miércoles, 31 de mayo de 2006

Paul Auster, premio Príncipe de Asturias de las Letras

Hay noticias que lo alegran a uno, como la concesión del premio Príncipe de Asturias de las Letras a un grandísimo escritor como Paul Auster (Newark, Nueva Jersey, 1947). Ganara quien ganara, la decisión iba a ser justa. Uno de los finalistas a los que se ha impuesto Auster es Philip Roth (Newark, Nueva Jersey, 1933), el autor de Lamento de Portnoy, Me casé con un comunista, Pastoral americana y La conjura contra América, entre otras. Del otro finalista, Amos Oz (Jerusalén, Israel, 1939), no he leído nada, pero en el Kosmopolis 2004 me quedé embobado con su conferencia, una de las dos mejores a las que he asistido en toda mi vida. (La otra coincidió con una entrega de premios de relatos en la Universidad Autónoma de Madrid y la dio Mario Benedetti. Palabras mayores, también.)
El acta del jurado es la siguiente:

Reunido en Oviedo el Jurado del Premio Príncipe de Asturias de las Letras 2006 integrado por D. Andrés Amorós, D. Luis María Anson, D. J. J. Armas Marcelo, D.ª Blanca Berasátegui, D.ª María Luisa Blanco, D. Rogelio Blanco, D. Pedro Casals, D. Antonio Colinas, D. Francisco Javier Fernández Vallina, D. José Luis García Martín, D.ª Pilar García Mouton, D. Manuel García Rubio, D. Emilio González Ferrín, D. Manuel Llorente, D.ª Rosa Navarro Durán, D.ª Berta Piñán, D. Fernando Rodríguez Lafuente, D. Fernando Sánchez Dragó, D. Darío Villanueva, presidido por D. Víctor García de la Concha y actuando como secretario D. Román Suárez Blanco, acuerda conceder el Premio Príncipe de Asturias de las Letras 2006 a Paul Auster por la renovación literaria que ha llevado a cabo al unir lo mejor de las tradiciones norteamericana y europea, innovar el relato cinematográfico e incorporar a la literatura algunas de sus aportaciones.
Con su exploración de nuevos ámbitos de la realidad, ha conseguido Auster atraer a jóvenes lectores, al dar un testimonio estéticamente muy valioso de los problemas individuales y colectivos de nuestro tiempo.
Oviedo, 31 de mayo de 2006
Ante lo cual, sólo me cabe decir que amén. Aunque uno le perdone truñetes como Lulu on the Bridge (que se salva por las interpretaciones de Harvey Keitel y Mira Sorvino), lo cierto es que sólo por haber sido el guionista y codirector (junto con Wayne Wang) de Smoke y Blue in the Face se merece entrar en la pequeña historia del cine independiente estadounidense. Resulta imposible olvidar esa secuencia en la que Harvey Keitel va narrando el cuento navideño mientras la cámara se acerca y, sin que apenas nos demos cuenta, lo que empezó como un plano medio se ha convertido en un plano de su boca, que narra y narra hasta hipnotizarnos.

Pero el Auster de verdad es el literario. Las desventuras de Míster Bones, el perro que protagoniza Tombuctú, no son otra cosa que un retrato descarnado de la condición humana. La búsqueda de "Ciudad de cristal" (en Trilogía de Nueva York), que se sucede a lo largo de la geografía de una Nueva York espectral, es uno de los ejercicios de literatura detectivesca más originales que he leído. Y, por encima de todo, Auster es el autor de la mejor descripción que he leído de la soledad, la caída en la indigencia y la pérdida de raíces. En El palacio de la Luna hay un pasaje sobrecogedor. El protagonista, que empieza viviendo en su casa amueblada y llena de libros, va vendiendo sus pertenencias a medida que necesita dinero; en paralelo, su mobiliario se va reduciendo hasta componer un paisaje espectral de cajas de cartón, y al final ni siquiera eso.

Auster es el autor que nos viene a la memoria si pronunciamos la palabra azar. Pero, sin duda, el azar no ha intervenido en absoluto en la decisión del jurado. Es un premio merecido. Para celebrarlo, voy a comprarme Brooklyn Follies y veré si adelanto La noche del oráculo en la enorme pila que invade mi habitación. Hace mucho tiempo que no tengo un Auster nuevo entre mis lecturas, y ya apetece.

