lunes, 29 de enero de 2007

Elia Barceló gana el XV premio Edebé

Pornografía Emocional no rehúye los eventos sociales y las entregas de premios, y mucho menos si los gana alguien tan querido como Elia Barceló.
Como la noticia no ha tenido mucha repercusión en el mundillo, aprovecho para comentarlo, por si alguien no lo supiera: Elia Barceló ha ganado la XV edición del premio Edebé, en la modalidad de novela juvenil, por su obra Cordeluna.
Cristina y yo quedamos a cenar con Elia, Anónima de las 9:59 y su esposo Miguel la noche antes de la entrega, para tener algo de intimidad y ponernos al día, pues suponíamos (con toda la razón del mundo) que el jueves iba a ser imposible cruzar más de tres frases seguidas con ella. Fue una cena entrañable, en la que hablamos de todo lo hablable, nos recomendamos libros, hablamos de las criaturas de Elia y Anónima, comentamos la situación política y académica en España y Austria, nos sorprendemos por el hecho de que entre los jurados de los premios de literatura infantil y juvenil no haya lectores de las edades a las que van destinados los libros, complementamos nuestras filias y fobias culinarias y, en resumen, pasamos un rato muy agradable.
Según nos contó Elia, su novela Cordeluna se titula así por una espada mágica, que no termina de quedar claro si es buena o mala: tiene sus motivos. La acción transcurre en dos planos paralelos: la actualidad y la época del Cid. Hablamos de otra novela reciente de temática cideña, Juglar, de Rafael Marín, y del primer libro que me regaló Cristina, El siglo XI en primera persona: Las memorias de Abd Allah, último rey zirí de Granada, destronado por los almorávides (1090), que podríamos considerar el contrapunto de la historia del Cid.
El origen de la novela es interesante. Elia suele llevar adelante varias obras de manera simultánea, hasta que decide centrarse en una de ellas. En el caso de Cordeluna, no tenía claro qué novela continuar, hasta que su hija Nina, de quince años, leyó las veinte páginas que Elia llevaba escritas. En cuanto terminó de leerlas le ordenó que siguiera escribiendo aquella historia. Y no sólo eso: le hizo cambiar el título, pues Corazón de Luna no le parecía satisfactorio. Y, más allá, le tomaba la lección: todos los días, leía lo que su madre llevaba escrito, le metía caña ("¿Qué es esto? ¿Hoy sólo has escrito cuatro páginas?") y la orientaba. Hasta que consiguió terminarla en plazo, enviarla al premio Edebé y ganarlo por segunda vez.
Recordamos la primera ocasión en que Elia ganó el Edebé. Fue en 1998, por El caso del artista cruel, una historia policíaca protagonizada por unos adolescentes que vivían en Innsbruck, como Elia, y que se pasaban toda la novela descalzándose y dejando sus botas frías y húmedas en el zapatero de la entrada. Elia vino a España para recibir el premio y, aprovechando aquella circunstancia, además de la liquidación del fanzine Núcleo Ubik, montamos un sarao muy interesante en casa de León Arsenal. Qué tiempos.
-¿Y Klaus? -le preguntamos a Elia.
-Viene mañana. Con Nina.
Ian, su hijo, se queda en Innsbruck. Estudia Filología Árabe, como Cristina.
En efecto, la noche siguiente tiene lugar la entrega del premio, ya con Klaus y Nina. En primera fila, como Elia y el ganador en la categoría de novela infantil, Rodrigo Muñoz Avia. Distingo a Andreu Martín, Jordi Sierra i Fabra y Paco Ignacio Taibo II en las primeras filas, pero tengo el día tímido y no me acerco a ellos. Cristina se encarga de sacar fotos con la cámara digital, dada mi proverbialmente nula destreza con los aparatos mecánicos.
Nos hacen apagar los teléfonos móviles y entra la infanta Cristina, con lo que se da por iniciado el acto. Anónima y yo soltamos algunos "¡Qué alta!" y "¡Qué guapa!", como hacían las niñitas de Derecho cuando el príncipe Felipe estudiaba en la Autónoma y se agolpaban en la entrada de la facultad de Derecho para piropearlo.
El acto consta de los tradicionales discursos del director general de la editorial y un monólogo en el que una actriz interpreta a una escritora que concursa en el premio y se nos instruye sobre el funcionamiento de una editorial. No arranca ni una sola sonrisa, aunque está bien planteado, y se nota que lo ha escrito alguien de la casa... y bastante mayor, dadas sus referencias a Valerio Lazarov y las galas del Florida Park. Comentamos los paralelismos con las galas de entrega de los premios Goya. (Excepto la de ayer, que fue otra cosa, vale, lo reconozco.)
Sí nos hacen gracia los montajes audiovisuales que se intercalan en el monólogo de la actriz / escritora. El primero utiliza imágenes de un casting de Operación Triunfo para satirizar las normas de funcionamiento de los concursos literarios: muy bien parido. El segundo es un nuevo doblaje de la escena del camarote de los hermanos Marx en Una noche en la ópera, en la que vemos entrar, uno tras otro, a todos los personajes, externos y en nómina, que trabajan alrededor de una editorial.
Después de los preámbulos viene el momento que todos estábamos esperando: la entrega de premios. Han concurrido más de doscientas narraciones, en torno al centenar por categoría.
En novela infantil gana Rodrigo Muñoz Avia, por Los perfectos, la historia de un niño, Álex, que empieza a espiar a su familia, porque no se puede creer que sean tan perfectos e intuye que deben de tener algún defecto. La premisa parece interesante, y el autor explica su novela con auténtico poder de convicción y mucho desparpajo, sobre todo cuando evoca los riesgos de escribir ficción con dos churrumbeles de corta edad sentados uno en cada rodilla. Creo que me la voy a leer cuando aparezca, en marzo. Además, Muñoz Avia es autor de un libro cuyo título parece muy prometedor: Psiquiatras, psicólogos y otros enfermos.
Elia recoge el premio a Cordeluna, esboza el argumento de la misma, lanza un apasionado alegato en favor de las novelas de amor, y del amor mismo, bromea con Klaus ("el austríaco", lo llama), comenta la casualidad de que el ganador de infantil se llame igual que el Cid (Rodrigo) y, en definitiva, está radiante.


