en el que estudié) o por las obras del Valle de los Caídos, y no precisamente de turismo. Hay ejemplos de sobra de este tipo de literatura, desde los definitivamente cafres (el doctor Vallejo Nágera y sus postulados filonazis sobre la superioridad de la raza española y la inferioridad racial de los comunistas y delincuentes, demostrada sobre mediciones de cráneos, a la más pura manera del señor Lombroso) hasta los inesperados (por provenir de quien uno menos se lo esperaba, como Álvaro Cunqueiro). Todo ello está recopilado en un libro monumental, de más de mil páginas: la antología de Literatura fascista española, de Julio Rodríguez Puértolas (Akal, 1986), que le recomiendo a cualquiera que esté interesado en el asunto, ya sea desde la perspectiva favorable, ya sea desde la contraria.
En cuanto al nombre de "Jakim Boor", seudónimo de Franco y Carrero, se debe de un error tipográfico. Para que luego digan lo superfluo que es el trabajo de los correctores ortotipográficos y de estilo... Franco y Carrero eligieron un seudónimo con marcados tintes masónicos: "Jakin Boaz", pues Jakin y Boaz es el nombre de las dos columnas que flanqueaban la entrada el templo de Salomón; es decir, una alegoría del acceso al conocimiento y el saber que se utiliza de manera amplia en la simbología masónica. Con ello, hacían un guiño a la masonería, acerca de la cual Francisco Franco sabía bastante. Como cualquier militar africanista, Franco había tenido contactos con las logias en Marruecos. Su hermano Ramón era masón, como también lo eran el general Cabanellas (primer jefe de Estado del golpe franquista, dada su mayor antigüedad, hasta que Franco asumió la jefatura de Estado del bando nacional el 1º de octubre de 1936) o el general Queipo de Llano (el Goebbels del primer franquismo). Por cierto: a Franco no lo admitieron en ninguna logia masónica. ¿Qué sería hoy de la retórica franquista, mantenida incluso en nuestros tiempos, si Franco hubiera sido masón? Seguramente, se hubiera limitado a tomarla con los comunistas, y el Tribunal de Represión de la Masonería y el Comunismo hubiera tenido un nombre más corto, y soso. Pero no hubo manera de que la humorada fuera de domino público: alguien metió la pata al componer los tipos en la imprenta, y el seudónimo se quedó en el "Jakim Boor" que ha perdurado hasta nuestros tiempos.
En cuanto a los textos en cuestión, como digo, hoy en día no se sostienen. Si alguien tiene curiosidad por leerlos, están disponibles en Internet. Un consejo para los valientes: con leer uno o dos hay más que suficiente: son alarmantemente parecidos. Y otro consejo, si queréis leer a Franco: intentadlo directamente con Raza, que es mucho más divertido y por lo menos da juego.
En fin, y a lo que iba. No pasa nada si no conocíais la existencia de Masonería: os aseguro de buena tinta (he leído el libro) que vuestra vida no iba a cambiar en lo más mínimo, ni para mejor ni para peor. Pero, por favor, exijámosle un poco de rigor a los creadores de noticias: nadie ha descubierto nada cuya existencia se ignorase. Contrastemos fuentes, por favor.

Etiquetas: , , , ,

martes, 3 de junio de 2008

Jugando a ver quién la tiene más larga...