11 Comments:

Blogger Juanma Sincriterio said...

"Exploración de nuevos ámbitos de la realidad"
No se me ocurre mejor manera de definir su obra. Esa capacidad suya de ver cosas extraordinarias en las historias más corriente es algo único.
Bravo por él!

31 de mayo de 2006, 21:07  
Blogger Small Blue Thing said...

¡Toma, toma y toma!

(y en este momento, un leñador de Nebraska escribe "toma" en las letras de su sopa, la bella Nell Jenkins va al restaurante Nebraska, y en unos meses nos encontramos los tres, sin saberlo, en la Hispacón, con Juanma...) :P

Mañana voy a por bibliografía para lo mío, así que secundaré tu propuesta.

31 de mayo de 2006, 22:58  
Blogger J.Fidel said...

¿Para cuando el Premio Nobel de Literatura para Auster? ¿Y para Philip Roth?

31 de mayo de 2006, 23:36  
Anonymous Grendel said...

"La noche del oráculo" es el libro que me ha devuelto las ganas por la lectura después de una etapa de meses y meses sin ganas de abrir un libro. No te digo más. Un abrazo.

1 de junio de 2006, 9:37  
Blogger Álex Vidal said...

Fidel: ¿Y para Miguel Delibes? ;)

1 de junio de 2006, 10:09  
Blogger Juanma said...

Bueno, si vamos a la lista de escritores relevantes sin premio Nobel, casi que no se lo den a ninguno de los tres. A ver: Proust, Kafka, Borges, Cortázar, Joyce, Lem, Delibes, Graham Greene, Hammett...
Pero güeno, Auster todavía es jovencito para que se lo den. Con Delibes, ya hace mucho tiempo del último Nobel para un escritor en lengua castellana y habría que ver si se lo dan a tiempo. A Roth ya les vale.

1 de junio de 2006, 10:16  
Blogger Tighten my corset said...

Me alegro mucho por Auster. Me gusta como escribe y me gustó Smoke.

Creo que me he leido casi todo lo que ha escrito menos sus poemas y el último. Pero le pondré remedio pronto.

Besos
Shere

1 de junio de 2006, 17:59  
Blogger Víctor M. Ánchel said...

Un grandísimo escritor, de los más importantes de nuestro tiempo. Para el que suscribe, el que más. Me alegro muchísimo.

1 de junio de 2006, 20:09  
Anonymous Manu o el terrorista catódico said...

¡Yo he venido aquí a hablar de mi libro!

Váyase, señor Umbral, que el Príncipe de Bekelar se lo ha llevado otro

País de iletrados, que no saben apreciar mi excelso lirismo...

2 de junio de 2006, 9:59  
Blogger Juanma said...

Pos el caso es que a Paco Umbral ya se lo dieron en 1996; de ahí su mutismo, supongo.
Listado de ganadores:
Paul Auster (2006), Nélida Piñon (2005), Claudio Magris (2004), Fatema Mernissi y Susan Sontag (2003), Arthur Miller (2002), Doris Lessing (2001), Augusto Monterroso (2000), Günter Grass (1999), Francisco Ayala (1998), Álvaro Mutis (1997), Francisco Umbral (1996), Carlos Bousoño (1995), Carlos Fuentes, (1994), Claudio Rodríguez (1993), Francisco Morales Nieva (1992), Pueblo de Puerto Rico (1991), Arturo Uslar Pietri (1990), Ricardo Gullón (1989), Carmen Martín Gaite y José Ángel Valente (1988), Camilo José Cela (1987), Rafael Lapesa y Mario Vargas Llosa (1986), Ángel González (1985), Pablo García Baena (1984), Juan Rulfo (1983), Miguel Delibes y Gonzalo Torrente Ballester (1982) y José Hierro (1981).

2 de junio de 2006, 10:25  
Anonymous Anónimo said...

What a great site » » »

3 de marzo de 2007, 14:22  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home