Cuando termina la ceremonia de entrega, empiezan la sesión fotográfica. Cristina sale a escape, se mezcla con la prensa y saca alguna instantánea.




Mientras tanto, nos disponemos a dar buena cuenta de los canapés. Hay mucho buitreo, por lo que no comemos tanto como hubiéramos querido, aunque precisamente por ello nos mantenemos en los límites del decoro.
Se crea alguna pequeña paradoja temporal, como por ejemplo el momento en que, después de los postres, vuelven a salir bandejas y más bandejas llenas de croquetas y otras viandas fritas. Tonteamos con el premio Edebé, nos sacamos fotos con él (preparando el discurso de dentro de dos o tres años, pensamos.

Hablamos con Klaus y Nina, y le sacamos a ella otra foto: gran parte del mérito del premio es suyo, por haber estado tan encima de Elia durante la gestación de la novela.

Nos preguntamos quién será ese señor que va vestido de militar y que tiene aspecto de capitán general o cualquier otro representante de los poderes fácticos, reclamamos la presencia del obispo de Barcelona (si llevan al capitán general, ¿cómo se van a olvidar del obispo?).
Deambulamos por el salón en busca de algún famoso escritor al que reconocer y, tal vez, presentarnos y, en fin, hacemos todo lo que se hace en un piscolabis de esta índole. Pero con moderación, que es jueves y la semana ha sido agotadora.
Llegado el momento, Cristina y yo emprendemos la marcha. Anónima y Miguel se quedan un rato más: hay que aprovechar que la niña está con la canguro. Nos despedimos de todos, le agradecemos a Elia la invitación y nos vamos.
Volveremos a vernos pronto. Cuando salga Cordeluna y podamos escuchar la voz de Elia en las páginas de su novela.

(Editando: Le he cambiado el título al post. Elia ha ganado la XV edición del premio Edebé, no la XVI. De momento, claro.)

20 Comments:

Anonymous RM said...

Mi enhorabuena a Elia y a ver si escribimos un crossover :)

29 de enero de 2007, 16:30  
Blogger Cristina López said...

Fue un placer conocer a Elia :) y además poder estar presente en la entrega del premio :DDDD

¡Enhorabuena a la ganadoraaa!

29 de enero de 2007, 16:55  
Blogger Juanma said...

Rafa: Pues oye, ya casi es la única con la que no has escrito un crossover. Estaría interesante. :-)))

Cuando me haya leído Cordeluna, colgaré en el blog una crítica doble de Juglar y la novela de Elia. Prometido.
:-)

29 de enero de 2007, 16:59  
Blogger Juanma said...