...o a ver quién mea más lejos. La expresión se entiende, igualmente.
La riña que mantuvieron el mes pasado los jugadores de tenis de la Copa Davis con la directiva de la Federación Española de Tenis se ha quedado en un juego de niños comparada con la enganchada que han protagonizado la Federación Española de Baloncesto y Pepu Hernández, que ha terminado como era de esperar: con la destitución del seleccionador nacional... a dos meses de los Juegos Olímpicos.
Partamos de la base de que los títulos los ganan los jugadores, y no los entrenadores, ni las federaciones, ni el público: son cinco contra cinco, hasta el bocinazo final no hay nada decidido, baloncesto es baloncesto, ésta es la grandeza del baloncesto y el baloncesto es así.
No obstante, hay cosas que claman al cielo. Sin entrar en el fondo de las discrepancias entre Pepu y la Federación, lo cierto es que la selección es un bloque homogéneo, tal vez la mejor generación de baloncestistas que ha dado España (con permiso de los subcampeones olímpicos de Los Ángeles 1984) y que Pepu era el nexo de unión y el alma del equipo; no hay más que ver el papel que desempeñó en Japón en 2006: sin él no se habría ganado el Mundial. Independientemente de quién sea el próximo seleccionador, que lo hará bien porque hay muy buena materia prima y los candidatos son de primer nivel, provocar una crisis de este tipo a dos meses del inicio de una competición es un auténtico despropósito, y sus responsables (la Federación) son unos irresponsables, valga el juego de palabras.
No me cabe duda de que, con Pepu y sin estos desencuentros, España podría haberlo hecho rematadamente mal y verse condenada a luchar por la sempiterna quinta plaza (por un día tonto frente a Croacia, Eslovenia, Brasil, Puerto Rico, Lituania, Grecia o Alemania...; vamos, lo de siempre), o bien podría haberlo bordado y haberle puesto las cosas difíciles en la final a los Estados Unidos y Argentina, o incluso, quién sabe, haber dado la campanada y llevarse el oro.
El mismo punto de partida es válido para Aíto García Reneses, Luis Casimiro, Sergio Scariolo o quienquiera que vaya a ser el próximo seleccionador.
Tenemos a Calderón, Navarro, Rudy Fernández, Pau Gasol, Marc Gasol... y a Sergio Rodríguez, Mumbrú, Cabezas, Felipe Reyes, Raúl López, Ricky Rubio... y podemos permitirnos el lujo de tener lesionado a Garbajosa y que no se le eche de menos, porque hay dos o tres recambios que lo harán igual de bien.
Da igual quién sea el seleccionador. España puede ser primera o séptima, dependiendo de los factores de siempre, y de cómo estén los rivales. Lo que queda fuera de duda es que la Federación acaba de montar un circo de la manera más tonta, y va a conseguir que le mengüen los gigantes: a la presión mediática y popular (con el ciclo de Pepu, lo mínimo que cabe pedirle a la selección es que se suba al podio, y seguro que un bronce le sabría a poco a gran parte de los aficionados) hay que añadirle el mal rollo generado por esta cacicada, y, francamente, no me gustaría estar en la concentración de la selección. Al nuevo entrenador le espera una papeleta de cuidado. Menos mal que tanto Aíto como Casimiro (Scariolo me sigue sonando demasiado inverosímil como para ser el seleccionador) tienen experiencia y ganas, heredan un equipo y saben organizar y entrenar. Con ellos, deberían seguir intactas nuestras opciones para pasar a semifinales, nos toque quien nos toque en cuartos, y a partir de ahí, a soñar.
Pero con gente como la de la Federación, más pendientes de ver quién la tiene más larga, no espero otra cosa que la historia de siempre. Si lo hacemos bien y se consigue una medalla, quedará demostrado que Pepu era irrelevante, porque tenemos un equipazo. Pero si palmamos en cuartos, estaremos como siempre.
Quiero ser optimista, pero no lo veo muy bien. Quitando a Estados Unidos, que va con un buen dream team muy consistente y (lo más importante cuando se trata de Estados Unidos) ganas de ganar, el nivel va a estar muy igualado, y tanto Argentina como Lituania, Rusia o Grecia pueden llegar a la final. No va a ser fácil, e insisto, la Federación lo está poniendo más difícil todavía.
Por supuesto, hay cosas mucho más serias por las que cabrearse (por ejemplo, que mi declaración de la Renta me salga a pagar 880 euros, salvo que pasado mañana se obre un milagro cuando vaya a rectificar el borrador, y tomen en consideración mi cuenta vivienda), pero uno es como es. Me había hecho a la idea de que España rascaba podio en Pekín, y ya no lo tengo tan claro.
En fin. País. Como dice El Gran Wyoming: "¡La que está liando Zapatero!".

Etiquetas: , , ,