Cristina: Pues sí, Elia es un encanto (¡hola!, si nos lees). Y tú estuviste genial, como reportera y fotógrafa más dicharachera de Barrio Emocional.
Enhorabuenaaaaaaaa para Elia.

29 de enero de 2007, 17:00  
Blogger Cristina López said...

Es más que un encanto. Y casi se me saltan las lágrimas cuando bajó de la tribuna para darme dos besos cuando me vio pululando haciendo fotos ;) Aish, que me emociono :D

29 de enero de 2007, 17:02  
Blogger Juanma said...

Elia es así. :-)))))

29 de enero de 2007, 17:03  
Anonymous Anónimo said...

Yo ya la felicité por mail y vía la lista de Gigamesh, pero que por felicitaciones que no quede :)

¡Felicidades, guapísima!

Ea, nos vemos esta Semana Negra, y esperamos que nos invites a una cervecita a tu salud ;)

29 de enero de 2007, 22:32  
Anonymous Anónimo said...

JOOOOOOO QUÉ ENVIDIA!!!!!!!!! La novela tiene una pinta estupenda, me la leeré seguro :-)

29 de enero de 2007, 22:35  
Anonymous manu o.e.g.c. said...

Enhorabuena a Elia. Juanma, guapetong, esos deditos sobre el teclado... Tu ja m'entens.

30 de enero de 2007, 14:40  
Blogger Juanma said...

Manu: Que síiiii, que ya vaaaaa.

De todos modos, una cosa: Elia insiste *más que tú* en que vuelva a escribir. :-P

Abrazotes.

30 de enero de 2007, 16:55  
Blogger Juanma said...

Helena: Pues sí, la verdad es que apetece leerla. Y la que ganó en infantil, también. :-)

30 de enero de 2007, 16:56  
Anonymous Anónima de las 9:59 said...

Juanma, muerta de curiosidad investigué, y aunque sigo sin saber quién era el "vestido de marinero", el obispo no era tal sino el "vicario inspectorial de Barcelona, Ángel Asurmendi".

El nombre da como mucho misterio. ¿Qué inspecciona?... Si lo llego a saber le pregunto por su trabajo...

Más noticias en tu mail. ;-)

31 de enero de 2007, 9:41  
Blogger Pily B. said...

¿Me estás diciendo que Anómima de las nueve y pico es Elia? Ay, ay, ay, qué buenooooo!!

Ea, pues ENHORAUBENA A ELIA, que SER LO MERECEEEEEEEEEEEE.

Ey, pero me falta una foto de esos preciosos ojos, ¡Cristina escaqueáaaaaaaa! XDDDDD

31 de enero de 2007, 13:25  
Blogger Cristina López said...

¡Cristina escaqueáaaaaaaa!

Alguien tenía que hacer las fotos... fiu...fiu...

31 de enero de 2007, 13:51  
Blogger Juanma said...

Pily: Que noooo, que Anónima es Anónima y Elia es Elia. Anónima, su marido Miguel, Cristina y yo fuimos a ver la entrega del premio Edebé a Elia. :-))))

Y sí, Cristina estaba haciendo fotos y no sale. Fiu fiuuuuuuu. :-P

Besoooos. :-****

31 de enero de 2007, 15:59  
Blogger Juanma said...

Anónima: ¿Un vicario inspectorial? Eso suena muuuy prometedor. Tendríamos que haberle entrado, a ver qué nos contaba de su trabajo.

31 de enero de 2007, 16:00  
Blogger Juanma said...

Álex: A la Semana Negra casi seguro que no iré, pero brindad solidariamente por mí. Con sidrina, no con cerveza. ;-)

Abrazotes.

31 de enero de 2007, 16:02  
Anonymous manu o.e.g.c. said...

Cristina también es de las mías en eso: siempre detrás de la cámara. Nunca salimos en fotos o grabaciones porque somos quienes lo inmortalizamos para la posteridad.

2 de febrero de 2007, 9:25  
Blogger Cristina López said...

siempre detrás de la cámara

Qué sacrificados que somos, Manu ;) Todo sea para inmortalizar el evento :D

2 de febrero de 2007, 13:11  
Anonymous Anónimo said...

Enhorabuena a Elia, que guapa esta ademas en estas fotos, bueno creo que la volvere a ver en gijon este año, ya sabe seguro quien soy, bueno soy esa persona que la recibe siempre que llega a su hotel y en mi ciudad....
Hasta pronto Elia, y sigue asi...
B/

10 de mayo de 2007, 21:36  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home